Internally displaced people in DRC receiving and supplies. The EU must increase support for the UN peacekeeping force there. Credit: Dan Fletcher/Oxfam
Oxfam Internacional pide más tropas europeas para Congo

La ruptura de la tregua en Congo exige una actuación urgente

“5’4 millones de personas han muerto en los últimos años. ¿Cuántos más tienen que sufrir antes que Europa actúe?”
Juliette Prodhan
Representante de Oxfam Internacional en la R.D. del Congo
Publicado : 10 Noviembre 2008

Los ministros Europeos reunidos hoy en Bruselas deben proporcionar compromisos claros para el envío de tropas adicionales de apoyo a Naciones Unidas en el este de Congo, según Oxfam Internacional.



El frágil alto al fuego que había en la zona se ha roto, lo que ha forzado a miles de personas a huir de nuevo y ha puesto en peligro la capacidad de las agencias humanitarias para ayudarles. La fuerza de paz de Naciones Unidas, MONUC, está haciendo importantes esfuerzos hacia conseguir la paz y proporcionar seguridad a congoleños. Se estima que un 250.000 personas se han visto obligadas a desplazarse de sus hogares a causa de la reciente escalada de violencia en el país.



Juliette Prodhan, representante de Oxfam Internacional en la República Democrática del Congo ha dicho ”Los ministros de asuntos exteriores de Francia y Reino Unido viajaron al Congo el pasado fin de semana y hicieron un llamamiento para reforzar las la presencia militar de Naciones Unidas, pero no ha cambiado nada en la zona. En lugar de diplomacia de “altos vuelos” necesitamos que se actúe urgentemente. Los líderes políticos no pueden hacer este llamamiento y luego dejar que caiga en el olvido”.


 
Desde que los Ministros visitaron la región, otras decenas de miles de personas se han visto obligadas a huir de los conflictos que se han desencadenados en Kiwanja y Rutshuru. El pasado viernes, bombardeos alrededor del campo de Kibati, ubicado 5kms al norte de Goma, donde Oxfam Internacional está trabajando, causaron una nueva oleada de desplazados hacia la ciudad de Goma. Tras pasar la noche escondidos en casas particulares, escuelas e iglesias, la mayoría de ellos ha regresado al campo, pero permanecen asustados y vulnerables.



“Excusa tras excusa, los países europeos tratan de justificar por qué no pueden ayudar y pasan la pelota a otros países y otros continentes. Su pasividad tiene consecuencias humanas muy graves, como pueden testificar los miles de personas que han tenido que huir del campo de Kibati. 5’4 millones de personas han muerto en los últimos años a consecuencia del conflicto. ¿Cuántos más tienen que sufrir antes que Europa actúe?” ha dicho Prodhan.



El despliegue de las tropas europeas debe combinarse con una presión diplomática sostenida hasta lograr alcanzar una solución política que considere las causas subyacentes del conflicto.



 “Con su respuesta a la crisis en Georgia, la Unión Europea demostró que es capaz de actuar cuando existe voluntad política. Ahora, debe trabajar con el mismo rigor para responder a la crisis en el Congo. No podemos ser selectivos sobre las personas a las que escogemos ayudar”, ha dicho Prodhan.



La Unión Europea está bien emplazada para proporcionar rapidamente tropas adicionales. En el pasado, las misiones de las fuerzas de paz en el Congo y en Chad han tenido resultados exitosos, y Europa ha demostrado que puede jugar un papel vital en la protección de civiles. Actualmente, sólo hay 100 soldados europeos entre los 17.000 que conforman la misión de Naciones Unidas.



MONUC es la fuerza de paz de mayores dimensiones en el mundo, pero en un país que tiene el mismo tamaño que toda Europa Occidental. El pasado mes de septiembre Alain le Roy, jefe de la misión de Naciones Unidas en el Congo, ya pidió el envío de más tropas y lo ha hecho de nuevo en los últimos días.



La reubicación de tropas de otras regiones del país tampoco es la solución, pues dejaría a miles de civiles en situación de total vulnerabilidad ante los ataques que también ocurren en otras zonas del país. En Ituri y Dungu, en el nordoeste del Congo, miles de personas se han visto obligadas a huir de la escalada de violencia.



Oxfam Internacional también reclama la necesidad de mejorar la actual función del MONUC. Sin no existe un mejor liderazgo y un compromiso genuino para acatar la crisis inmediata y los factores que la han generado, el envío adicional de tropas servirá de bien poco.



No existe una solución militar al conflicto, ni tampoco puede resolverse simplemente con más tropas adicionales o mejores equipos militares. Sin embargo, si se hace de forma adecuada, un aporte militar adicional podría mejorar la seguridad, proteger a los civiles y permitir la actuación de las agencias humanitarias para proveer ayuda a quiénes la necesitan desesperadamente. 



“Los ministros europeos deben aprovechar la oportunidad, trabajar con sus colegas de Naciones Unidas y de la Unión Africana para alcanzar una solución política, comprometerse a apoyar el despliegue militar dirigido a proteger a las personas y asegurarse que el mundo no da la espalda al Congo como ha hecho en otras ocasiones”, ha dicho Prodhan.