El primer año de embargo financiero en palestina duplica la población en situación de extrema pobreza

Publicado : 12 de abril 2007

El 10 de abril de 2006, la Unión Europea se unía a Estados Unidos, Canadá y Japón en el embargo financiero a la Autoridad Nacional Palestina tras la victoria de Hamás en las elecciones legislativas de enero de 2006.


Cuando se cumple un año de la suspensión de las ayudas, el impacto en las condiciones de vida de la población palestina queda patente en las variables sociales, económicas y sanitarias. A ello se añade que Israel mantiene retenidos casi 500 millones de dólares de impuestos y aranceles recaudados en nombre de la Autoridad Palestina. El 46% de los palestinos no cubre sus necesidades alimentarias, el número de personas en situación pobreza extrema se ha doblado en 2006 y cada trabajador gubernamental debe una media de 2.000 dólares a causa del impago de los salarios.


En este contexto y tras comprobar in situ el deterioro de la situación y la ineficacia de los mecanismos de ayuda creados para evitar a la ANP, Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España) y Médicos del Mundo solicitan al Gobierno español que presione en el seno de la UE para levantar el embargo y reanudar las ayudas directas a la Autoridad Palestina.  


El deterioro progresivo de las condiciones la población palestina, agravado por el embargo del que se cumple un año en estos días ofrece varias caras. La tasa de paro registrada en algunas zonas como la Franja de Gaza se eleva al 40% y la falta de presupuesto de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha castigado especialmente a los trabajadores públicos y a la población que necesita de los servicios básicos, aquella más vulnerable.


Una encuesta impulsada por Oxfam Internacional en 677 hogares de la Franja de Gaza y Cisjordania el pasado mes de marzo arrojó que el 84% de los entrevistados declaraban que sus ingresos se habían reducido durante el último año. Sólo en Gaza, el 52% de las familias encuestadas habían visto como sus ingresos quedaban reducidos a la mitad.


Colapso del sistema público de salud


La suspensión de las ayudas internacionales y la retención de los 475 millones de dólares de aranceles y tasas de aduanas por parte de Israel incumpliendo los Acuerdos de Oslo, impuestos que constituyen los dos tercios del presupuesto anual de la ANP, han desencadenado un rápido deterioro del sistema de salud público palestino, como han podido comprobar los equipos en el terreno de Médicos del Mundo y Oxfam Internacional. En agosto de 2006, los trabajadores sanitarios iniciaron una huelga por el impago de sus salarios que se mantuvo hasta enero de 2007. Como muestra el informe “Pobreza en Palestina” publicado hoy por Oxfam Internacional, la falta de fondos y la propia huelga ha tenido un impacto muy negativo en los servicios públicos y, especialmente, en la atención sanitaria.


“Sólo en el Franja de Gaza, 400 médicos han perdido su trabajo por la falta de fondos para sufragar sus salarios”, explica Irene Milleiro, del departamento de Campañas y Estudios de Intermón Oxfam. La escasez de medicamentos esenciales ha sido otra de las consecuencias del embargo. “En marzo, un 24% de los fármacos esenciales, 113 medicamentos, se encontraban por debajo de los niveles de emergencias; de ellos, un 71% estaban a cero en los almacenes centrales del Ministerio de Salud palestino”, informa Tina Miñana, coordinadora de Médicos del Mundo en Jerusalén.


Ineficacia de los mecanismos de ayuda de la UE
En mayo de 2006, frente a las ya perceptibles consecuencias sociales del embargo, la UE, el principal donante de la ANP según el informe que Médicos del Mundo hizo público en noviembre pasado, decidió crear un Mecanismo Internacional Temporal conocido por sus siglas en inglés (TIM) para tratar de hacer llegar la ayuda evitando el contacto con el Gobierno de Hamás. Sin embargo, este sistema no ha conseguido evitar el deterioro en las condiciones de vida de la población palestina, como han denunciado ambas ONG.


Así, a pesar de que uno de sus objetivos específicos era apoyar al sector sanitario y educativo, durante el año 2006, el TIM no proveyó ningún medicamento y, diez meses después de su creación, la contribución ha sido mínima. “El resultado de todo ello ha sido que fármacos vitales como la insulina se han agotado en más de una ocasión y otros medicamentos llevan más de cinco meses sin existencias”, explica Tina Miñana.
“El gran fracaso de este mecanismo es que, aunque ha facilitado asistencia a la población palestina más vulnerable, no ha conseguido frenar el deterioro de la situación humanitaria en su conjunto, ni el incremento del nivel de pobreza de las familias palestinas” afirma Milleiro. Tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional han mostrado su preocupación por la “desintegración” de los sistemas públicos de finanzas a causa del embargo.


A pesar de que en términos cuantitativos las ayudas hacia los Territorios Palestinos Ocupados han crecido en 2006, los indicadores de pobreza no han hecho si no aumentar. Los motivos son varios pero principalmente hay que resaltar que la ayuda se ha ido fragmentando progresivamente y de forma desordenada, que se han reducido los fondos para proyectos de desarrollo a medio y largo plazo y que los donantes encuentran dificultades para desarrollar proyectos al margen del Gobierno palestino.


Médicos del Mundo e Oxfam consideran que la ayuda internacional debe proveerse de forma imparcial basándose en las necesidades y no como una herramienta política para cambiar las políticas de un gobierno. Ambas ONG se oponen a la violencia y apoyan el derecho a la existencia de Israel, en concurrencia con un estado palestino viable e independiente. El hecho de suspender las ayudas directas ha derivado en el incremento de las deudas para las familias, el abandono de las clases por los niños y niñas palestinos y en la falta de acceso a los servicios médicos y a las medicinas.


Por todo ello, Intermón Oxfam y Médicos del Mundo solicitan al Gobierno español que se una a otros Gobiernos como el de Francia e inste a la UE, de cara a la próxima reunión del Cuarteto de Madrid (UE, Rusia, Estados Unidos y la ONU), a que levante el embargo financiero a la Autoridad Nacional Palestina, y presione al gobierno de Israel para que libere los casi 500 millones de dólares de tasas y aranceles que lleva reteniendo más de un año.
 

Contactar

Xavier Vilà, Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España)
Teléfono de contacto: +34 934820721
Teléfono móvil: +34 690200880
e-mail: xvila@intermonoxfam.org

Guillermo Algar, Médicos del Mundo (España)
Teléfono de contacto: 91 543 60 33
Teléfono móvil: 629 21 47 55
e-mail: guillermo.algar@medicosdelmundo.org