Ayad Gharab, 31 y su familia. Foto: Sam Tarling/Oxfam
Muchas familias afirman haber gastado todo el dinero con el que huyeron de Siria.

El nivel de deuda entre los refugiados sirios se dispara

“Aquí las cosas son mucho, mucho más caras. Volver a la universidad requiere dinero. Si lo hago, no habrá suficiente para que todos sobrevivamos.”
Hadir Jasem
Refugiada siria en el Líbano
Publicado : 21 Noviembre 2013

Las encuestas a los refugiados hablan de niños y niñas que no pueden asistir a la escuela y de personas adultas que temen no volver a trabajar nunca más o no poder pagar sus deudas.

Una nueva encuesta realizada a más de 1.500 personas ha permitido obtener una imagen clara de la dura situación económica a la que se enfrentan las personas que han huido de Siria para refugiarse en Líbano.

De acuerdo con un nuevo estudio de investigación encargado por Oxfam y realizado por el Beirut Research and Innovation Centre (BRIC) el mes pasado, las familias refugiadas se ven obligadas a endeudarse cada vez más mientras sus miembros viven hacinados y con escasas posibilidades de encontrar trabajo.

Las más afortunadas (menos de un 20% de las familias) consiguen salir adelante gracias a pequeñas labores temporales que consiguen realizar. Pero con cinco personas a cargo por cada una de las personas que trabaja, es necesario estirar al máximo cada céntimo ganado.

El pueblo libanés ha demostrado una gran generosidad ofreciendo refugio seguro a las personas que huyen de Siria. Sin embargo, actualmente, los refugiados suponen, aproximadamente, un 25% de la población, lo que añade una presión extra al mercado laboral libanés que ahora se está evidenciando.

Hadir Jasem, de 21 años, huyó junto a su familia a Líbano hace dos años. Trabaja como asistente en una escuela por 200 dólares al mes. Está desesperada por volver a su casa en Siria y comenzar la universidad pero ella es el único sostén con el que cuenta su familia de 13 miembros.

Hadir afirmó: "Aquí las cosas son mucho, mucho más caras. Volver a la universidad requiere dinero. Si lo hago, no habrá suficiente para que todos sobrevivamos".

Deuda acumulada

La encuesta realizada evidencia que las personas están gastando el doble de lo que ganan. Los ingresos mensuales de una familia de refugiados son aproximadamente 250 dólares. Sin embargo, el gasto medio es de 520 dólares, incluyendo los gastos de alquiler (225 dólares) y en alimentos (275 dólares).

Las personas refugiadas han denunciado que el coste de dormir bajo un techo es exorbitado. Más de un 20% vive en condiciones exiguas en tiendas de campaña, chabolas, tiendas o sótanos porque no pueden permitirse un alquiler.

Muchas afirman haber gastado todo el dinero con el que huyeron de Siria (una media de 370 dólares) y haber pedido prestado dinero a familiares y amigos (algunos aún en Siria donde el nivel de vida es mucho menor) para llegar a fin de mes.

Una quinta parte de las personas encuestadas afirman haber vendido las joyas familiares y un pequeño número de familias señala que algunos vendedores o propietarios de casas compasivos les han fiado a pesar de que no está claro que puedan recuperar el dinero nunca.

“Una lucha diaria para sobrevivir”

Deuda familiar.

Nigel Timmins, que lidera la respuesta de Oxfam a la crisis de Siria desde Beirut, señala: "Las personas sirias refugiadas libran una batalla diaria para sobrevivir en un país en el que los empleos y los alquileres baratos son muy escasos. La constante búsqueda de empleo está acabando con las esperanzas de la gente".

"La competencia por cualquier trabajo entre los refugiados desesperados y los trabajadores libaneses pobres, que sienten que están siendo excluidos, es dura. Los trabajos estacionales en la agricultura, por ejemplo, se están acabando a medida que se acerca el invierno, y eso agrava la situación".

