Oxfam Internacional valora positivamente el trabajo realizado por el CERF pero demanda mejoras para el futuro

“Cada día, cada hora, cada minuto cuenta para salvar una vida.”
Arianne Arpa
Directora de Intermón Oxfam
Publicado : 9 de marzo 2007

Oxfam Internacional invita hoy a la comunidad internacional a comprometerse para consolidar el potencial del Fondo Común de Naciones Unidas para Emergencias (CERF) y poder así proporcionar ayuda humanitaria de forma rápida y salvar las vidas de millones de personas en todo el mundo.


En el informe, El Fondo Central de Naciones Unidas para Emergencias: un año después, Oxfam demuestra que el rendimiento del mismo ha sido desigual. Los resultados del informe indican que en algunos casos el fondo de emergencia ha actuado con rapidez y éxito, y ha incrementado  la ayuda humanitaria para las emergencias con escasa financiación; en otros casos, sin embargo, el desembolso de los fondos a las agencias que trabajaban en el propio país ha sido lento e incompleto.


Con el CERF se ha hecho un buen trabajo en este corto periodo de tiempo pero queda mucho por hacer para que pueda alcanzar su máximo potencial durante su segundo año", dice Ariane Arpa, directora general de Intermón Oxfam.  “Deben llevarse a cabo mejoras si realmente se quiere  proporcionar un sistema  de respuesta rápida  verdaderamente eficaz, para ayudar a los 46 millones de personas cuyas vidas se ven destrozadas por desastres naturales y conflictos cada año."


El CERF fue creado para incrementar la capacidad de las agencias para proporcionar ayuda humanitaria durante los días inmediatamente posteriores a una desastre, y para atender a las personas más vulnerable que luchan por sobrevivir en las llamadas  “crisis olvidadas”. Antes del lanzamiento de este fondo el año pasado, la comunidad humanitaria, que depende de las contribuciones voluntarias de los donantes, a menudo tenía que esperar semanas –-o incluso meses– antes de poder responder adecuadamente a una emergencia.


Sin embargo, Oxfam ha llegado a la conclusión de que las ONG que trabajan en los países afectados por una crisis necesitan un acceso más rápido a los fondos para tener un mayor impacto a la hora de salvar vidas. Actualmente, el dinero del CERF debe pasar por diferentes instancias de Naciones Unidas hasta que realmente está disponible en el terreno, con lo que se pierde un tiempo crucial en trámites administrativos y aumentan los costes. Cuando se hayan realizado los ajustes necesarios en el actual sistema de gestión, el  fondo estaría preparado para incrementar su presupuesto hasta  los mil millones de dólares.


"El aumento del presupuesto del CERF a mil millones  de dólares supondría tan sólo 1,14 dólares anuales a cada persona en las naciones más ricas del mundo. Esos mismos países destinan a las fuerzas armadas cada año un promedio de 857 dólares por persona", añade Ariane Arpa. "Cuando una niña está muriendo de hambre por la sequía o pierde su casa porque grupos armados han destrozado su aldea, no hay tiempo para esperar ayuda. Cada día, cada hora, cada minuto cuenta para salvar una vida."


El apoyo financiero al CERF también fue desigual durante este primer año, llegando escasamente a los 158 millones de dólares, cuando su objetivo era el de llegar a 500 millones. Oxfam realizó un cálculo de las contribuciones que cada  país rico debería hacer al Fondo  basándose en su renta nacional bruta. Oxfam aplaudió a países como el Reino Unido y Noruega (el Reino Unido contribuyó con 83 millones de dólares y Noruega dio 57 millones de dólares, casi 14 veces más de lo que le corresponde). España ha anunciado para 2007 una contribución de 15 millones de euros, casi el doble de la del año anterior, alcanzando la cifra que le corresponde según su renta.
“Este anuncio es un paso en la buena dirección en el compromiso público de España con la mejora de su acción humanitaria y su apoyo a los organismos internacionales. Es necesario que esta contribución al Fondo de Emergencias de Naciones Unidas siga aumentando cada año, en paralelo al aumento de contribuciones a las ONG especializadas” explica Arpa.


Con todo, algunas de las naciones más ricas del mundo, incluyendo muchos países  productores de petróleo, se han quedado atrás. Francia, Estados Unidos, Japón y Alemania hasta el momento no han contribuido con su parte correspondiente. Si Estados Unidos diera pleno apoyo al fondo, esto le costaría 195 millones de dólares, menos que el presupuesto para la última película sobre King Kong. Estados Unidos donó 10 millones de dólares, el 5% de su parte, al fondo, mientras que Japón dio 7,5 millones, el 10 %. Ninguno de los dos países ha prometido dinero para este año. En 2007, Francia ha donado hasta ahora 1,3 millones de dólares, apenas el 4% de su parte, y Alemania ha contribuido con 6,7 millones de dólares, que se traduce en un 16% de su parte.


En el informe Oxfam también destaca el problema de los países donantes que derivan fondos de otros programas humanitarios al fondo de emergencias en lugar de contribuir con ‘dinero nuevo’ para el apoyo a respuestas humanitarias rápidas.


“Mover los fondos de un sitio a otro  contribuye poco a ayudar al mundo a responder mejor a las crisis", asegura Arpa. "Si hubiera más dinero, un desembolso más rápido y una colaboración más estrecha en los países afectados, el CERF  mejoraría significativamente la manera como el mundo responde a los desastres naturales y a los conflictos."


Oxfam destaca como éxitos del CERF:

  • La ayuda adicional que se ha conseguido para "crisis olvidadas", como Somalia y la República Democrática del Congo.
  • En algunos casos, se ha conseguido trabajar más rápidamente y salvar más vidas; por ejemplo en la asistencia a personas desplazada de Timor Oriental. También se actuó con celeridad en proyectos de agua y salud en zonas de Kenia afectadas por la sequía.


 Oxfam recomienda, para mejorar la gestión y capacidad del CERF:

  • El fondo de emergencia y las agencias de Naciones Unidas deben dispensar fondos más rápidamente.
  • Las Naciones Unidas debe trabajar más cerca de las agencias humanitarias que operan en los países afectados.
  • Debe haber una mejor evaluación  y análisis de los programas que el fondo de emergencia ha apoyado.
  • Una vez que los pequeños ajustes administrativos se hayan completado, el presupuesto del fondo de emergencia debe aumentar hasta los mil millones  de dólares, con dinero que no provenga de presupuestos humanitarios existentes.


 

Contactar

Intermón Oxfam – Gabinete de prensa
tel 93 482 07 20/93 482 07 21
cniell@intermonoxfam.org

Palabras clave: