Love Syria. Photo: Oxfam

Conferencia de Kuwait: Los Estados deben comprometerse a proporcionar fondos para asistir a las víctimas de la crisis en Siria

“Cabe esperar que las necesidades humanitarias del pueblo sirio continúen aumentando a lo largo de este año e incluso más delante. Los países donantes no pueden dormirse en los laureles.”
Gareth Price Jones
Responsable de la respuesta Oxfam en Siria
Publicado : 15 Enero 2014

Nuevos análisis apuntan a que los Estados de Oriente Próximo y el Reino Unido proporcionan más ayuda humanitaria de la que les corresponde, mientras que Rusia y Japón se quedan a la zaga.
 
La organización internacional Oxfam señala que, en la conferencia de Kuwait, los Estados deben comprometerse firmemente a financiar la respuesta humanitaria a la crisis en Siria y a prestar apoyo a los países vecinos que acogen a los refugiados.
 
Un nuevo estudio publicado hoy por la organización pone en evidencia qué países están cumpliendo con sus obligaciones humanitarias, contribuyendo a financiar la respuesta a la emergencia en Siria, y cuáles no. 

Necesidades humanitarias urgentes

Mientras se busca una solución política duradera al conflicto en las negociaciones de paz de Ginebra, Oxfam subraya que los Estados donantes también deben dar prioridad a la financiación de los llamamientos de Naciones Unidas –que suman 6.500 millones de dólares– para, así, garantizar que los ciudadanos y ciudadanas sirios reciban la ayuda humanitaria que necesitan desesperadamente. Los Gobiernos que en Kuwait se comprometan a proporcionar fondos, también deben acordar medidas para mejorar la situación humanitaria y garantizar que se crean las condiciones necesarias para que las conversaciones de paz puedan tener éxito. 

Algunos Estados cumplen con creces

El estudio de investigación muestra que algunos Estados ya están proporcionando más ayuda de la que podría considerarse que les corresponde. Los Estados árabes –y, en especial, aquellos que acogen a los refugiados sirios– lideran esta particular clasificación con Jordania a la cabeza (12.720%), seguida de Líbano (5.617%), Kuwait (1.444%), Iraq (450%) y Arabia Saudí (324%.).

Dinamarca (379%), Noruega (380%) y el Reino Unido (298%) también cumplen sus obligaciones con creces, así como Turquía (930%).
 
Gareth Price Jones, responsable de la respuesta Oxfam en Siria y presente en la conferencia de Kuwait, ha señalado: “Esta conferencia se celebra en un momento clave, en el que el conflicto sigue propagándose y cabe esperar que las necesidades humanitarias del pueblo sirio continúen aumentando a lo largo de este año e incluso más delante. Los países donantes no pueden dormirse en los laureles. Aún queda mucho por hacer".
 
"Naciones Unidas ha hecho el mayor llamamiento de su historia y no sin motivo. La magnitud del llamamiento simplemente refleja la inmensa necesidad de ayuda. Si todos los países proporcionasen los fondos que les corresponden donar, el llamamiento recibiría financiación suficiente. Por tanto, urgimos a los Estados a no rehuir sus responsabilidades".

La mayoría de Estados van a la zaga

Sin embargo, casi dos tercios de los Estados –entre los que se encuentran algunos de los países más ricos del mundo, miembros del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico– están proporcionando muchos menos fondos de los que cabría esperar dado el tamaño de sus economías.
 
El estudio indica que, según la información proporcionada al Servicio de Supervisión Financiera (FTS, por sus siglas en inglés), la contribución de Rusia es bastante más inferior de lo que cabría esperar dado que tan sólo se ha comprometido a proporcionar un 5% de la cantidad que le correspondería. Japón también va a la zaga, habiendo comprometido tan sólo un 31%, así como Corea del Sur (5%).
 
Es posible considerar a Francia (77%) como un donante relativamente generoso pero, sin embargo, debe hacer más para contribuir al llamamiento revisado. Estados Unidos (88%) –el mayor donante a los llamamientos de Naciones Unidas– ha mostrado un liderazgo significativo pero, no obstante, también puede hacer más para proveer la cantidad que le corresponde.
 
