Zimbabue: el cólera castiga a una población aquejada por la hambruna

“más de 5 millones de personas necesitarán urgentemente suministros de alimentos para el mes de enero del próximo año”
Peter Mutoredzanwa
Director de País de Oxfam Internacional en Zimbabue
Publicado : 9 Diciembre 2008

Oxfam Internacional reclama la ayuda de los contribuyentes para cubrir sus necesidades

 

Más de 300 000 personas que se encuentran en un estado muy débil y precario debido a la falta de alimentos corren un grave riesgo debido a la epidemia de cólera que sufre actualmente Zimbabue, según palabras de Oxfam Internacional.



El gobierno de Zimbabue ha declarado el estado de emergencia sanitaria nacional. Oxfam ha acogido de buen gusto esta noticia ya que espera que incentive las donaciones de los contribuyentes internacionales para cubrir las necesidades humanitarias más urgentes.



“Estas personas han tenido que arreglárselas durante meses con unos alimentos muy limitados. Tienen hambre, están exhaustos y son vulnerables a contraer infecciones. Algunos de los contribuyentes han ofrecido donaciones de manera inmediata, lo que marcará una verdadera diferencia. Pero esto está muy lejos de ser suficiente. A menos que la comunidad internacional incremente la financiación para alimentos y asistencia sanitaria inmediata, la nefasta situación actual se puede acentuar mucho más aún”, según afirmó Peter Mutoredzanwa, director regional de Oxfam Internacional en Zimbabue.



“Ya había millones de personas que se enfrentaban a una situación de inanición. Con una tasa de paro superior al 80% y la escasez de alimentos en el país, ahora tienen que luchar contra el cólera y otras enfermedades mientras ven cómo se deterioran las reservas de agua y los sistemas de saneamiento. Con la época de lluvias que ya casi ha llegado, esta epidemia se extenderá todavía más rápido. Las agencias de ayuda humanitaria necesitan la contribución de la comunidad internacional para multiplicar los esfuerzos de ayuda”, puntualizó Mutoredzanwa.



Los zimbabuenses están desesperados y necesitan asistencia sanitaria, agua potable y sistemas de saneamiento. El cólera, que es una enfermedad que se transmite por el agua, se ha propagado debido al fallo de la red de alcantarillado, el mantenimiento insuficiente de los sistemas de provisión de agua incluidas las bombas manuales, la fuerte escasez de agua potable y la falta de productos básicos de higiene personal como el jabón.



“Con la mitad de la población debilitada por la fuerte restricción de alimentos, el efecto del cólera es todavía más mortífero”, dijo Mutoredzanwa. “Hay indicios que apuntan que más de 5 millones de personas necesitarán urgentemente suministros de alimentos para el mes de enero del próximo año”.



Oxfam está distribuyendo 12 000 toneladas métricas de comida que incluyen harina de maíz, aceite vegetal y legumbres en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos que llegarán a 150 000 personas vulnerables. La respuesta al brote de cólera por parte de la agencia se extenderá hasta alcanzar la cifra de 615 000 personas que recibirán ayuda en tres de los focos más afectados: Beitbridge en la frontera sudafricana; Budiriro, en las afueras de Harare; y Mudzi, una zona limítrofe con Mozambique. La agencia también tiene la intención de desplazarse a zonas a las que todavía no ha llegado el cólera para poner en marcha medidas preventivas que eviten la propagación de la enfermedad.



“Estamos muy preocupados ya que, a menos que los contribuyentes aporten la financiación prometida de inmediato, habrá que recortar las raciones de alimentos de emergencia”, añadió Mutoredzanwa. “Nadie debería esperar una solución política en Zimbabue antes que el compromiso de ayuda, ya que sería demasiado tarde para millones de zimbabuenses que se encuentran en una situación muy vulnerable”.