La Conferencia Internacional del SIDA termina sin grandes titulares

“Se trata de una emergencia. No podemos perder tiempo.”
Annie Lennox
Embajadora de Oxfam
Publicado : 8 Agosto 2008

Los gobiernos y la ONU esquivan sus compromisos para lograr el acceso universal a tratamiento para 2010

Ciudad de México, 8 de agosto de 2008. Después de una semana de discusiones, conferencias y discursos, la Conferencia Internacional del SIDA (IAC, por sus siglas en inglés) termina hoy en México sin ofrecer un plan concreto para lograr el acceso universal para la prevención, tratamiento y cuidado para las personas viviendo con VIH/SIDA, ha afirmado la agencia internacional Oxfam.

"Decir que estamos defraudados es poco ¿Se ha convertido la IAC en otra reunión de amigos en la que se habla mucho y se hace poco? -se pregunta Robert Fox, portavoz de Oxfam Internacional durante el evento-. Las autoridades y los funcionarios de los gobiernos y de Naciones Unidas hablan del 2015 como una fecha suficientemente buena y parecen sentirse cómodos dejando escapar el objetivo del 2010. ¿Cuántas personas sufrirán y morirán si esto ocurre?"

En el año 2005, el grupo de países del G8 se marcó como objetivo el acceso universal al tratamiento para los enfermos viviendo con VIH para 2010. Un objetivo que fue respaldado y ampliado al año siguiente por los países africanos para incluir la malaria y la tuberculosis.

La embajadora global de Oxfam, Annie Lennox, ha dicho: "Se trata de una emergencia. No podemos perder tiempo. Las personas más vulnerables del mundo confían en que sus gobiernos cumplan en 2010 sus promesas".

"Dentro de dos años, en la próxima conferencia en Viena, el mundo preguntará: ¿Qué hemos hecho para acabar con esta calamidad? ¿Cuánta gente estará en tratamiento? ¿Cuántos condones femeninos se habrán distribuido? ¿Cuántos trabajadores en el sistema de salud habrán sido capacitados?", ha afirmado la embajadora global de Oxfam, Annie Lennox.

Según Carlos Zarco, director de Rostros y Voces, miembro observador de Oxfam Internacional en México, "Está claro que el sistema de salud mexicano no esta logrando el acceso universal a medicamentos ni la atención para las personas que viven con VIH. Existe preocupación por que las declaraciones de los gobiernos, tanto federal como el del DF, sean sólo posiciones mediáticas y no se conviertan en políticas públicas que respondan a las necesidades de prevención y tratamiento del  VIH/SIDA en México".

"El que hayamos logrado expandir el tratamiento y la prevención es una gran noticia," afirma Fox. "Pero el sentimiento de autocomplacencia de las autoridades es preocupante. El mensaje de los que sufren los efectos de esta pandemia contrastan de manera muy fuerte. Saben que la financiación es inadecuada, los sistemas de salud son débiles y las medicinas son muy costosas. Y la razón de todo esto es la falta de voluntad política entre los donantes, los gobiernos de los países en desarrollo y la industria farmacéutica".