Starbucks debe respetar el derecho de Etiopía a elegir su propio camino al desarrollo

“Etiopía sabe bien lo que quiere y está luchando para conseguirlo.”
Paloma Escudero
Intermón Oxfam
Publicado : 3 Noviembre 2006

El gigante del Café Starbucks se ha negado a iniciar conversaciones con el gobierno de Etiopía a menos que sean en los términos que marca la compañía norteamericana, según asegura hoy Oxfam Internacional, Intermón Oxfam en España.


Tal y como denunció públicamente Oxfam Internacional el pasado 26 de octubre, Starbucks se ha opuesto a los esfuerzos de Etiopía por registrar en Estados Unidos las marcas de sus tres denominaciones de café más reconocidas (Sidamo, Harar y Yirgacheffe), lo que reportaría sus agricultores un ingreso extra.


El año pasado el gobierno etíope presentó a la Patent and Trademark Office (USPTO) de Estados Unidos una solicitud de registro de marca, petición que fue rechazada un año más tarde cuando la National Coffee Asociation (de la que Starbucks es miembro destacado) elevara una protesta para que la petición de Etiopía no fuera tenida en cuenta.


Durante la semana pasada Starbucks no ha movido ficha y ha dicho públicamente que lo que más le conviene a Etiopía es centrarse en denominaciones regionales, en lugar de registrar las marcas, tal como quiere el país africano y como lo ha hecho ya en países como Canadá o la Unión Europea.


“Es difícil de entender que una compañía tan comprometida como Starbucks no respete la decisión legítima del gobierno etíope de patentar los nombres de sus mejores cafés y pretenda imponer un sistema alternativo de certificaciones geográficas. Etiopía sabe bien lo que quiere y está luchando para conseguirlo. Los agricultores etíopes necesitan que les allanen el camino, no que le pongan zancadillas”, afirma Paloma Escudero, responsable de la campaña Comercio con Justicia de Intermón Oxfam.


Según los cálculos del gobierno etíope, el control sobre las marcas de sus cafés reportaría a su país unos 88 millones de dólares adicionales para la industria del café y los agricultores.


En este empeño Etiopía ha contado con el asesoramiento de expertos en propiedad intelectual y ha elegido el camino que considera más conveniente para sus intereses de desarrollo y que mejor beneficien a sus productores, que se encuentran entre los más pobres del planeta. Por ello, mientras se resuelve el conflicto, el país africano ha pedido a Starbucks que suscriba una licencia voluntaria que reconozca la propiedad de sus marcas de café, a lo que la compañía no ha respondido hasta hoy.


En una declaración hecha pública por la compañía, Starbucks afirmaba que la política de registro de marcas podría dañar a los agricultores etíopes “si las empresas tostadoras dejan de comprar café etíope”. La insinuación de que las pretensiones de Etiopía pueden terminar en castigos, sugiere una falta de voluntad por parte de la compañía para trabajar en asociación con los agricultores de ese país.

Contactar

Gabinete de prensa de Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España)
Marisa Kohan /44 ó mkohan@intermonoxfam.org

Palabras clave: