25 millones de europeos más se verán sumidos en la pobreza en 2025 si las medidas de austeridad continúan

“Hacemos un llamamiento a los Gobiernos europeos a liderar un nuevo modelo social y económico que invierta en las personas, refuerce la democracia y busque un sistema fiscal justo”
Natalia Alonso
directora de la oficina de Oxfam ante la Unión Europea
Publicado : 12 Septiembre 2013

Podría llevar 25 años recuperar el nivel de vida anterior a la crisis económica.

A menos que se revisen, para el año 2025 las políticas de austeridad podrían poner en riesgo de padecer pobreza a entre 15 y 25 millones de ciudadanos europeos más–casi la población de los Países Bajos y Austria juntas.

Esto podría incrementar el número de personas en riesgo de padecer pobreza en Europa hasta los 146 millones, más de un cuarto de la población. Lo ha advertido hoy la organización internacional Oxfam, con motivo de la reunión de los ministros europeos de Economía que se celebrará mañana en Vilna, de que 

En su nuevo informe, La trampa de la austeridad, Oxfam concluye que las medidas de austeridad introducidas para equilibrar los libros tras el rescate bancario de 4,5 billones de euros están causando más pobreza y desigualdad, y que éstas podrían perdurar durante las dos próximas décadas.

Sin embargo, las medidas de austeridad no están logrando reducir el nivel de endeudamiento, tal y como se suponía que harían, ni impulsando un crecimiento económico inclusivo.

Oxfam afirma que existen alternativas a las políticas de austeridad que pueden extraerse de las lecciones aprendidas tras los catastróficos periodos de austeridad y recortes sociales que se produjeron en Latinoamérica, el sudeste asiático y África durante las décadas de los ochenta y noventa. A algunos países de estas regiones les llevó dos décadas volver a empezar de cero.

Natalia Alonso, directora de la oficina de Oxfam ante la Unión Europea, señala: "La gestión europea de la crisis económica amenaza con revertir décadas de progreso en materia de derechos sociales. Los agresivos recortes en la seguridad social, la sanidad y la educación, los derechos mermados de los trabajadores y un sistema fiscal injusto están atrapando a millones de ciudadanos y ciudadanas europeos en el círculo vicioso de la pobreza, que podría perdurar durante generaciones. No tiene sentido ni desde el punto de vista moral ni económico".

Podría llevar 25 años recuperar el nivel de vida del que disfrutábamos hace cinco años.

"Las únicas personas que se están beneficiando de las medidas de austeridad son el 10% de los europeos más ricos. Tan sólo ellos han visto aumentar su riqueza. España, Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y el Reino Unido –los países que están aplicando las medidas de austeridad de forma más rigurosa– pronto estarán entre los países con mayor desigualdad del mundo si sus líderes no cambian de rumbo. Por ejemplo, la brecha entre las personas ricas y las personas pobres en el Reino Unido y España podría equipararse a la de Sudán del Sur o Paraguay", añade Alonso.

Tras tres años, los principales defensores de las políticas de austeridad, como el Fondo Monetario Internacional y numerosos y respetados economistas, han empezado a reconocer que estas medidas no sólo no han logrado reducir el endeudamiento público ni los déficits presupuestarios sino que, además, han incrementado la desigualdad y frenado el crecimiento económico.

En muchos países europeos, el desempleo está alcanzando niveles récord, siendo las mujeres y las personas jóvenes las más perjudicadas. Para el 2018, en el Reino Unido se habrán perdido más de un millón de puestos de trabajo en el sector público y el doble de mujeres que de hombres perderá su empleo. Los salarios están disminuyendo rápidamente en los países en los que se están aplicando las medidas de austeridad más severas.

Al menos 1 de cada 10 hogares europeos con trabajo, vive en la pobreza, y esta estadística podría empeorar gravemente. Por ejemplo, las duras leyes hipotecarias españolas permiten a los bancos desalojar a 115 familias de sus hogares cada día. Incluso las personas con trabajo serán mucho más pobres que sus progenitores. Se espera que la pobreza infantil aumente en toda Europa.

