Norte de Malí: situación humanitaria alarmante tras meses de penuria

“La población tiene muy poco efectivo disponible, por lo que si la situación no mejora va a tener muchos problemas para satisfacer sus necesidades básicas.”
Philippe Conraud
Director de Oxfam en Mali
Publicado : 20 de marzo 2013

La región de Gao, en el norte de Malí, se enfrenta a una grave crisis de seguridad alimentaria causada especialmente por la escasez de cereales en el mercado, el incremento de los precios y el acceso restringido, advirtió hoy la organización internacional Oxfam.

A partir de un estudio llevado a cabo entre enero y febrero de 2013 en el círculo de Bourem, una de sus áreas de intervención de la región de Gao, Oxfam ha constatado que en determinados lugares la falta de recursos ha hecho que hasta un 80 por ciento de los adultos haya reducido su alimentación, con el fin de permitir a sus hijos comer por lo menos dos veces al día. La reducción afecta a la frecuencia y al tamaño de las raciones; también se comparte con familiares y vecinos la comida procedente de donaciones.

Otro análisis de mercado independiente llevado a cabo en enero de 2013 en la misma zona reveló que el precio de los alimentos básicos subió hasta un 70 por ciento como resultado de la intervención militar. En febrero, estos precios anormalmente altos, muy por encima del promedio de los últimos cinco años, todavía no se habían estabilizado. Por su parte, el estudio de Oxfam detectó que cereales como el sorgo, el mijo y el maíz ya no se encontraban en el mercado. A pesar de que la disponibilidad de determinados cereales está mejorando, el cierre continuado de la frontera con Argelia está impidiendo el acceso a otros productos esenciales en la dieta de los habitantes del norte de Malí, como la pasta, el aceite, el azúcar y el arroz.

Economía perturbada – alimentos caros

A todo esto hay que añadir que la escasez de carburante, cuyo precio ha experimentado también una notable alza, junto con los daños materiales provocados por el conflicto armado son factores que dificultan el suministro de agua y electricidad en la ciudad de Gao.

La intervención militar que se lleva a cabo desde principios de año ha provocado el cierre de carreteras y la salida de los agentes comerciales, que aún no han regresado a la zona. A ello se suma que el hecho de que los combates ocurridos en Gao en febrero causaron un incendio en el mercado de hortalizas, lo que provocó que un importante grupo de pequeños comerciantes, muchos de los cuales mujeres, perdieran sus bienes y su dinero en efectivo. Este pequeño comercio era esencial para que las familias más pobres pudiesen aprovisionarse de alimentos, puesto que únicamente pueden comprar pequeñas cantidades.

"En Gao, los precios han aumentado de manera espectacular y en el caso del arroz local el incremento es de más de un 50 por ciento desde octubre del año pasado", señala Philippe Conraud, director de Oxfam en Malí. “Esto tiene un efecto dramático sobre las personas. El sistema bancario está totalmente interrumpido y la población tiene muy poco efectivo disponible, por lo que si la situación no mejora va a tener muchos problemas para satisfacer sus necesidades básicas”.

La intervención militar distrae de las necesidades humanitarias

Ante esta situación, Oxfam pide la movilización de la comunidad humanitaria y los donantes internacionales para proporcionar asistencia rápida a los más necesitados. A fecha de 15 de marzo de 2013, la llamada de emergencia de Naciones Unidas para Malí sólo había recibido 56 millones de dólares, una cifra que representa el 17 por ciento de los 386 millones de dólares solicitados.

Oxfam teme que la excesiva atención sobre la intervención militar esté eclipsando las necesidades humanitarias, por lo que desde este momento insta a los donantes internacionales a que aumenten su financiación en sectores clave como la seguridad alimentaria, el agua, el saneamiento, la protección, la educación, la salud y los medios de vida sostenibles.

Oxfam necesita más de 9 millones de dólares para poder llevar a cabo sus programas humanitarios en las regiones de Gao y Segou durante los próximos seis meses. Algunos donantes, como la Agencia de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO), se han mostrado más generosos que otros.

Oxfam pretende llegar a 70.000 personas mediante programas de apoyo a medios de vida y de distribución de alimentos. La última distribución de alimentos se llevó a cabo a principios de marzo.

Más información

Haz un donativo para nuestro trabajo en Malí

La crisis en Malí

Contactar

Permalink: http://oxf.am/3Fq