Oxfam califica la ruptura de las negociaciones comerciales de “oportunidad perdida"

“Admiramos la determinación de los países en desarrollo, que se han mantenido firmes contra un mal acuerdo.”
Jeremy Hobbs
Director Ejecutivo de Oxfam Internacional
Publicado : 29 julio 2008

La ronda de Doha ha concluido esta tarde sin llegar a acuerdos concretos

Jeremy Hobbs, director general de Oxfam Internacional, ha dicho: “Se trata de una decepción enorme. En un contexto en el que han subido tanto los precios de los alimentos y de los combustibles y en el que el futuro económico global es incierto, los países más pobres del mundo son aún más vulnerables. Un tratado comercial decente les podría haber dado la oportunidad de evitar un agravamiento de la pobreza.”

“Los países ricos deberían haber mostrado el liderazgo político para aprobar reformas comerciales que redujeran la pobreza. En cambio han defendido intereses propios y han puesto a los países pobres bajo una enorme presión para hacer concesiones que no tienen lugar en una ronda de desarrollo.”

“Es otra oportunidad perdida para la reforma comercial que los países pobres necesitan desesperadamente y que se les prometió hace tiempo. Se ha llegado a esta situación por la incapacidad de los países ricos de mantener su palabra.”

“Sería escandaloso sugerir que los países pobres son de alguna manera culpables de que haya sido imposible llegar a un acuerdo. Si la UE y los EEUU hubieran presentado propuestas significativas a la altura de sus promesas, habríamos visto avances. En cambio, han exigido concesiones muy duras de los países en desarrollo como contrapartida por unas reformas en gran medida ilusorias y unas flexibilidades limitadas”.

Las negociaciones se reanudaron el pasado lunes. En estos últimos días se han tratado muchos temas controvertidos, entre ellos los detalles del llamado Mecanismo Especial de Salvaguarda, diseñado para permitir que los países pobres pudieran proteger a sus pequeños productores ante los aumentos repentinos de importaciones agrícolas.

Hobbs ha añadido: “Admiramos la determinación de los países en desarrollo, que se han mantenido firmes contra un mal acuerdo, y unidos ante una presión injusta. Las ofertas de los países desarrollados respecto a agricultura han sido insuficientes y condicionadas a la concesión de importantes contrapartidas en el comercio de bienes industriales. En un contexto de precios volátiles, los países en desarrollo han hecho bien al luchar por mantener la flexibilidad para defender a sus pequeños productores y proteger la seguridad alimentaria”.