Agua potable para la comunidad de La Cruz

Teresa Noemi Beltrán Sánchez trabaja para mejorar las condiciones de vida de su comunidad, La Cruz. El resultado: con el apoyo de la Asociación Comunitaria Unida por el Agua y la Agricultura (ACUA), socio de Oxfam, el agua potable llegará a las casas de su pueblo. 

En La Cruz, municipio de Tamanique en el departamento La Libertad, viven 24 familias. La mayoría de los habitantes trabajan como jornaleros en las fincas de café en el vecindario. También cultivan frijoles y verduras cerca de la comunidad. La cosecha se usa parcialmente para el autoconsumo y una parte se vende, para así lograr un ingreso adicional.

Ninguna de las familias es propietaria de la tierra donde viven. El 83% de las casas están hechas de material desechable (lámina, cartón y palos) y el 17% de adobe (una mezcla de lodo y paja). El pueblo no cuenta con los servicios básicos como electricidad, agua o saneamiento.

Teresa Noemí, de 33 años, es tesorera de la Asociación de Desarrollo Comunal (ADESCO) de su comunidad y aboga por mejores condiciones de vida en su pueblo, La Cruz. El resultado: con el apoyo de la Asociación Comunitaria Unida por el Agua y la Agricultura (ACUA), socio de Oxfam, el agua potable llegará a las casas de su pueblo.

Gracias a la formación de ACUA, nos hemos organizado en la comunidad. Antes no sabíamos cómo hacerlo, pero ahora sí” afirma Beltrán Sánchez. “Las personas de la comunidad ahora saben cuáles son sus derechos básicos y este conocimiento lo pasaremos a nuestros hijos.”

La ADESCO ya cuenta con algunos logros pero no siempre ha sido fácil. “El alcalde, al principio nos vio como algo negativo, con desprecio, como una comunidad de pobres. Pero con el apoyo y el acompañamiento de ACUA, esto cambió. Ahora nos escuchan. Podemos coordinar y consultar con el alcalde y los concejales. Y ahora la alcaldía ha decidido instalar la tubería, para que el agua llegue a nuestras casas!”