El ciclón Ayla causó graves desperfectos al sur de Bangladesh. Autor: Abir Abdullah/EPA
El cambio climático es la causa de gran parte de la pobreza hoy día

Millones de personas sufren hambre a causa del cambio climático

“El cambio climático está pasando hoy y los países más pobres del mundo, que luchan a diario para sobrevivir”
Jeremy Hobbs
Director General, Oxfam International
Publicado : 7 julio 2009

Un nuevo informe de Oxfam Internacional alerta de que los múltiples impactos climáticos podrían dar marcha atrás a 50 años de trabajo para erradicar la pobreza

Los cambios en las estaciones están destrozando las cosechas y provocando la expansión del hambre, pero éste es sólo uno de los múltiples peajes que el cambio climático está haciendo pagar a los países más pobres, según se desprende de un nuevo informe hecho público hoy por Oxfam Internacional.

El informe ‘Evidencia que duele: el cambio climático, la gente y la pobreza’, se publica antes de la cumbre del G8 en Italia, donde el cambio climático y la seguridad alimentaria están en lo alto de la agenda. El estudio combina los últimos descubrimientos científicos sobre cambio climático con los testimonios de las comunidades con las que Oxfam Internacional trabaja en casi 100 países del mundo, para revelar cómo la pesada carga del cambio climático está ya afectando de manera muy dura a los países pobres.

El informe alerta que si no se actúa de inmediato se perderán de manera irremediable 50 años de logros en el desarrollo en los países pobres. Afirma que el hambre provocada por el cambio climático podría convertirse en la tragedia humana de este siglo.

'Evidencia que duele' resume las pruebas de cómo el cambio climático está afectando hoy cualquier tema relacionado con la pobreza y el desarrollo, incluidos:

HAMBRE: Una nueva investigación basada en entrevistas a agricultores de quince países diferentes en todo el mundo revela cómo las estaciones meteorológicas, que antes eran estables, ahora están cambiando y las lluvias están desapareciendo. Agricultores de Bangladesh, Uganda y Nicaragua ya no pueden confiar en la experiencia agrícola acumulada durante generaciones, sino que se enfrentan año tras año a cosechas perdidas .

AGRICULTURA: El arroz y el maíz, dos de los cultivos más importantes, de los que dependen cientos de millones de personas, especialmente en Asia, América y África, se enfrentan a caídas significativas de las cosechas incluso en un futuro escenario de ligero cambio climático. Se ha calculado que las cosechas de maíz caerán un 15% o más hacia el 2020 en la mayor parte del África subsahariana y en la mayor parte de la India. Algunas estimaciones fijan la pérdida para África en 2.000 millones de dólares al año.

SALUD: Enfermedades como la malaria y el dengue, que antes estaban circunscritas a un ámbito geográfico, ahora están apareciendo en nuevas áreas donde la población no está inmunizada o no tienen los conocimientos ni la infraestructura sanitaria para enfrentarse a ellas. Los cálculos recogidos en el informe señalan que el cambio climático ha provocado una media de 150.000 muertes más al año, por diferentes enfermedades, desde la década de 1970. La mitad de los casos se han producido en Asia.

TRABAJO: El ascenso de las temperaturas impedirá el trabajo al mismo ritmo en los días calurosos del verano sin que suponga consecuencias serias para la salud, con graves perjuicios para los jornaleros pagados por horas y para la economía en general. Ciudades tropicales como Delhi podrían sufrir un descenso en la productividad laboral del 30%.

AGUA: Los suministros de agua se están viendo tan amenazados que varias grandes ciudades como Katmandú y La Paz, que dependen de los glaciares del Himalaya y de los Andes respectivamente, pueden verse sin el agua necesaria.

DESASTRES: Los desastres, tales como grandes incendios y tormentas tropicales están siendo más frecuentes y podrían triplicarse en 2030. Unos 165.000 millones de dólares se perdieron durante la temporada de huracanes del 2005, y el sector de los seguros afirma que el cambio climático empeorará aún más la situación, sobre todo para las personas pobres que no tienen acceso a los seguros.

DESPLAZAMIENTO: Unos 26 millones de personas se han visto obligadas a desplazarse como resultado directo del cambio climático y cada año un millón más se suman a esta cifra por circunstancias relacionadas con el clima. Comunidades insulares como Vanuatu, Tuvalu y el Golfo de Bengala, se han visto ya obligadas a escapar de la subida del nivel del mar.

