Oxfam activists as G20 leaders pose with Robin Hood. Photo: Delphine Bedel / Oxf

La tasa Robin Hood despega en Cannes

“El presidente Sarkozy puso en la agenda de la cumbre varias iniciativas concretas para frenar la escalada de los precios de los alimentos, a la que los líderes hicieron oídos sordos en su gran mayoría.”
Luc Lampriere
Portavoz de Oxfam
Publicado : 4 Noviembre 2011

Muchas iniciativas se cayeron de la agenda, pero las más importantes sobrevivieron

Lo que debió ser una cumbre clave del G20 para hacer realidad una prosperidad global se ha quedado corta en sus resultados, pero alguna de las ideas más importantes lograron mantenerse a pesar de la oposición de algunos países, afirma Oxfam.

“Es vergonzoso ver que medidas que podrían haber sacado a millones de personas de la pobreza y contribuido al crecimiento global hayan sido ignoradas o se les haya dado una mínima importancia”, afirma Luc Lampriere, portavoz de Oxfam

“Sin embargo, hay algunos rayos de esperanza para los que más sufren las consecuencias de la crisis económica. La Tasa a las Transacciones Financieras (TTF) es una de las apuestas que ha logrado hacerse un hueco en la cumbre”.

Francia, España y Alemania siguen siendo firmes defensores de la TTF y Brasil, Argentina, Etiopía y Sudáfrica se han sumado al grupo impulsor de la medida, defendiendo que el uso de los ingresos debe destinarse a combatir la pobreza y los efectos del cambio climático. Estados Unidos retiró sus objeciones a una TTF europea, abriendo la puerta a que se sumen otros países en el futuro.

El G20 también reconoce que las fuentes de financiación innovadoras son necesarias para luchar las consecuencias del cambio climático. Esta cumbre sienta las bases para alcanzar un acuerdo justo sobre las emisiones de carbono en el transporte marítimo que deberá concluirse en la próxima cumbre de Naciones Unidas sobre cambio climático en Durban, a finales de este mes. Durante la cumbre de Cannes, Francia, Alemania y Sudáfrica lideraron la propuesta, mientras que otros países se sumaron a ella por primera vez.

Los grandes perdedores de esta cumbre son, sin duda, los cerca de 1.000 millones de personas que pasan hambre, cuya situación podría haber aliviado el G20 si hubiera acometido la reforma de un sistema alimentario roto.

“El presidente Sarkozy puso en la agenda de la cumbre varias iniciativas concretas para frenar la escalada de los precios de los alimentos, a la que los líderes hicieron oídos sordos en su gran mayoría”, afirma Lampriere.

El G20 ha dado un primer paso para aumentar la transparencia del Mercado financiero y proponer la puesta en marcha de un sistema piloto de reservas alimentarias a nivel regional, con tímidos avances hacia la regulación de los derivados financieros de materias primas alimentarias. Se centraron fundamentalmente en las consecuencias de los altos precios, en lugar de mirar a las causas, como la especulación y las políticas de apoyo a los biocombustibles que convierten grandes cantidades de comida en combustible.

La convención multilateral sobre cooperación fiscal firmada hoy en Cannes podría ser positiva, si realmente sirve para que los países menos desarrollados puedan recuperar los 125.000 millones de euros en ingresos tributarios que cada año pierden por las prácticas de elusión y evasión fiscal de las multinacionales. En realidad Alemania y Reino Unido están impulsando acuerdos bilaterales que permiten que los paraísos fiscales sigan manteniendo su nivel de secretismo y opacidad”


Más información

Oxfam en la Cumbre del G20 en Cannes

Tasa Robin Hood

Contactar

Permalink: http://oxf.am/4vf