Vincent Malasador anima a una de las víctimas.Foto: Jane Beesley/Oxf

Tifón Haiyan: un mes de ayuda y medidas preventivas han permitido salvar millones de vidas, pero todavía hay grandes retos

“Ha sido un reto enorme conseguir que la ayuda llegara, pero la respuesta de la población Filipina y la comunidad internacional ha sido increíble.”
Justin Morgan
Director de país de Oxfam en Filipinas
Publicado : 6 Diciembre 2013

El apoyo internacional y la solidaridad de la población local han permitido salvar las vidas de millones de personas y evitar enfermedades

A pesar de la destrucción generalizada y los enormes obstáculos logísticos que el tifón Haiyan ha dejado a su paso, la rápida intervención, respaldada por un generoso apoyo internacional y la solidaridad de la población local, ha permitido salvar las vidas de millones de personas y evitar grandes brotes de enfermedades, informa Oxfam hoy.

Un mes después del impacto del peor tifón registrado que haya tocado tierra en Filipinas, la organización humanitaria afirma que las autoridades filipinas han comenzado a liderar y coordinar los complejos esfuerzos para proporcionar ayuda. Estos esfuerzos, combinados con la evacuación generalizada antes de que golpeara la tormenta, han permitido salvar vidas y evitar una emergencia de salud pública a pesar de la destrucción de hospitales, clínicas e infraestructuras de suministro de agua.

Gran generosidad internacional

Donantes y particulares de todo el mundo han hecho generosas contribuciones: se recaudaron cerca de 400 millones de dólares durante las primeras semanas tras la catástrofe y se proporcionaron recursos militares que han contribuido a sortear los enormes obstáculos logísticos. Estos obstáculos incluyen aeropuertos, puertos, carreteras y puentes dañados por la tormenta, así como un corte en las comunicaciones que sumió a la zona del desastre en un silencio informativo.

Tras el caos inicial provocado por la llegada de Haiyan, tanto las Naciones Unidas como organizaciones locales, nacionales e internacionales han colaborado satisfactoriamente con el Gobierno filipino, lo que ha permitido coordinar y extender la ayuda. Oxfam ya ha proporcionado ayuda a 250.000 personas, incluyendo la restauración del suministro de agua en Tacloban.

Justin Morgan, director de país de Oxfam en Filipinas, ha afirmado que “ha sido un reto enorme conseguir que la ayuda llegara, pero la respuesta de la población Filipina y la comunidad internacional ha sido increíble.”

Nuestro objetivo: apoyar a la población de las zonas rurales

“Nuestra principal preocupación ahora es proporcionar apoyo a las comunidades rurales que no hayan recibido ayuda adecuada, así como asegurarnos de que las personas sean capaces de reconstruir rápidamente sus casas y las infraestructuras y recuperar sus medios de vida, de manera que sean más resilientes ante futuros desastres.”

La evaluación de la situación que Oxfam publica hoy advierte que todavía hay grandes deficiencias, ya que millones de personas, especialmente en zonas rurales y de difícil acceso, apenas han recibido ayuda de manera oficial. Muchas de estas personas se han recurrido a organizaciones benéficas locales, iglesias y otros ciudadanos residentes en la zona y en el extranjero. Oxfam defiende que es necesario ampliar más rápidamente las medidas de socorro con el fin de proporcionar ayuda suficiente a todas las personas que lo necesiten.

Asimismo, será necesario proporcionar un apoyo a largo plazo considerable para prevenir que las zonas afectadas –muchas de las cuales ya se encontraban entre las más pobres del país– se suman todavía más en la pobreza y que las comunidades se vean expuestas a riesgos aún mayores cuando llegue el próximo tifón en un país en el que los desastres naturales ocurren con frecuencia.

Muchos retos por delante

Todavía hay enormes necesidades sin cubrir. Cerca de tres millones de personas dependen de algún tipo de ayuda alimentaria, y cuatro millones han perdido sus hogares y necesitan refugio. Una evaluación de Oxfam sobre la zona noroccidental de Leyte indicó que muchas comunidades no tenían nada que comer excepto la ayuda alimentaria que recibían, y menos del 10 % contaba con un refugio de emergencia adecuado. A su vez, existen riesgos para la seguridad de grupos vulnerables como las mujeres y los niños. La necesidad de acelerar y aumentar la escala de la ayuda es incuestionable.