“El cambio climático es la cuestión central de la pobreza en nuestra época”, ha afirmado el director ejecutivo de Oxfam Internacional, Jeremy Hobbs. “El cambio climático está pasando hoy y los países más pobres del mundo, que luchan a diario para sobrevivir, son los que lo sufren de manera más dura. La prueba está justo delante de nuestros ojos. El coste humano del cambio climático es tan real como cualquier anuncio de despido o de embargo”
 
Una encuesta entre científicos especializados en cambio climático, y también publicada hoy por Oxfam Internacional, sostiene que las personas pobres que viven en áreas de la costa a bajo nivel por encima del mar, en atolones y en grandes deltas, y también los agricultores, son los que corren más riesgo de sufrir el cambio climático por las inundaciones y las sequías prolongadas. Los científicos, todos colaboradores del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático), han señalado el Sur de Asia y África como los lugares más en riesgo por el cambio climático.

En el informe se lee que muchos científicos no creen que el mundo pueda limitar el calentamiento global a 2ºC porque no creen que los políticos tengan la voluntad de acordar las reducciones necesarias de emisiones contaminantes. Se considera dos grados como “económicamente aceptable” para los países industrializados, y sin embargo este escenario significaría todavía un futuro devastador para 660 millones de personas.

La catedrática Diana Liverman, que ha contribuido a los Informes de Evaluación del IPCC de manera destacada, y miembro del comité de la Academia Nacional de Ciencias, que asesora al gobierno norteamericano sobre cambio climático, ha afirmado:”Si no hacemos grandes reducciones de emisiones ahora los cambios en el clima traerán estrés térmico, subida del nivel del mar, y más sequías e inundaciones extremas. Las observaciones científicas nos dicen que el mundo ya se está calentando y parece que muchas de las poblaciones más vulnerables están empezando a experimentar los impactos del cambio climático. Organizaciones como Oxfam Internacional pueden intentar ayudar a la gente a adaptarse al cambio climático pero sin un esfuerzo serio para reducir el calentamiento, y sin fondos internacionales para la adaptación, los medios de vida, la comida, el agua, y la salud de millones de personas estarán en riesgo.”

El informe de Oxfam Internacional sostiene que es una ironía amarga que en zonas templadas los impactos del cambio climático serán más suaves, al menos de entrada. Sin embargo en los trópicos, donde vive la gran mayoría de la humanidad, muchos de ellos en la pobreza, el cambio climático está empezando a actuar de manera más errática y dañina.

Oxfam Internacional hace un llamamiento a los líderes del G8 para que asuman una responsabilidad personal para llegar a un acuerdo global justo y adecuado que aborde el cambio climático, puesto que sólo el compromiso político al más alto nivel puede prevenir una catástrofe humana. Los países ricos e industrializados, que han provocado la crisis climática y que tienen los recursos para hacerle frente, deben reducir sus emisiones al menos un 40% respecto a los niveles de 1990 hacia el 2020 y movilizar 150.000 millones de dólares al año para financiar la reducción de emisiones y la adaptación en los países en desarrollo.

“Es escandaloso que nuestros líderes continúen resistiéndose a hacer lo necesario, y lo que está en sus manos, para abordar la crisis climática”, ha afirmado Hobbs.
“Los líderes del G8, que representan a los países más ricos y más contaminantes, deben asumir la responsabilidad de conseguir un acuerdo global sobre el clima, que sitúe en el centro las necesidades de los países más pobres del mundo”.

Información complementaria

La catedrática Diana Liverman, científico y miembro del comité de la Academia Nacional de Ciencias, que asesora al gobierno norteamericano sobre cambio climático está disponible para entrevistas, así como portavoces de Oxfam en todo el mundo en desarrollo.

Tres historias personales están disponibles, además de galeria de fotos de más casos por todo el mundo.

Encuesta a científicos de alto nivel especialistas en cambio climático: 330 científicos que contribuyeron al cuarto Informe de Evaluación del IPCC; Grupo de Trabajo II sobre Impactos, Adaptación y Vulnerabilidad, fueron invitados a participar en una encuesta online. 12,73% de los científicos respondieron.

Oxfam Internacional es un grupo de ONG independientes de Australia, Bélgica, Canadá, Francia, Alemania, Hong Kong, India, Irlanda, México, Holanda, Nueva Zelanda, Quebec, España, Gran Bretaña y los EEUU.