El estudio de Oxfam calcula la cantidad de ayuda humanitaria que cada país debería proporcionar en función de su renta nacional bruta (RNB) y su riqueza. Cuando la organización realizó este análisis por última vez (en septiembre de 2013), Rusia y Francia iban muy a la zaga. El llamamiento de Naciones Unidas, de un total de 5.000 millones de dólares, lanzado el pasado mes de junio, estaba financiado en un 70% cuando cerró a finales del año pasado.

Los países vecinos también deben recibir ayuda adicional

Además de requerir que financien los últimos llamamientos de Naciones Unidas, en Kuwait, también se pedirá a los Estados que proporcionen ayuda económica muy necesaria a los países vecinos para financiar los planes de respuesta nacionales. Estos planes abordan los desafíos a los que estos países se enfrentan como consecuencia de haber acogido a millones de refugiados. Las infraestructuras y los servicios sociales de muchas comunidades se encuentran bajo una gran presión y precisan de recursos adicionales para aliviar las tensiones suscitadas y mejorar las condiciones de seguridad.
 
Price-Jones ha añadido: "No sólo el número de personas que necesita ayuda se incrementa cada vez más, sino que los gastos básicos y las materias primas son muy caras en Oriente Próximo. Los costes aumentan y cada céntimo cuenta. Se necesita dinero de forma urgente para cubrir necesidades básicas como alojamiento, alimentos y agua, tanto para los refugiados como para quienes aún están en Siria".

"Financiar totalmente esta respuesta humanitaria es algo necesario que la comunidad internacional debe hacer para ayudar a las víctimas de esta crisis. Pero no es suficiente. Muchos de los Gobiernos que participan en la conferencia de Kuwait también estarán presentes en Ginebra y deben apoyar unas negociaciones de paz inclusivas y emprender acciones para aliviar la situación humanitaria y sentar las bases para la resolución del conflicto". 

Información complementaria

1.- Los cálculos de Oxfam están basados en datos proporcionados por el Servicio de Supervisión Financiera (FTS, por sus siglas en inglés) y el Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia de la ONU, y el Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO, por sus siglas en inglés). Las posibles contribuciones bilaterales han sido confirmadas por los donantes. Oxfam ha hecho un gran esfuerzo por asegurar que la información utilizada en este análisis es tan precisa cómo es posible pero no puede garantizarlo. Las cifras se comprobaron el pasado viernes, 10 de enero. Las cifras relativas a la RNB proceden de los datos del Banco Mundial sobre RNB y paridad de poder adquisitivo en 2012 (según el valor actual del dólar).

2.- Según el Servicio de Supervisión Financiera de Naciones Unidas, en 2013 el 62,5% de los fondos destinados a la respuesta de emergencia en Siria se canalizados a través de agencias de la ONU, un 20,9% a través de ONG internacionales y algo más de un 1% a través de acuerdos de financiación bilaterales. De los fondos proporcionados a las ONG, el 98,34% se destinó a ONG internacionales y sólo un 1,64% a ONG nacionales.

3.- Rusia aparece en el FTS de Naciones Unidas como uno de los 20 principales donantes del llamamiento humanitario para Siria de 2013. Sin embargo, las cifras utilizadas en nuestro análisis hacen referencia a la contribución total de Rusia a la respuesta combinada en Siria y a la crisis de los refugiados en 2012 y 2013, así como a los llamamientos del CICR y del IFRC y a los llamamientos nacionales para los Gobiernos de Jordania y Líbano. Las cifras están basadas en los datos más recientes del FTS disponibles en su página web a fecha 10 de enero de 2014.

Contactar

Para más información o concertar entrevistas con Gareth Price Jones, póngase en contacto con Vanessa Parra en el +961 70061797 o en el +12029040319. También en Twitter @ParraV

Permalink: http://oxf.am/wgG