Cambiando las malas costumbres…

Publicado : 27 Noviembre 2006

Pese a los múltiples compromisos de reforma, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) siguen utilizando la ayuda para obligar a los países en desarrollo a adoptar políticas económicas inadecuadas, con el acuerdo tácito de los países ricos. Estas condiciones de política económica menoscaban el proceso nacional de elaboración de políticas, provocan retrasos en el flujo de la ayuda y a menudo no entregan lo prometido a las personas pobres. Hay que poner fin a esta práctica si hemos de Hacer Historia de la Pobreza en el mundo. La única condición que debe imponerse a la ayuda es que se utilice de forma transparente y en la reducción de la pobreza, nada más.

Palabras clave: