Ecuador

La economía de Ecuador depende básicamente del petróleo: cuatro de cada diez dólares del presupuesto público provienen de su exportación. Las reservas se agotan, las presiones por defender el ambiente aumentan y el país se pregunta cómo generar ingresos cuando las reservas se acaben o antes, si dejan de explotarse en respeto a los Derechos de la Naturaleza.

Ecuador convive también con su riesgo ante seísmos, tsunamis, erupciones volcánicas, sequías e inundaciones, hoy agravadas por el cambio climático. El calentamiento global preocupa especialmente a la población indígena, una de las responsables de la seguridad alimentaria del país. Su lucha histórica por acceder al agua y la tierra ha dado fruto pero la batalla contra el clima parece cuesta arriba.

En Ecuador la pobreza es más rural que urbana, más indígena y negra que blanca, más femenina que masculina: lograr la equidad tanto como la justicia es una de las razones por las que Oxfam trabaja en este país suramericano.

Oxfam en el país

Oxfam trabaja para que mujeres y hombres vivan en equidad y tengan medios de vida dignos y seguros ante los cambios del clima y los desastres; por la soberanía alimentaria y un desarrollo socioeconómico más justo, que no dependa de hidrocarburos y proteja los Derechos Humanos y de la Naturaleza.

Oxfam cree que es posible mejorar la vida de muchos ecuatorianos y ecuatorianas, por eso trabaja con socios y aliados locales por:

  • La justicia socioeconómica, articulando a los pobres del campo y la ciudad con iniciativas de economía solidaria, soberanía alimentaria y reducción de riesgos de desastres.
  • La justicia cultural, incentivando la participación de indígenas, afrodescendientes y montubios en el poder a través de políticas que reconozcan la diversidad cultural.
  • La equidad de género, garantizando la vigencia y ejercicio pleno de los derechos de las mujeres, reconociendo su trabajo y demandando más y mejor inversión en su futuro.
  • El desarrollo no dependiente de los hidrocarburos, equitativo y con enfoque de derechos; que refleje el Sumak Kawsay, ese paradigma andino que busca equilibrio y plenitud, el Buen Vivir.

Comparte esta página: