Más de seis millones de personas padecen escasez de alimentos en Níger

“La combinación de factores como los altos precios de los alimentos básicos o la caída del valor del ganado ha debilitado considerablemente los ingresos y el acceso a la alimentación de muchas familias en todo el país”
Publicado : 12 de marzo 2012

Los actores humanitarios piden reforzar la ayuda humanitaria de manera adecuada y rápida  para responder a la crisis actual

Niamey, 12 de marzo de 2012 – Una coalición formada por distintos actores humanitarios en Niger ha alertado hoy de la preocupante situación en la que se encuentran las reservas de comida de las familias nigerinas y, en consecuencia, ha advertido de que, si no se refuerza la ayuda humanitaria de manera adecuada y rápida, la crisis podría agravarse. A día de hoy, más de 6 millones de personas en el país están en necesidad de asistencia, según el sistema nacional de alerta temprana.

 “La situación de la población, en especial la de mujeres y niños, es cada vez más precaria. Llamamos a una respuesta rápida, consistente y masiva para prevenir situaciones irreversibles y promover soluciones duraderas” ha señalado el coordinador Humanitario de Naciones Unidas, Fodé Ndiaye.
    
La combinación de diferentes factores tales como el déficit de las cosechas de los últimos años, los altos precios de  los alimentos básicos, la caída del valor del ganado, así como el alto nivel de endeudamiento de los hogares debido a las crisis previas, ha debilitado considerablemente los ingresos y el acceso a la alimentación de muchas familias en todo el país. La temporada de escasez ya ha comenzado: no tienen más reservas de comida hasta la próxima cosecha en el mes de octubre.

Según Ndiaye, “para hacer frente a esta escasez de alimentos familias enteras se han visto forzadas a readaptar su alimentación, reduciendo así el número de comidas al día, vendiendo sus bienes o migrando a los países vecinos”.

Más del 40 por ciento de las familias de las comunidades de la región de Tillabéry ha tenido que dejar sus hogares, antes de lo que viene siendo habitual en este tipo de situaciones,  en busca de alimentos o medios de subsistencia en las zonas urbanas. A escala nacional, más de 33,000 niños han dejado de asistir a sus clases  debido a la migración de sus padres. Con ellos, más de medio millón de niños está en riesgo de deserción escolar debido a la crisis alimentaria. En los hospitales y centros de salud de las zonas más afectadas, el número de consultas se ha duplicado. Al menos 394,000 niños están afectados por desnutrición aguda

“Estoy desesperada. Las cosechas de los últimos años no produjeron nada. Encontrar comida para mis hijos y para mí, incluso para una comida al día, se ha convertido en toda una odisea”, dijo Hassana Souley de 36 años, viuda y madre de cuatro niños en Ouallam, uno de los departamentos más afectados, localizado a unos 120 km al norte de Niamey. “Camino diez kilómetros al día en busca de madera para vender y hago pequeños trabajos para algunas familias a cambio de una cantidad insignificante de alimentos” ha explicado Souley.

Llegada masiva de refugiados de Mali

Además, la reciente llegada de 30,000 personas huyendo del conflicto armado en Mali está añadiendo más presión en algunas comunidades que intentan hacer frente a la difícil situación y que ya habían sido testigos de la llegada masiva e inesperada de inmigrantes que huían de la violencia en Costa de Marfil y Libia.

Bajo el liderazgo del Gobierno, y desde los primeros signos de alerta temprana en septiembre 2011, las ONGs se han movilizado para prevenir el impacto de esta situación en la población y para reforzar su capacidad de adaptación. Esta rápida respuesta ha sido eficiente: un millón de personas han sido asistidas.

Según las organizaciones, las lecciones aprendidas en este tipo de crisis muestran que “invertir en prevención cuesta menos que en el remedio”.  La crisis de 2005 enseñó que por un dólar invertido en reducción de riesgo, se podía prevenir que un niño sufriera desnutrición. El tratamiento para curar a un niño con esta dolencia cuesta 80 dólares.   

El ambicioso plan de respuesta ha sido ideado por el Gobierno y contempla como medidas a adoptar la venta de cereales a precios moderados, así como dinero o comida por jornadas de trabajo. La respuesta también plantea ayuda alimentaria selectiva, distribución de semillas y alimento para ganado; apoyo a los bancos de cereales y a los hogares pastorales; prevención y tratamiento para la desnutrición y de las complicaciones médicas asociadas a la misma, así como la promoción del acceso a agua y saneamiento.

A fecha de hoy, del llamamiento de ayuda lanzado por los actores humanitarios que ascendía  de 229 millones de dólares, sólo se ha donado un 30 por ciento de los mismos. En este sentido, las organizaciones recuerdan la importancia de conseguir los fondos necesarios para llevar a cabo medidas inmediatas que contribuyan a reforzar el trabajo llevado a cabo y promover la resiliencia  de las poblaciones, sin dejar de lado las causas estructurales de la vulnerabilidad en  este país..

Más información

Blog: El hambre acecha la región del Sahel

Informe (en inglés): Escaping the Hunger Cycle: Pathways to resilience in the Sahel

Video (en inglés): Programa de atención veterniaria en Chad : estamos vacunando 1.000 animales al día en la región de Guera

La respuesta de Oxfam ante la crisis alimentaria en el Sahel

Contactar

Para más información, contactar:

Franck Kuwonu, OCHA
Tel.: +227 96 00 94 96 or +227 20 72 61 04, email: kuwonu@un.org

Gaëlle Bausson, Emergency Capacity Building Project (coalición formada por las ONG Care, CRS, MercyCorps, Oxfam, Plan, Save the Children, World Vision)  Tel.: +227 92 40 74 24 o +227 98 02 99 30, email: gaelle.bausson@oxfamnovib.ne | gbausson.oxfam@gmail.com

Contacto para medios en España:  
Intermón Oxfam
Maria Herranz Gete 91 204 67 20 / 615359401
mherranz@intermonoxfam.org

Permalink: http://oxf.am/obH