Sólo 1 de 4 niños va a la escuela

Algunas de las personas encuestadas afirman estar recibiendo ayuda de agencias de Naciones Unidas o de organizaciones como Oxfam. Pero a menos que haya una inyección masiva de fondos, los refugiados sirios se enfrentan a un futuro sumidos en la pobreza, sobreviviendo a base de dinero prestado y créditos. Los llamamientos de Naciones Unidas para la crisis en Siria han recibido tan sólo el 61% de los fondos necesarios.

Uno de los aspectos más trágicos de la precaria situación que viven las personas refugiadas en Líbano es el sombrío futuro que acecha a los niños y niñas sirios. Gracias a la encuesta, se concluye que tan sólo un 25% de la población infantil asiste a la escuela, lo que supone que una generación entera de niños y niñas sirios no recibirá una educación muy necesaria.

Muchos padres temen estar defraudando a sus familias al no poder dar a sus hijos una educación. A pesar de que las escuelas en Líbano son gratuitas, muchas familias refugiadas no pueden pagar los gastos adicionales, especialmente el transporte si las escuelas no están cerca.

Timmins afirma: "A medida que la crisis se prolonga, los padres se plantean si esto es sólo el comienzo de una pesadilla más larga y si sus vidas y las de sus hijos e hijas volverán a la normalidad".

Los problemas de las familias refugiadas van más allá del dinero, del alquiler o de la escuela. Las personas encuestadas también hablan de la angustia y la agonía que sufren a causa de la pérdida de sus amigos, del exilio, de la ira, de la falta de autoestima, de la pérdida de su dignidad, de las terribles condiciones en las que viven y debido a su mala salud.

Posibles oportunidades

"De momento, no parece que esto vaya acabar para muchas de las personas refugiadas. Tienen pocas posibilidades de lograr una fuente de ingresos regular y muchas viven con el miedo de no encontrar trabajo mañana o la semana que viene, sino de que pase mucho tiempo hasta que puedan proveer, de nuevo, para sus familias. Solo una solución política a la crisis en Siria les permitirá dejar de vivir en este limbo", apunta Timmins.

Oxfam y otras organizaciones trabajan estrechamente con el Gobierno Libanés para analizar las oportunidades potenciales de facilitar un medio de vida a las personas refugiadas y del Líbano más vulnerables. Entre las posibles iniciativas se valoran programas de dinero por trabajo, iniciativas de ahorro, formación profesional y el desarrollo de organizaciones humanitarias.

Más información

Descárgate el informe acerca de la encuesta hecha a la población siria refugiada en el Líbano

Crisis en Siria: el trabajo de Oxfam

Información complementaria

  • VNR, shot-list and script for broadcast media (Duración 5:10, formato HD PAL. También habrá una versión disponible por pistas).
  • Oxfam encargó al Beirut Research and Innovation Center (BRIC) realizar una serie de entrevistas y desarrollar una encuesta para valorar las necesidades de los refugiados sirios para planificar su labor humanitaria con el objetivo contribuir a su supervivencia en países vecinos. Se recogieron datos de más de 320 personas (entre ellas, 260 cabezas de familia, representando a un total de 1591 personas), 55 miembros de grupos objetivo y varios funcionarios municipales y personal de ONG.

  • El 77% de los hogares afirmaron estar endeudados. Los ahorros medios que las familias refugiadas encuestadas afirman haber llevado al Líbano son de 371 dólares por hogar.

  • Las personas encuestadas clasificaron sus mayores miedos en el siguiente orden: la pobreza (61%), verse obligado a vivir como un refugiado para siempre (55%), no tener un trabajo digno (29,6%).

  • A mediados de noviembre de 2013, más de 815.000 personas refugiadas huidas de Siria se han registrado o están a la espera de registrarse en Líbano. Se cree que muchas más han cruzado la frontera sin haberse registrado.

Contactar

Nigel Timmins, responsable de la respuesta de Oxfam a la crisis de Siria está disponible para entrevistas.

Para más información, contactar con: 

Janna Hamilton in Beirut, +961-760-27223, janna.hamilton@oxfamnovib.nl

Permalink: http://oxf.am/wwH