People queuing to collect food at an Oxfam feeding program in Mbare, Harare, Zimbabwe. Oxfam has partnered with the UN World Food Program to deliver food aid to 253,000 individuals over the next 6 months. Credit: Robin Hammond/Oxfam
Cerca de siete millones de personas dependen de las donaciones de alimentos

El nuevo gobierno de Zimbabue debe dar prioridad a la terrible crisis humanitaria

“Esperamos que el gobierno de unidad nacional movilice todos los recursos para conseguir una estabilidad más duradera para el país”
Peter Mutoredzanwa
director de Oxfam en Zimbabue
Publicado : 10 Febrero 2009

Oxfam Internacional ha dado una cauta bienvenida a los pasos emprendidos por Zimbabue para formar un gobierno de unidad nacional que acabe con los varios meses de punto muerto. Oxfam hace un llamamiento al nuevo gobierno para que atienda con urgencia la deteriorada situación humanitaria del país, que se enfrenta al cólera con más de la mitad de su población sufriendo carencia de alimentos.



“Esperamos que el gobierno de unidad nacional pueda dar prioridad a la crisis humanitaria y movilizar todos los recursos para lograr una rápida recuperación a la vez que se consigue una estabilidad más duradera para el país”, declaró el director de Oxfam en Zimbabue, Peter Mutoredzanwa.



Oxfam también urge al nuevo gobierno a crear el espacio para un compromiso activo de la sociedad civil para reconstruir juntos Zimbabue. La sociedad civil tiene un papel crucial en la crisis humanitaria actual y el desarrollo a largo plazo del país. Oxfam también solicita al nuevo gobierno que asegure el respeto y la protección al acceso a las necesidades básicas y los derechos de libertad de expresión, movimiento y seguridad de los ciudadanos.



“Hacemos un llamamiento al nuevo gobierno para que elimine todas las barreras y permita a nuestro personal, así como al de otras organizaciones civiles, poder llevar a cabo sus tareas libre y eficazmente”, comentó Mutoredzanwa.


 
Como resultado directo de las deterioradas condiciones socioeconómicas del país, en la actualidad Zimbabue lucha por controlar el peor brote de cólera de su historia, alimentado por el colapso del sistema de salud pública y de aguas. La epidemia de cólera se ha cobrado ya más de 3.000 vidas y ha infectado a más de 69.000 personas. Además, cerca de siete millones de personas, más de la mitad de la población, dependen de las donaciones de alimentos debido a la falta de estos. Están gravemente debilitados y son más vulnerables, a la vez que incapaces de luchar contra el cólera.


 
La hiperinflación y la dolarización de la economía han supuesto que millones de personas no puedan acceder a alimentos básicos, aumentando el número de personas que necesitan asistencia alimenticia tanto en áreas rurales como urbanas.



Se espera que la cosecha del año actual sea incluso peor que la del año pasado, y la falta de alimentos podría extenderse hasta 2010. Si bien es fundamental lidiar con las necesidades inmediatas, Oxfam cree que la nueva unidad gubernamental y los donantes deben buscar formas de brindar asistencia a largo plazo, incluyendo ayudas a granjeros para evitar futuras emergencias y carencias de alimentos, a la vez que se asegura el acceso a agua potable.


 
Oxfam hace un llamamiento para que se preste atención específica al impacto de esta tragedia en las mujeres y las niñas que están infectadas por el flagelo del VIH, ya que se ven más afectadas debido al deterioro de los servicios básicos y la falta de alimentos.

 



Varios gobiernos han respondido que reiniciarán el flujo de ayuda a Zimbabue una vez que existan pruebas claras de reforma política y económica, pero Oxfam urge a los donantes a explorar métodos innovadores de canalizar los recursos de emergencia a la gente que necesita ayuda urgente y para las solicitudes de ayuda existentes que necesitan transformarse en fondos sobre el terreno.


 
Oxfam apoya el llamamiento por la creación de mecanismos transparentes con parámetros de referencia claros, apoyados en instituciones regionales como la Unión Africana (UA) o la Comunidad de Desarrollo del Sur de África (SADC) para controlar la implementación de los acuerdos de poder compartido y políticas del nuevo gobierno. Un parámetro fundamental será un entorno abierto en el que las organizaciones civiles puedan comprometerse en un diálogo más extenso con el gobierno como parte de sus esfuerzos a largo plazo para buscar una resolución a los problemas de Zimbabue.

Información complementaria

Oxfam está trabajando con el Programa Mundial de Alimentos de la ONU para distribuir ayuda alimenticia mensualmente a las familias afectadas. Oxfam contribuye a la nutrición de 250 mil personas en tres distritos de la provincia de Midlands, en el centro de Zimbabue, una de las áreas más afectadas por la carencia de alimentos del país.

Para poder contener el brote de cólera, Oxfam está distribuyendo kits de higiene, que incluyen tabletas de purificación de agua y jabón, entre 620 mil personas. Otras 425 mil personas están recibiendo ayuda a través de programas urbanos de salud pública mediante la perforación de pozos en la superficie para obtener fuentes de agua potable. Hemos enviado mensajes de prevención del cólera a 750 mil personas mediante pósters, folletos, grupos de teatro, visitas a domicilio y reuniones de concienciación.