El gobierno de Zimbabue debería declarar el estado de emergencia sanitaria nacional

“Necesitamos con urgencia que los contribuyentes internacionales apoyen planes de ayuda humanitaria para combatir el problema”
Charles Abani
Director Regional de Oxfam en el Sur de África
Publicado : 27 Noviembre 2008

El gobierno de Zimbabue debería declarar la actual epidemia de cólera como emergencia sanitaria nacional, según ha afirmado hoy la agencia Oxfam, de modo que pueda emplearse la ayuda económica nacional e internacional con carácter urgente para gestionar el brote.

La eclosión de la enfermedad, que tuvo su origen en el fallo de los servicios de provisión de agua y los sistemas de saneamiento básicos, ha acabado ya con la vida de al menos 300 personas en las últimas dos semanas, y más de 6.000 han contraído el cólera por todo el país.



“No hay tiempo que perder ya que esta situación de crisis se podría propagar rápidamente con la inminente época de lluvias. El gobierno zimbabuense debe ser consciente de la magnitud de la crisis y tomar medidas urgentes para movilizar todos los recursos disponibles para hacer frente a la epidemia”, dijo Charles Abani, director regional en Sudáfrica para Oxfam Internacional. “Necesitamos con urgencia que los contribuyentes internacionales apoyen planes de ayuda humanitaria para combatir el problema”.



Los zimbabuenses están desesperados ante la escasez de alimentos, asistencia sanitaria, agua potable y sistemas de saneamiento. El cólera, que es una enfermedad que se transmite por el agua, se ha propagado debido al fallo de la red de alcantarillado, el mantenimiento insuficiente de los sistemas de provisión de agua incluidas las bombas manuales, la fuerte escasez de agua potable y la falta de productos básicos de higiene personal como el jabón. Oxfam ha contratado 10 camiones para llevar más de 200 toneladas de jabón y productos desinfectantes a Zimbabue.



Se prevé un importante empeoramiento de la crisis en el mes de diciembre, cuando da comienzo la época de lluvias. Además, el cólera ya ha empezado a propagarse a países vecinos.



“Nuestros equipos de evaluación sobre el terreno dan cuenta de un deterioro alarmante de la calidad y el suministro del agua en clínicas y hospitales, lo que provoca que no haya prácticamente acceso a agua potable y que los propios pacientes tengan que autoabastecerse. Esta situación se vive tanto en los centros sanitarios rurales como urbanos”, afirmó Abani.



Oxfam está:

  • Repartiendo jabón, cubos y pastillas potabilizadoras de agua a 24.000 personas.
  • Rehabilitando puntos de suministro de agua en Mudzi, un distrito limítrofe con Mozambique.
  • Distribuyendo 1.000 kits de higiene a familias que carecen de agua y saneamiento en Beitbridge, una ciudad próxima al punto por el que muchos zimbabuenses cruzan la frontera hacia Sudáfrica. Cada kit contiene un bidón de 20 litros de capacidad, 1 kg de jabón y pastillas potabilizadoras de agua para depurar 160 litros de agua.
  • Transportando 213 toneladas métricas de jabón a Zimbabue, así como desinfectantes químicos que incluyen 3.750 litros de hipoclorito de sodio y 550 kg de hipoclorito de calcio, y 288.000 rollos de algodón hidrófilo.



“Ha habido más de 6.000 casos de cólera desde que surgió la epidemia. Sin embargo, esta cifra es una estimación por lo bajo ya que no incluye a aquéllos que viven la enfermedad o fallecen en casa, sin posibilidad de acudir a una clínica u hospital”, dijo Abani.



“El llamamiento que hace Oxfam a los partidos políticos de Zimbabue, los líderes de la región y la comunidad internacional es para hacer frente a la crisis humanitaria, que no entiende de negociaciones políticas. En beneficio de la población más pobre y vulnerable de Zimbabue, y de sus países vecinos, las partes implicadas deben llegar a un acuerdo político lo antes posible”.