Malian refugees arriving in Fassala camp. Photo: Oxfam

La situación de los refugiados de Malí podría empeorar tras el recrudecimiento del conflicto

“Ahora es más importante que nunca que nos aseguramos que la ayuda se seguirá prestando a las personas que están dejando todo atrás.”
Mamadou Biteye
directora regional de Oxfam en África Occidental
Publicado : 22 Enero 2013

Miles de personas han huido hacia el sur a causa de la reciente escalada de violencia, lo que eleva a 229.000 los desplazados internos en el último año

  • La ayuda humanitaria no podrá hacer frente al aumento  de refugiados, si no hay un cambio de enfoque, según un nuevo informe de Oxfam 

Oxfam ha alertado de que la situación de decenas de miles de personas podría empeorar a causa del reciente recrudecimiento del conflicto de Malí y que los esfuerzos para apoyar a más de 145.000 refugiados, que han huido en el último año de sus hogares, podría verse desbordados, al menos que haya un cambio significativo en la forma en que se realizan las operaciones de ayuda.  

La organización ha mostrado su preocupación por las condiciones en las que viven los malíes que han huido de sus hogares a los países vecinos, donde las organizaciones humanitarias están realizando un gran esfuerzo para hacer frente a las necesidades básicas de la población refugiada, En estos países, las poblaciones en las zonas de acogida están haciendo frente ellas mismas a una escasez de alimentos y recuperándose de las consecuencias de la sequía y la crisis alimentaria del año pasado, según el nuevo informe “Los refugiados del conflicto de Malí: respondiendo  a una creciente crisis” (disponible solo en inglés y francés), que la organización ha lanzado hoy.   

La reciente intervención de las fuerzas armadas de Francia y Malí,  la ofensiva por parte de los grupos armados controlando el norte y el inminente despliegue de la Misión Africana de Apoyo Internacional a Malí aprobada por la ONU (AFISMA, en sus siglas inglesas) han intensificado el conflicto y podrían empeorar la situación de decenas de miles de personas.   

Reclutamiento forzoso

Desde enero del año pasado, más de 145.000 civiles han huido del norte de Malí buscando  refugio en países vecinos como Burkina Faso, Mauritania y Níger. El informe desvela que la población refugiada se enfrenta a distintas de amenazas, como el reclutamiento forzoso por parte de grupos armados que cruzan desde el norte de Mali. Incluso antes de la reciente escalada de los combates, la inseguridad estaba aumentando en los países vecinos poniendo en situación de riesgo tanto a refugiados como a las poblaciones de acogida.

A lo largo del último año, el número de personas que se han desplazado internamente asciende a  más de 229.000. Tras la intensificación de los combates, miles de personas han huido al sur. A causa de la información  limitada de la que se dispone desde el norte, se estima que el número de personas que han abandonado sus hogares podría ser aún mayor, ya que permanecerían en los territorios controlados por los grupos armados del norte.  

Según Mamadou Biteye, directora regional de Oxfam en África Occidental, "tras casi  un año de suministrar ayuda a decenas de miles de personas en los cuatro países en condiciones sumamente difíciles, la comunidad humanitaria sigue trabajando para hacer frente a las necesidades. Por ello, ahora es más importante que nunca  que nos aseguramos que la ayuda se seguirá prestando a las personas que están dejando todo atrás ".

"Hacemos un llamamiento para que los países vecinos sigan manteniendo sus fronteras abiertas,  garantizando que las personas que está huyendo tengan un refugio seguro y  que la  ONU  muestre el liderazgo que se necesita  para afrontar el impacto del conflicto sobre los refugiados y los países de acogida”, ha señalado la portavoz.

Necesidades básicas sin cubrir

El informe también detalla las dificultades para responder a la crisis en los últimos meses. Los gobiernos y las comunidades de acogida, así como las organizaciones humanitarias, han suministrado una ayuda vital a los refugiados pero los problemas logísticos, la experiencia limitada en el país de las organizaciones para hacer frente a emergencias de refugiados y la escasa presencia del ACNUR  en la región en los primeros días de la respuesta han provocado que la ampliación de la respuesta humanitaria haya sido lenta.  

En consecuencia, a casi un año desde el inicio del conflicto en el norte de Malí,  “las necesidades básicas no están aún cubiertas de manera uniforme sobre todo en materia de nutrición, de  protección y de educación ", según el documento.

“Llevar a cabo una gran respuesta de refugiados en la región del Sahel es extremadamente difícil y está claro que será aún más difícil si hay una mayor afluencia de refugiados en Mauritania, Burkina Faso y Níger. Al mismo tiempo, en Malí, miles de personas también necesitan tener acceso a la ayuda. Todos los involucrados en el conflicto deben garantizar que las organizaciones humanitarias tengan acceso a las áreas en las que están estas personas ",  ha puntualizado  la autora del informe, Caroline Baudot.
 
La organización humanitaria ha resaltado que la desnutrición infantil en algunos campos de refugiados está muy por encima del umbral de emergencia del 15 por ciento establecido por la Organización Mundial de la Salud. En Níger, las tasas de malnutrición de niños menores de cinco años se sitúan en el 21 por ciento.

Ante un probable aumento en el flujo de refugiados, las organizaciones de ayuda necesitan  adaptar rápidamente sus programas para suministrar un mejor apoyo a  las comunidades de acogida y a las refugiados pastoralistas, que han llegado con decenas de miles de cabezas de ganado poniendo más presión sobre los escasos recursos limitados y creando tensión en las relaciones con las comunidades locales.

En algunos lugares, según el informe, los refugiados superan al número de habitantes de las poblaciones de acogida, como en Mauritania, donde en Bassikounou, ciudad en la que viven 42.000 personas, cuenta en la actualidad con un campo de refugiados cercano, en el que se contabilizan 54.000 refugiados.  

“Lo que la gente quiere es poder volver a casa. Pero los refugiados, muchos de los cuales ya tuvieron que desplazarse en décadas anteriores a causa de las rebeliones en los años 90 , tienen claro que, no van a volver a menos que haya una paz duradera en Malí. Las causas reales del conflicto necesitan ser resueltas antes de que regresen ", ha concluido la portavoz.

Información relacionada

Descárgate el informe (disponble solo en inglés y francés)Los refugiados del conflicto de Malí: respondiendo a una creciente crisis

En imágenes: refugiados malienses huyen a la castigada región del Sahel

Crisis alimentaria en el Sahel

Información complementaria

Material fotográfico y en vídeo reciente disponible bajo petición.

Contactar

Permalink: http://oxf.am/3aK