A consignment of 25 tons of aid bound for the Democratic Republic of Congo. The $250,000 (£172,000) worth of aid includes water and sanitation equipment and plastic sheeting and is enough for more than 30,000 people.  Credit: Ian Bray/Oxfam
La población no puede esperar 6 meses para contar con mayor protección.

Oxfam pide a Francia, Alemania y Reino Unido que hagan frente a la crisis humanitaria en el Congo

“Casi la mitad de la población de Kanyabayonga sigue pasando la noche a la intemperie pues tiene miedo de sufrir robos o violaciones en casa.”
Martin Hartberg
consejero de seguridad de Oxfam Internacional
Publicado : 5 Diciembre 2008

Oxfam Internacional acusa a los estados miembros de la UE de volver la espalda a la población que sufre en la zona oriental de la República Democrática del Congo (RDC).



La crisis en la RDC es muy grave para cientos de miles de desplazados a causa de la situación de violencia incontrolada, lo que dificulta enormemente el acceso de las agencias a las personas que necesitan ayuda.



Oxfam insta a los gobiernos europeos, en especial a Francia, Alemania y el Reino Unido que tienen la capacidad de liderar la acción, a desplegar de inmediato fuerzas de paz para ofrecer mayor protección a la población que necesita ayuda desesperadamente.



El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reconoció hace poco la necesidad de reforzar los cuerpos de paz de la ONU en la RDC con 3.000 soldados más, aunque su envío puede tardar hasta 6 meses. Por su parte, la UE tiene los medios para enviar tropas que ofrezcan mayor protección a la población civil, hasta la llegada de los refuerzos de la MONUC (Misión de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo).



“Para Oxfam es muy decepcionante ver que los gobiernos europeos no hacen nada para enviar fuerzas de paz temporales a la RDC. Los estados miembros deben cumplir con su responsabilidad de proteger a la población civil afectada por los enfrentamientos, sin esperar ni un segundo más. Los líderes de la UE deben tomar la decisión sin más demora. De no ser así, los hombres armados seguirán cometiendo asesinatos, violaciones y saqueos de forma indiscriminada y se prolongará el sufrimiento que vive la RDC”, afirmó Elise Ford, representante de la oficina de Oxfam Internacional en Bruselas.



Según declaraciones de Juliette Prodhan, representante de Oxfam en la RDC: “Que la crisis en Kivu Norte ya no sea el centro de atención de los medios de comunicación no quiere decir que se haya puesto fin a la catástrofe humanitaria. La población no puede esperar 6 meses para contar con mayor protección.



Los enfrentamientos entre las diferentes facciones continúan, sigue habiendo muchos hombres armados por toda la región que aterrorizan a la población local y miles de congoleños se ven obligados a abandonar sus hogares cada día.



Los gobiernos de la UE están volviendo la espalda a decenas de miles de personas vulnerables que necesitan protección urgentemente. No podemos mantenernos al margen y dejar que ocurra”.



Los disturbios vividos durante los últimos dos días en la zona de Masisi, a 60 kilómetros de Goma, la capital de Kivu Norte, han obligado a miles de personas a abandonar sus hogares y a las agencias de ayuda humanitaria a evacuar la ciudad.



El recrudecimiento de la violencia en la ciudad fronteriza de Ishasha durante el fin de semana provocó la huida de 13.000 civiles más hacia territorios de Uganda.



La situación humanitaria es alarmante en Kanyabayonga, una importante ciudad situada a 150 kilómetros al norte de Goma, de la que han tenido que escapar sus 60.000 habitantes tras la irrupción en el lugar de hombres armados hace dos semanas que saqueaban todo a su paso y cometían atroces actos de violación. Oxfam ha empezado a transportar agua hasta la región pero la situación de inseguridad que se vive impide el trabajo de las agencias de ayuda humanitaria en la ciudad durante más de dos horas al día, por lo que deben retirarse a zonas más seguras cuando empieza a oscurecer.



“Casi la mitad de la población de Kanyabayonga sigue pasando la noche a la intemperie pues tiene miedo de sufrir robos o violaciones en casa. La gente que cultiva, compra o vende alimentos necesarios para subsistir está poniendo en peligro su vida debido a la cantidad de hombres armados que hay en la zona”, dijo Martin Hartberg, consejero de seguridad de Oxfam.



Mientras tanto, los que viven en los dos campos de Kibati o en sus alrededores, a pocos kilómetros al norte de Goma, sufren continuas amenazas de violencia, violaciones o saqueos por parte del colectivo armado.



Un estudio llevado a cabo por Oxfam Internacional demuestra que las amenazas recibidas por las personas refugiadas en estos campos son diarias. Además, tienen miedo de que se vuelva a desatar la violencia y verse atrapados en el fuego cruzado.



“Francia, que asume actualmente la presidencia de la UE, ya ha mostrado su compromiso político pues ayudó a conseguir la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU para que la MONUC desplegara más tropas. Sin embargo, la población de Kivu Norte necesita urgentemente mayor protección, y algunos estados miembros de la UE están dispuestos a dársela. Por lo tanto, el Ministro de Asuntos Exteriores francés, Bernard Kouchner, debe movilizar la voluntad política tan necesaria y alcanzar un acuerdo para desplegar de inmediato las fuerzas de paz”, dijo Nicolas Vercken, jefe de incidencia política de Oxfam en París.