Bangladesh

bangladeshpp

La pobreza es un mal fuertemente arraigado y extendido en Bangladesh: casi la mitad de la población del país sobrevive con menos de un dólar al día. Desde Oxfam trabajamos con la perspectiva de fortalecer las comunidades para que puedan hacer frente a las adversidades y de promover una mayor contribución del liderazgo de las mujeres.

Bangladesh en contexto

Bangladesh es uno de los países más densamente poblados del mundo, con unos 160 millones de habitantes hacinados en un delta ribereño que mide 130.168 km cuadrados y que se abre sobre la bahía de Bengala.

Este marco geográfico va de la mano de una serie de cambios climatológicos abruptos que provocan desastres naturales de proporciones catastróficas. Más concretamente, la línea de costa de Bangladesh, que se extiende a lo largo de 600 km, es una de las regiones más propensas del mundo a ese tipo de desastres.

Oxfam en Bangladesh

La implicación de Oxfam en Bangladesh se inició en 1970, con la asistencia a las víctimas de un ciclón y, un año más tarde, dando soporte a los bangladesíes durante la Guerra de Liberación de 1971. Por este trabajo, fuimos una de las tres organizaciones de ayuda que recibieron el reconocimiento honorífico de Amiga en la Guerra de Liberación de Bangladés en 2012.

Trabajamos con una amplia gama de socios, como organizaciones de la sociedad civil, ONG, agencias de comunicación, universidades extranjeras y locales, empresas del sector privado y entidades gubernamentales de distintos niveles. Creemos que Oxfam puede desempeñar una función clave para facilitar las relaciones en una red donde se inscriben tanto las personas y entidades que ostentan el poder en el país como las personas afectadas por la pobreza.

Nuestros principales líneas de trabajo son las siguientes:

  • Justicia de Género: capacitar a las mujeres para tomar decisiones relevantes sobre ellas y su entorno. Son claves el reconocimiento de sus propios derechos, el control de los recursos, la protección contra la violencia y su acceso e influencia en el espacio social y político.
  • Promover la educación: para todas las personas, permitiendo a más niñas y mujeres jóvenes acceder de forma continuada a una educación de calidad.
  • Seguridad y soberanía alimentaria: tratamos de mejorar la seguridad alimentaria y los ingresos para las personas que viven en la marginalidad ayudando a fortalecer sus comunidades y medios de vida para poder hacer frente a los cambios y los problemas.
  • Prevención, preparación y respuesta humanitaria: ayudando a las personas más vulnerables, a los gobiernos y a las comunidades a estar mejor preparados para prevenir los desastres y para saber actuar más rápido y mejor en caso que ocurran.