Shafeeka, de 59 años, vive en esta tienda que levantó ella misma desde que la obligaron a abandonar su hogar en 2003, cuando comenzó la guerra. Autor: Ceerwan Aziz/Oxfam
Las mujeres son las víctimas olvidadas del conflicto en Irak.

Las mujeres en Irak continúan sin tener acceso a los servicios sociales básicos

“Toda una generación de iraquíes está en riesgo. Las madres están siendo forzadas a tomar decisiones extremas como elegir entre pagar la escuela y los servicios de salud de sus hijos”
Lara Contreras
Portavoz para Oriente Próximo de Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España)
Publicado : 8 de marzo 2009

Las mujeres en Irak están atrapadas en una espiral de pobreza, desesperación e inseguridad a pesar del descenso de la violencia en este país, según se desprende del estudio "In her own words" (En sus propias palabras)  realizado por Oxfam Internacional.

El informe se ha realizado a través de entrevistas a 1.700 mujeres de diferentes zonas de Irak que explican la situación que están viviendo. El estudio permite hacer un llamamiento al gobierno de este país para que inicie una serie de inversiones dirigidas a reactivar los servicios sociales básicos aprovechando que durante los últimos meses la seguridad, a pesar de seguir siendo frágil, ha mejorado.

"Las mujeres son las víctimas olvidadas del conflicto iraquí. A pesar de los miles de millones de dólares invertidos en reconstruir Irak y el reciente incremento de la seguridad, una cuarta parte de las mujeres encuestadas aún no tiene acceso diario a agua, un tercio mantiene  a sus hijos sin escolarizar desde que empezó la guerra y alrededor de la mitad  ha sido víctima de la violencia derivada del conflicto. Además, más de tres cuartas partes de las viudas, muchas de las cuales perdieron a sus maridos durante la guerra, no reciben la pensión gubernamental que les corresponde," asegura la directora general de Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España), Ariane Arpa. No obstante, alrededor del 60% de las mujeres entrevistas han dicho que la seguridad continúa siendo su preocupación número uno.

Sin ayudas del Estado

La mayoría de mujeres que han participado en este informe no reciben ningún tipo de ayuda estatal y se han empobrecido hasta tal punto debido al conflicto que les resulta imposible incluso proveer a sus familias de agua potable, electricidad, comida, educación, así como acceder a un tratamiento médico cuando es necesario.

El grueso de mujeres encuestadas ha afirmado que el acceso a los servicios básicos como el agua potable y la electricidad, era el pasado año igual o peor que en 2006, cuando los niveles de inseguridad en Irak eran mayores. Así, el 24% de las mujeres entrevistadas afirmó no tener acceso a agua y cerca de la mitad de las que sí tenían acceso, el 48%, aseguró que el agua no era potable. Por otro lado, el 82% de las mujeres reveló que el acceso a la electricidad había empeorado o no se había mejorado desde 2006.

"Toda una generación de iraquíes está en riesgo. Las madres están siendo forzadas a tomar decisiones extremas como elegir entre pagar la escuela y los servicios de salud de sus hijos o pagar a una compañía privada que les proporcione agua y electricidad. Una madre no debería verse obligada a tomar este tipo de decisiones. De este modo no sólo se ven perjudicadas estas familias, sino todo el país", señala la portavoz de Intermón Oxfam (Oxfam Internacional en España), Lara Contreras.

Otras cifras

  • El 40% de las mujeres con hijos reportaron que éstos no están asistiendo a la escuela.
  • Los ingresos fueron peores en 2008 para el 45% de las mujeres encuestadas que en 2007 y 2006, mientras cerca del 30% dijeron que sus rentas no habían cambiado en ese periodo de tiempo.
  • El 33% de las mujeres no ha recibido ayuda humanitaria desde 2003.
  • El 76% de las viudas no ha recibido la pensión gubernamental que les corresponde.
  • Cerca del 25% de las mujeres no tienen acceso al agua y la mitad de las que sí tienen acceso aseguran que ésta no es potable. El 69% de las mujeres afirma que el acceso al agua en 2008 fue peor o el mismo que en 2007 y 2006.
  • Un tercio de las encuestadas tiene acceso a la electricidad tres horas o menos al día, dos tercios tiene seis horas o menos. El 80% dice que el acceso a la electricidad fue peor o el mismo que comprado con 2007, el 82% que comparado con 2006 y el 84% que con 2003.
  • Cerca de la mitad de las mujeres ha señalado que la calidad de los servicios de salud fueron peores en 2008 que en 2006 y 2007.