Lecciones del pasado

"La historia se repite. Nuestros líderes están ignorando las dolorosas consecuencias que las medidas de austeridad de las décadas de los ochenta y noventa tuvieron durante muchos años para las personas de Latinoamérica, el sudeste asiático y África. Destrozaron sus economías y las personas pobres se volvieron más pobres incluso cuando el crecimiento resurgió", subraya Alonso. Los servicios básicos, como la educación y la sanidad, fueron recortados o privatizados, excluyendo a las personas más pobres y perjudicando gravemente a las mujeres. Como consecuencia, la brecha entre las personas pobres y las ricas se agrandó”.

En Indonesia llevó 10 años volver a los niveles de pobreza de 1997 mientras que en algunos países latinoamericanos costó 25 años volver a los niveles de pobreza que había antes de que las crisis comenzarán en 1981. "Ahora, Europa sigue el mismo camino", afirma Alonso.

Otras opciones

"Existen alternativas a la austeridad. En víspera de la reunión de los ministros europeos de Economía, hacemos un llamamiento a los Gobiernos europeos a liderar un nuevo modelo social y económico que invierta en las personas, refuerce la democracia y busque un sistema fiscal justo. Los Gobiernos podrían recaudar millones para servicios públicos como la sanidad y la educación subiendo los impuestos a las personas ricas y tomando medidas para combatir la evasión fiscal".

"Es posible impulsar un nuevo modelo de prosperidad. Invirtiendo en escuelas, hospitales, vivienda, investigación y tecnología, millones de ciudadanos y ciudadanas europeos podrían volver a trabajar e impulsar una economía sostenible".

Más información

Lee el informe: La trampa de la austeridad: el verdadero coste de la desigualdad en Europa.

Información complementaria

Notas para los editores:

  • El análisis de Oxfam está basado en la definición oficial de la Unión Europea del concepto de “pobreza”. En 2011, 121 millones de personas se encontraban en riesgo de padecer pobreza en la UE; un 24,3% de la población (fuente). El Institute for Fiscal Studies predijo que, si las medidas de austeridad continuaban como hasta el momento, entre 2010 y 2020 la tasa de pobreza en el Reino Unido aumentaría entre un 2,5 y un 5% entre varios grupos. Si el nivel de pobreza aumentase en la UE un 3% a lo largo de los próximos 12 años (hasta el 2025), el número de personas en riesgo de pobreza se incrementaría hasta los 14.963 millones. Si la tasa de pobreza se incrementase un 5%, supondría un aumento hasta 24.939 millones. 
  • Tras aplicar su programa de ajuste estructural durante los años noventa, Bolivia vio incrementarse en 16 puntos porcentuales la desigualdad de ingresos netos (después de impuestos y transferencias sociales) durante un periodo de seis años. Desde el comienzo de la aplicación de las políticas de austeridad, algunos países ya han experimentado un incremento de la desigualdad. Si España, Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y el Reino Unido experimentaran un aumento similar al de Bolivia, la desigualdad neta se incrementaría hasta los 0,47-0,51 puntos, haciendo que estos países se encontraran entre aquellos con mayor desigualdad del mundo. Según las últimas estimaciones, el coeficiente de Gini (un indicador de la desigualdad) de Sudán del Sur y Paraguay es 0,45 (2009) y 0,52 (2010) respectivamente. 
  • Desde que la crisis financiera estallara hace cinco años, muchos de los países que se han visto gravemente afectados por las medidas de austeridad – España, Grecia, Irlanda, Italia, Portugal y el Reino Unido– han sufrido una de estas dos consecuencias: o el 10% más rico de la población ha visto cómo sus ingresos totales aumentaban o el 10% más pobre ha visto cómo sus ingresos mermaban. En algunos casos se produjeron ambas. En otras palabras, las personas ricas se enriquecieron aún más y las personas pobres se empobrecieron aún más (según datos del Eurostat). 

Contactar

Para más información, contactar con:

Angela Corbalan en el + 32 (0) 473 56 22 60 o en angela.corbalan@oxfaminternational.org

Permalink: http://oxf.am/UEJ