Análisis de Oxfam Internacional sobre el resultado de la Conferencia de Poznań

“Se necesita llegar a Copenhague con la preparación y voluntad política necesarias”
Publicado : 13 Diciembre 2008

La conferencia de Poznań se suponía que sería una mera escala entre el comienzo de las negociaciones en Bali el año pasado y su conclusión en Copenhague el año que viene. Pero se ha puesto de manifiesto una vergonzosa falta de progreso. Al llegar a Poznań, se suponía que las naciones desarrolladas (Anexo 1) deberían haber enviado sus propuestas sobre reducción de emisiones, financiación y tecnología, pero no ha sido así. Han intentado retrasar todo, mareando la perdiz y, en el caso de Canadá, renegando sobre sus ya contraídas obligaciones en cuanto al cambio climático.



Por otro lado, muchos de los países en desarrollo han llegado a Poznań con propuestas claras, voluntad de flexibilidad y, en el caso de países como Sudáfrica, México o China, planes nacionales de acción para reducir las emisiones climáticas.



Todavía es posible conseguir un acuerdo ambicioso en Copenhague, y se hace más necesario que nunca, pero necesitará un avance mucho más rápido que el de este pasado año. En particular, los países del Anexo 1 deberán llegar a las negociaciones al comenzar 2009 con mucha más voluntad política y flexibilidad a la hora de negociar.



En lo único en lo que se ha avanzado en Poznań ha sido en la adaptación. En respuesta al reconocimiento del impacto del cambio climático sobre las vidas de millones de personas, en la conferencia se acordó la creación de un Fondo de Adaptación. Sin embargo, tras exhaustivas negociaciones, los países desarrollados rechazaron la fuerte presión que pedía fondos adicionales. Los países en desarrollo criticaron esta decisión con dureza, aludiendo las urgentes necesidades de aquellas personas vulnerables que sufren una crisis que no ha sido su culpa.



Los siguientes puntos son un análisis general de las negociaciones de Poznań y lo que se necesita para llegar a Copenhague con la preparación y voluntad política necesarias.



Fijar el objetivo a largo plazo


No se han fijado objetivos a largo plazo para evitar impactos del cambio climático...

  • Nuevas pruebas científicas demuestran que se necesita un objetivo ambicioso para evitar el sufrimiento masivo.
     
  • Tuvalu y otras pequeñas naciones isleñas han pedido acciones urgentes y un objetivo inferior a 1,5ºC.
     
  • La falta de propuestas de objetivos intermedios de reducción de emisiones de los países del Anexo 1 significó que no se podía alcanzar acuerdo alguno.



Un acuerdo en Copenhague necesitará el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC...

  • Es necesario proponer proyectos sólidos y ambiciosos para este objetivo tan pronto como sea posible.



Reducción de emisiones


No se acordaron objetivos para reducción de emisiones...

  • En lugar de traer propuestas, los países del Anexo 1 llegaron excusándose en sus circunstancias especiales.
     
  • Intentaron escurrir la culpa solicitando reducciones de los países en desarrollo.
     
  • El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático ha solicitado a los países del Anexo 1 unas reducciones del 25-40% a los niveles de 1990 para 2020. Esto debería haberse acordado en Poznań.


Un acuerdo en Copenhague requerirá propuestas listas en febrero y negociaciones urgentes.



Financiación de la Adaptación


Los países en desarrollo no han conseguido que se aprueben medidas clave para asegurar una financiación más adecuada en condiciones favorables...

  • A pesar de la ardua resistencia de los países ricos, finalmente se acordó la creación de un Fondo de Adaptación.
     
  • Los países del Anexo 1 no han logrado cumplir con su obligación moral de brindar mayor financiación para la adaptación a través de nuevos mecanismos, tales como los procesos de subasta de permisos de emisiones.
     
  • Tras una década desde que comenzaran las negociaciones, al fin se ha puesto en marcha un Fondo de Adaptación capaz de responder a las necesidades de los países en desarrollo...
     
  • Este es un paso importante: contribuirá a reducir la burocracia y asegurar que los países pobres tengan más participación en las condiciones bajo las que se conceden los fondos
     
  • Las contribuciones voluntarias de fondos anunciadas por Suecia y otros países son bienvenidas, pero no sustituyen los acuerdos que garanticen una financiación adecuada y predecible.


Un acuerdo en Copenhague necesitará de un gran incremento en la financiación de la adaptación.

  • La financiación debe distribuirse a través de mecanismos de acuerdo a la CMNUCC (tales como el Fondo de Adaptación), con transparencia, una contabilidad democrática y participación de la sociedad civil.



Transferencia y financiación de tecnología


No ha habido avance en lo referente al desarrollo y a compartir tecnologías limpias, ni tampoco con respecto a su financiación...

  • Los países en desarrollo enviaron sus nuevas propuestas en agosto de 2008, pero las naciones desarrolladas todavía no han respondido constructivamente a ellas.


Un acuerdo en Copenhague necesitará propuestas de los países del Anexo 1 para febrero si se quiere ayudar a los países en desarrollo a avanzar en el camino del desarrollo con bajas emisiones de carbono.

 


Deforestación


Se llevaron a cabo negociaciones sobre cómo evitar la deforestación pero sacaron a la luz importantes problemas...

  • Canadá, Australia, Nueva Zelanda y EE.UU. rechazaron medidas para proteger los derechos de los indígenas.


Un acuerdo en Copenhague necesitará importantes cambios en el borrador del acuerdo sobre la deforestación...

  • El acuerdo necesitará respetar los derechos de los indígenas, los habitantes locales y las comunidades, proteger la biodiversidad y hacer frente a las causas de la deforestación.



El camino de Poznań a Copenhague


A lo largo del pasado año se ha avanzado lentamente y en Poznań poco se ha conseguido...

  • El programa de trabajo exige propuestas en febrero y un documento para negociar en junio.
     
  • Los Jefes de Estado se reunirán en septiembre para la apertura de la Asamblea General de la ONU.



Un acuerdo en Copenhague necesitará un cambio abrupto en el nivel de urgencia y el compromiso político

 

  • El papel del Secretario General de la ONU será crucial, codo a codo con los Jefes de Estado que se comprometan con un ambicioso acuerdo, que deberá incluir a los países vulnerables.
     
  • Si no se alcanzan puntos de convergencia para marzo, para llegar a un acuerdo sobre un proyecto político será necesaria una Conferencia de las Partes para mediados de año.
     
  • Los países del Anexo 1 deberán cambiar sus enfoques de las negociaciones para aceptar sus responsabilidades a la hora de ser los primeros y más activos en actuar y apoyar los esfuerzos de los países en desarrollo.
     
  • El objetivo deberá ser convenir un texto totalmente negociado, y no una mera declaración política