“Si queréis protegernos, escuchadnos”, advierten las comunidades afectadas por la guerra a la ONU

“Las comunidades locales son quienes mejor saben lo que necesitan para sentirse a salvo, y las fuerzas de paz deben escucharles”
Kirsten Hagon
Responsable de la oficina de Oxfam en Nueva York
Publicado : 22 Noviembre 2010

Las fuerzas de paz de la ONU de todo el mundo constituyen una de las principales herramientas para proteger a la población civil víctima de los conflictos armados. Sin embargo, de acuerdo con la agencia internacional Oxfam, a menudo éstas no consiguen involucrarse con las comunidades locales a las que ofrecen protección.

En un informe que lleva por título “Implicarse con la población civil: el próximo reto para el mantenimiento de la paz”, el grupo de ayuda indica que la voluntad de establecer una relación con las comunidades y actuar con determinación para protegerlas varía de una misión a otra. Dicho llamamiento tiene lugar el lunes 22 de noviembre, fecha en la que se celebra un debate en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre los métodos más efectivos de protección de los civiles y cómo mejorar las operaciones de las fuerzas de paz.

Oxfam señala que, debido a la falta de directrices claras, así como a una pésima formación del personal, muchos de los batallones interpretan de manera diferente el significado de “protección civil” y la forma de llevarlo a cabo.

“En 2010, tras años de experiencia pasando por los conflictos de Kosovo y el Congo, el modo en que la comunidad internacional actúa frente a las principales áreas problemáticas resulta todavía inadecuado. Mientras que la política del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas da prioridad a la protección de los civiles, no todas las delegaciones lo están poniendo en práctica”, apuntaba Kirsten Hagon, representante de la oficina de Oxfam en Nueva York.

“Las comunidades nos comentan que desean entablar un diálogo y establecer una relación con los cuerpos de paz y no entienden por qué las delegaciones de la ONU se relacionan con los representantes del gobierno pero no se molestan en sentarse y hablar con ellos. Las comunidades locales son quienes mejor pueden expresar lo que necesitan para sentirse a salvo, y las fuerzas de paz necesitan escucharles”.

El informe de Oxfam está basado en las investigaciones de campo llevadas a cabo en la República Democrática del Congo y en el sur de Sudán, así como en la amplia experiencia en trabajos de campo de Oxfam, cuyos hallazgos son el resultado de una serie de entrevistas realizadas a las comunidades afectadas por los conflictos en dichas zonas geográficas. El grupo de ayuda también entrevistó a los representantes del gobierno local y regional, a las ONG locales, a las fuerzas policiales y militares, a ambos delegados de los cuerpos de paz y a los programas y agencias humanitarias de las Naciones Unidas.

“El debate celebrado en el Consejo de Seguridad sobre la protección de la población civil ofrece a la ONU la oportunidad de proporcionar unas pautas más claras para las fuerzas de paz con el fin de convertir su participación con las comunidades en una parte esencial de la protección de los civiles”, indicaba la Sra. Hagon.

El informe hace un llamamiento para poner en práctica una serie de pasos sencillos, a la vez que efectivos, que permitan mejorar la protección de los civiles, tales como la necesidad de disponer de delegaciones que actúen en función de los resultados, que interactúen con los grupos locales, que propicien la participación de un mayor número de mujeres, que mejoren las patrullas o que pongan a disposición un teléfono de asistencia entre las comunidades y las diferentes delegaciones.

La Sra. Hagon explica: “En situaciones de gran emergencia, los civiles siempre son los que más sufren, ya que viven las consecuencias de todas y cada una de las crisis. Dado que el objetivo de las delegaciones de las Naciones Unidas es proteger a las familias y a las comunidades afectadas, lo mínimo que pueden hacer es involucrarse en sus vidas”.

Más información

Descárgate el informe- Implicarse con la población civil: el próximo reto para el mantenimiento de la paz

El trabajo de Oxfam ante Conflictos y Emergencias

Información complementaria

  • Las Naciones Unidas son el mayor donante multilateral con respecto a la estabilización posconflicto en todo el mundo.
  • El Departamento de Operaciones para el Mantenimiento de la Paz (DPKO, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas cuenta con casi 124.000 trabajadores distribuidos entre 16 operaciones de paz, en países como la República Democrática del Congo, Sudán o Costa de Marfil, los cuales trabajan bajo dirección directa de dicho departamento en cuatro continentes.

Contactar

Louis Belanger, Oficial de medios en Nueva York +1 917 224 0834