Jineth Bedoya, periodista y activista colombiana: No es hora de callar

"Las mujeres que somos víctimas de violencia tenemos que alzar la voz. Sumando voces haremos un grito tan grande que nos van a tener que oír en Colombia y en todo el mundo"

Jineth Bedoya es una firme defensora de los derechos de las mujeres víctimas de violencia en el marco del conflicto colombiano.

Combina su activismo con su profesión como periodista, que empezó con apenas 23 años y que le ha llevado a investigar la guerra sucia en su país. Precisamente por tocar temas sensibles, en 2000, fue secuestrada y violada. "En ese momento, yo creí que mi vida se había acabado, estuve pensando en el suicidio, pero el trabajo me jaló a seguir adelante, pensar en otras mujeres que habían sido víctimas de violencia sexual como yo".

Desde entonces vive amenazada. Se mueve en carro blindado y siempre acompañada de cinco escoltas. "Sacrifiqué mi vida personal, no tengo marido ni hijos, pero encontré a miles de mujeres que han llenado ese espacio".

En 2009, decidió contar públicamente lo que le había pasado. Fue la primera mujer conocida que se atrevió a hacerlo, un paso valiente para visibilizar un problema que afecta a miles de mujeres en Colombia y que queda en la impunidad en el 90% de los casos.

Ha creado la campaña "No es hora de callar" que hoy por hoy quiere concienciar a los hombres ("ellos lideran el 98% del problema", dice). Ha conseguido que futbolistas de primer nivel graben un vídeo y que su lema ocupe los principales estadios de fútbol de Colombia. Además, es portavoz de la campaña "Violaciones y otras violencias, saquen mi cuerpo de la guerra" que impulsan más de 10 organizaciones de mujeres colombianas con el apoyo de Oxfam.

 

Jineth Bedoya es una de las mujeres "Avanzadoras" con las que trabaja Oxfam Intermón (Oxfam en España). Ella es solo uno de los muchos ejemplos de mujeres que cambian su vida y, a su vez, transforman la de sus comunidades, y que juntas construyen una sociedad más justa.

Los agresores de Jineth todavía no han sido condenados, a pesar de que su caso fue declarado crimen de lesa humanidad.

 

Más información

Proyecto "Avanzadoras" de Oxfam Intermón