Las organizaciones locales temen que el cambio climático haga que tifones como Haiyan sean cada vez más frecuentes en el futuro.

La prevención y adaptación son claves

Voltaire Alferez, coordinador nacional de Aksyon Klima Pilipinas, uno de los socios de Oxfam en el país, afirmó: “fenómenos como el tifón Haiyan es lo que nos espera en el futuro, ya que el cambio climático aumentará la severidad de los tifones en la región y el aumento del nivel del mar agravará los efectos de las tempestades mortales. Filipinas necesitará apoyo y programas a largo plazo para prepararse ante tormentas como esta. En última instancia, el país necesita abordar la amenaza que supone el cambio climático.”

Alrededor de 20 tifones golpean cada año Filipinas, y el país ha conseguido en cierta medida prepararse y reducir el riesgo de desastres. Consiguió evacuar a 800.000 personas antes de la tormenta, lo que sin duda ayudó a salvar muchas vidas. No obstante, es necesario que redoble sus esfuerzos para asegurar que las autoridades y organizaciones que se encuentran en primera línea de la respuesta a cualquier desastre estén mucho mejor equipadas de cara a futuros choques. La pobreza y las desigualdades que subyacen tras la vulnerabilidad de las personas son la principal razón por la que las comunidades en Filipinas se han visto tan severamente afectadas. A medida que el país avanza, una de sus prioridades debería ser abordar estos problemas.

Tormentas sin precedentes como el tifón Haiyan demuestran que las tormentas más fuertes causarán inevitablemente destrucción a su paso. La necesidad de alcanzar un acuerdo internacional para frenar las emisiones de carbono que agravan el cambio climático es más que apremiante.

Información complementaria

La organización humanitaria Oxfam ha ayudado a cerca de 250.000 supervivientes en su respuesta a la crisis humanitaria causada hace un mes por un súper tifón en el centro de Filipinas.

En Leyte, hasta ahora Oxfam ha proporcionado ayuda a 155.000 personas, en el norte de Cebú y la isla de Bantayan a 80.000 personas y en Samar a 11.200 personas.

En Tacloban, Oxfam, en colaboración con las autoridades locales, UNICEF y la organización local A Single Drop for Safe Water, ha ayudado a restablecer el suministro de agua para el 80 % de los habitantes de la ciudad durante la primera semana tras la llegada del tifón.

Aksyon Klima Pilipinas (AKP) es una red nacional compuesta por 40 redes y organizaciones de la sociedad civil que trabajan en diferentes aspectos relacionados con el cambio climático. Como red, AKP defiende la adaptación, mitigación, financiación e intercambio de tecnología para abordar el cambio climático tanto a escala nacional como internacional. Las organizaciones miembro trabajan con las autoridades locales para asegurar que sus planes y programas incluyan el cambio climático

Contactar

Para más información o para concertar entrevistas, póngase en contacto con:

En Filipinas
Ian Bray
+63 916 674 9742 - +63 919 509 8134
ibray@oxfam.org.uk

En España

Yasmina Bona
+34 93 214 75 89 – 667 744 785
ybona@OxfamIntermon.org

Laura Hurtado
+34 93 214 75 92 - 646 975 904
lhurtado@OxfamIntermon.org

Información relacionada

Súper tifón Haiyan en Filipinas

El 8 de noviembre de 2013, el tifón Haiyan azotó Filipinas dejando cerca de 14 millones de personas afectadas. Tres meses después, y a pesar del importante despliegue de ayuda nacional e internacional, las necesidades humanitarias en las áreas damnificadas continúan siendo enormes.

Raynaldo Basibas, de 55 años, superviviente del tifón. Foto: Anne Wright/Oxfam
Filipinas: esperando un futuro bajo la lluvia

Después de que el tifón Haiyan arrasara con todo lo que encontraba a su paso en la isla de Leyte, los habitantes de Barangay Magay, Tanauan, fueron engullidos por una ola gigante. Uno de los supervivientes nos cuenta su historia.

Rowena enfrente de su casa destruida en Catigbian, Tanauan
Tifón en Filipinas:”De repente nuestro techo salió volando”.

Rowena Bajado-Alcober, de 33 años, perdió a su madre, su padre y su hermano en el tsunami que hubo después que el Tifón Haiyan arrasara LeyteEn cuanto Oxfam visitó Catigbian para distribuir kits de higiene y agua, Rowena compartió su trágica historia.

Permalink: http://oxf.am/wqY