Oxfam Internacional alerta de que el bloqueo de Israel amenaza las vidas de los enfermos y los ancianos

“estamos gravemente preocupados por la vida y la salud de la población civil en la franja de Gaza”
Jeremy Hobbs
Director de Oxfam Internacional
Publicado : 25 Enero 2008

El bloqueo de Israel, que lleva 7 meses activo, está afectando severamente al sistema de salud en la Franja de Gaza, ha anunciado la agencia humanitaria Oxfam Internacional. La apertura parcial del bloqueo llevada a cabo esta semana, para permitir el suministro de carburante y otras necesidades humanitarias, no será suficiente para cubrir las necesidades del millón y medio de habitantes en Gaza, especialmente los enfermos, heridos y ancianos, que son los más vulnerables.


La distribución de carburante y electricidad a Gaza se ha visto gravemente reducida durante los últimos dos meses. Incluso antes del apagón general ocurrido el pasado fin de semana, las continuas interrupciones en el suministro eléctrico ya habían provocado la utilización de generadores de emergencia en las clínicas y hospitales de Gaza.


La irregularidad en el suministro eléctrico y la falta de carburante para hacer funcionar los generadores de emergencia ha interrumpido el funcionamiento de los equipos médicos más necesarios como las incubadoras para recién nacidos, monitores cardiológicos de las unidades de cuidados intensivos, aparatos de diálisis para los enfermos de riñón, así como la iluminación y el equipo imprescindible utilizado en los quirófanos.

Otros servicios básicos también están en situación crítica, como los equipos para el cuidado prenatal y la calefacción en las salas de recién nacidos. El pasado fin de semana, cuando Israel interrumpió completamente el suministro de carburante, la mayor parte de los hospitales se vieron obligados a cerrar sus quirófanos y las clínicas y centros de salud tuvieron que reducir sus servicios a mínimos absolutos.


En el Hospital Shifa de la ciudad de Gaza, 135 pacientes de cáncer permanecen sin recibir tratamiento a causa de la falta de los medicamentos básicos. Según declaró la Organización Mundial de la Salud (OMS) el pasado 12 de Enero,  105 de los 460 medicamentos considerados esenciales se han agotado en las farmacias de Gaza. Desde Junio del 2007, tras el cierre de Rafah,han muerto 72 pacientes que recibían tratamientos específicos fuera de Gaza, al obtener con retraso o no conseguir el permiso para cruzar a Erez. La brecha creada en el muro de contención que permitió que miles de habitantes de Gaza cruzaran a Egipto para comprar carburante, comida y otros bienes no puede ser considerada como una solución a este grave problema.


La contraparte de Oxfam, la Palestinian Medical Relief Society (PMRS) opera un gran número de centros de salud primaria a lo largo de la franja de Gaza. El Dr. Aed El-Yaghi del PMRS explica que “hay una necesidad imperiosa de obtener los medicamentos básicos, que escasean a causa del riguroso bloqueo ejercido por Israel. Los hospitales no tienen medios y la población tiene que confiar en las ONG para la asistencia en salud. Con el deterioro económico de la población, los proveedores de los servicios médicos dejaron de pedir una cuota mínima. Esto es un cargo adicional que recae sobre las ONG, que deben ahora mantener los servicios de salud”.  Hay una larga lista de equipamiento médico básico y piezas de recambio retenidas en la frontera de Gaza desde Junio del 2007.

El hospital Al-Awda en Jabalina, gestionado por la  Unión de Comités de Salud (UHWC en sus siglas en inglés) - con quienes Oxfam trabaja– ha estado esperando durante meses la entrega de los ventiladores necesarios para sus unidades de cuidados intensivos, así como de dos aparatos de rayos-X y piezas de recambio para el contador de células sanguíneas (CBC – equipo básico para los enfermos de leucemia y anemia). Parte de una nueva unidad de endoscopia, pedida en marzo del 2007, llegó al hospital de Al-Awda en noviembre del 2007, mientras que el resto de la unidad permanece todavía en la frontera, a la espera de los permisos necesarios para cruzar a Gaza.


La escalada de los ataques militares en Gaza ha añadido presión en las salas de emergencia y en la distribución del servicio médico esencial. Además de una situación pésima y falta de equipos básicos, los hospitales tienen que enfrentarse a un aumento en el número de casos, con la consecuente saturación de su capacidad. La falta de gasolina desde el pasado fin de semana ha impedido el funcionamiento de las ambulancias y el personal médico no tiene medios para dirigirse al trabajo.


Jeremy Hobbs, director de Oxfam Internacional declaró hoy:
“En Oxfam estamos gravemente preocupados por la vida y la salud de la población civil en la franja de Gaza, al igual que por los civiles israelíes amenazados por los misiles lanzados desde los Territorios Palestinos. Pero en Gaza, un millón y medio de personas están sufriendo un castigo colectivo. La huída de los habitantes de Gaza por Rafah hacia Egipto en busca de medicinas, comida y ropa hace imperativo que la comunidad internacional asuma su obligación legal y moral de garantizar que Israel levanta inmediatamente un estado de sitio que resulta inhumano e ilegal. Bajo el derecho internacional humanitario, Israel sigue siendo una fuerza ocupante y por lo tanto, tiene la responsabilidad de garantizar y proveer las necesidades básicas de la población ocupada. No hacerlo, constituye una grave violación de los derechos humanos más elementales.”

Contactar

Para más información, por favor, contacten con:
Ana Damasio, Intermón Oxfam (Barcelona) + 34 618 878 113
Irina Fuhrmann, Intermón Oxfam (Barcelona) + 34 615359401
Michael Robin Bailey, Oxfam (Jerusalem), +972572233014
Sarah-Eve Hammond, Oxfam (Jerusalem), +972575538638