Los hospitales de Gaza al borde del colapso mientras continúa la ofensiva israelí

“Los diplomáticos y gobiernos extranjeros, así como las partes involucradas en el conflicto, deben dejar de perder el tiempo”
John Prideaux-Brune
Director Nacional de Oxfam Gran Bretaña en Jerusalén
Publicado : 6 Enero 2009

Las bajas de civiles aumentan mientras que el alto el fuego se topa con obstáculos políticos

Cientos de miles de familias están bajo asedio en Gaza y se enfrentan a una situación de desesperación a medida que las víctimas civiles desbordan un sistema hospitalario a punto del colapso, según informó hoy Oxfam.

Según la agencia, el conflicto ha bloqueado también la llegada de la ya poco adecuada ayuda humanitaria a las familias de Gaza atrapadas, pero los esfuerzos internacionales para conseguir un alto el fuego se ven obstruidos por los enfrentamientos políticos entre las partes.

“Los doctores que están trabajando en los hospitales de Gaza dicen que están desbordados de víctimas y no tienen drogas y medicamentos de primera necesidad, equipo médico o componentes. Varios paramédicos también han muerto bajo el fuego de los tanques y de la artillería. Algunas clínicas se han visto obligadas a cerrar debido a los enfrentamientos en sus inmediaciones”, comenta John Prideaux-Brune, Director Nacional de Oxfam Gran Bretaña en Jerusalén.

“Además, los hospitales hacen lo imposible por continuar funcionando debido a los continuos cortes de electricidad. Ya casi no queda gasolina para los generadores de emergencia. Decenas de pacientes de cuidados intensivos se enfrentan a peligro de muerte si esos generadores dejan de funcionar. Ayer, los generadores de las estaciones del ambulancia, depósitos de vacunas, laboratorios y depósitos del Ministerio de Sanidad quedaron fuera de servicio temporalmente al quedarse sin combustible”, añade.

La ONU ha logrado repartir alimentos entre algunos hospitales y áreas del sur en los últimos días, pero ha tenido que cancelar la distribución en el resto de zonas. De forma similar, se ha conseguido pasar una pequeña cantidad de combustible a la Franja, pero los enfrentamientos no han permitido su distribución a todos aquellos que lo necesitan.

“Muchas familias que necesitan elementos vitales como agua y comida tienen demasiado miedo como para abandonar sus hogares”, comenta Prideaux-Brune. “Otras familias simplemente se mantienen a cubierto y algunas pueden moverse a nivel local, pero sus condiciones podrían cambiar en cualquier momento, ya que lo hemos comprobado con los balazos que han caído en mercados concurridos”.

Además, la ofensiva terrestre israelí ha dividido la poblada región de la Franja de Gaza en al menos dos secciones. Esto ha separado a las áreas unas de otras, bloqueado el transporte de heridos y suministros médicos, y ha bloqueado el acceso a los cruces fronterizos que se abren de forma intermitente.

Oxfam agradece los esfuerzos diplomáticos de los líderes regionales e internacionales para lograr un alto el fuego, pero también manifiesta su preocupación por el tiempo que se pierde con los enfrentamientos políticos y culpabilizándose unos a otros.

“Cada día sin un alto el fuego se cobra vidas inocentes. Los diplomáticos y gobiernos extranjeros, así como las partes involucradas en el conflicto, deben dejar de perder el tiempo echándose culpas y dar prioridad a las necesidades humanitarias por encima de los objetivos políticos”, afirma Prideaux-Brune.

Oxfam hace un llamamiento para conseguir una resolución vinculante del Consejo de Seguridad de la ONU que exija:

  • un alto inmediato de la violencia en Gaza e Israel, de todas las partes,
  • que todas las partes se comprometan a un alto el fuego inmediato, completo y permanente,
  • que Israel, Hamas y otras partes hagan todo lo posible por permitir un acceso total e inmediato desde y hacia Gaza a los bienes humanitarios y comerciales, y de personas, acabando así con el bloqueo.