Oxfam pide al G8 que reduzca sus emisiones contaminantes y compense a los países pobres afectados por el cambio climático

“Es de justicia que los países ricos paguen por el daño producido.”
Ariane Arpa
Directora general de Intermón Oxfam
Publicado : 29 de mayo 2007

Los países del G8 deberían aportar más del 80% del presupuesto que necesitan los países en desarrollo para adaptarse a los efectos del cambio climático. Se prevé que este coste supere los 50.000 millones de dólares anuales. Ésta es una de las principales conclusiones del nuevo informe "Adaptarse al cambio climático" que Oxfam Internacional, ha hecho público hoy.


"No puede esperarse que los países en desarrollo paguen la factura por el impacto de las emisiones de los países ricos", ha declarado Ariane Arpa, directora general de Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España). Y ha añadido: "Los países del G8 se enfrentan a dos obligaciones en este tiempo de preparación para la cumbre de Alemania: dejar de dañar el medio ambiente reduciendo sus emisiones para poder mantener el calentamiento global por debajo de los 2º C y empezar a ayudar a los países pobres pagando la parte que les corresponde de los más de 50.000 millones de dólares anuales necesarios para la adaptación."


La ONG considera además que la financiación para ayudar a la adaptación no puede provenir de fondos destinados a la ayuda al desarrollo porque ésta es necesaria para conseguir los Objetivos de Desarrollo del Milenio. "No se trata de ayuda, sino de que los países ricos, que son los más contaminantes, asuman los costes que su irresponsabilidad está generando en países mucho más pobres y vulnerables. Es una responsabilidad completamente diferenciada de la ayuda al desarrollo, y debe financiarse con fondos adicionales", ha afirmado Ariane Arpa.
Oxfam considera que 50.000 millones de dólares para satisfacer las necesidades de los países en desarrollo es una estimación a la baja, que aumentará de manera brusca si no se eliminan drásticamente las emisiones para mantener el calentamiento global por debajo de los 2º C. También dice que los países del G8 deben seguir el ejemplo de Holanda y garantizar que la nueva financiación es adicional al objetivo del 0,7% de ayuda oficial al desarrollo acordado por Naciones Unidas.


España, entre los países de la UE que deben asumir mayor responsabilidad


El informe "Adaptarse al cambio climático" hace una estimación del porcentaje que cada país debería aportar a la financiación de esta adaptación. El ránking se establece en función de la responsabilidad de cada país en las emisiones de carbono desde 1992 (cuando prácticamente todos los gobiernos del mundo se comprometieron a luchar contra el cambio climático en la cumbre de Río) hasta el año 2003, y tiene en cuenta la capacidad de pago de cada país, de acuerdo con su posición en el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas.


Según esta estimación, EEUU debería asumir cerca del 44% de los costes de adaptación en los países en desarrollo, Japón, casi el 13%, Canadá más del 4% y Australia un 3%. España sería responsable de pagar el 3% de los costes de adaptación en países en desarrollo, ocupando el quinto puesto entre los países de la UE, tras Alemania (más del 7%), Gran Bretaña (más del 5%), Italia (más del 4%) y Francia (más del 4%).


"Es triste que nuestro país no esté entre los más industrializados y, sin embargo, ostente el dudoso privilegio de situarse entre los cinco más contaminantes de Europa", según Ariane Arpa. "Es de justicia que los países ricos paguen por el daño producido a los que menos responsabilidad tienen en este problema."


África, víctima del calentamiento global


El cambio climático, inducido por el hombre, ya está provocando efectos perjudiciales en las poblaciones más pobres del mundo, que son las menos responsables por las emisiones así como las menos capaces de adaptarse a los shocks climáticos. El personal de Oxfam y el de las organizaciones locales con las que colabora en el terreno ven en primera persona en más de 100 países el daño que el cambio climático está causando ya, sobre todo entre los agricultores.


Esto coincide con el consenso de los científicos más importantes del mundo. El Panel Intergubernamental del Cambio Climático (PICC) afirma que África sufrirá con dureza el calentamiento global. Se prevé que caiga la producción agrícola, y que 250 millones de personas sufran restricciones de agua hacia el año 2020. En Asia se prevé un aumento de las inundaciones, sobre todo en las zonas de desembocadura de los ríos, donde viven mil millones de personas.


"Desde los deltas de Bangladesh hasta las tierras áridas del norte de Kenia, pasando por los Andes peruanos, estamos observando un estrés climático que afecta a los medios de vida de la gente y a su capacidad para conseguir recursos naturales. Oxfam y otras ONG se enfrentan a un reto a largo plazo: ayudar a estas comunidades para que puedan resistir," en palabras de Teresa Cavero, investigadora de Intermón Oxfam.


Nuevas soluciones, nuevos fondos


El coste de la adaptación es difícil de estimar porque la escala del daño inevitable es todavía incierta y dependerá de la rapidez con la que se reduzcan las emisiones que causan el efecto invernadero. No obstante, esto no excusa que los países ricos se hayan comprometido tan sólo "a una fracción de la fracción" del presupuesto previsto hasta el día de hoy, es decir, a 182 millones de dólares para todos los países en desarrollo, e incluso esta pequeña cantidad se está sacando de los presupuestos existentes para ayuda al desarrollo. "Los países ricos invierten mucho dinero en su propio territorio para adaptarse al cambio climático, así que conocen la escala del problema, pero se paralizan cuando se trata de conceder dinero a los países más pobres para que hagan lo mismo", según Teresa Cavero.


Según el informe, se necesitarán soluciones innovadoras para conseguir todos los fondos necesarios. Estas soluciones pasarían por impuestos sobre las emisiones y sobre el transporte aéreo, la ampliación de aranceles en el comercio de carbono y el fin de los subsidios a los combustibles fósiles. Los países donantes se reunirán en Washington DC a finales de junio para comprometer recursos a dos fondos especiales para la adaptación, como sucede cada dos años. Hasta el momento han entregado sólo 48 millones de dólares para los 49 Países Menos Avanzados (PMA). Los PMA necesitan entre 1.000 y 2.000 millones de dólares sólo para cubrir las necesidades de los proyectos de adaptación más inmediatos y urgentes.

 

Lee el informe. Adaptarse al cambio climático
 

 

Contactar

Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España) – Gabinete de Prensa
Anna Argemí +34 93 482 08 42 / 628 049 352 aargemi@intermonoxfam.org

Marisa Kohan +34 91 204 67 44 / 699 984 800
mkohan@intermonoxfam.org