Cubo potabilizador de agua de Oxfam. Foto: Jane Beesley/Oxfam
La tormenta provocada por el tifón Haiyan destrozó más de 30.000 embarcaciones.

3 meses después del tifón Haiyan, la población más pobre sigue sin acceso a la ayuda humanitaria

“Sin un apoyo económico, cientos de miles de trabajadores y trabajadoras cualificados se encontrarán sin trabajo durante los próximos años.”
Justin Morgan
El director de país de Oxfam en Filipinas
Publicado : 6 Febrero 2014

Carrera contrarreloj para los productores  de coco, comerciantes y pescadores víctimas del tifón

La enorme respuesta humanitaria inmediatamente posterior al tifón que azotó Filipinas el pasado mes de noviembre ha logrado salvar miles de vidas. Sin embargo, tres meses después, la ayuda no llega a sus víctimas más pobres: productores de coco, comerciantes  y pescadores.

Más de un millón de familias en las áreas afectadas por el tifón vivían de la próspera industria del coco. Ahora, su principal fuente de ingresos ha sido diezmada  y dependen en gran medida de la ayuda humanitaria. Los vientos de hasta más de 300 kilómetros por hora destruyeron más de 33 millones de cocoteros, algunos de cuales tardarán entre seis y ocho años en volver a crecer.

Las últimas cifras indican que no se ha destinado fondo alguno a dar apoyo a las familias pescadoras o de la industria del coco. Además, el Gobierno de Filipinas está proporcionando con gran retraso la asistencia a la agricultura y la reconstrucción comprometidas. El 60% de los productores de coco a pequeña escala, que ya vivían en situación de pobreza antes del tifón, sobreviven, ahora, gracias a la ayuda alimentaria y económica.

La agricultura y la pesca, las áreas económicas más castigadas

Las familias agricultoras no sólo se enfrentan a años de ingresos perdidos sino, además, a una carrera contrarreloj para despejar la tierra de árboles caídos antes de que estos vuelvan a echar raíces en poco tiempo. El serrín y la madera caída son un caldo de cultivo para plagas, en especial la del escarabajo rinoceronte, que infestará los pocos árboles en pie a menos que la tierra sea desbrozada para replantar. Esta labor urgente corre peligro de retrasarse aún más debido a unas leyes sobre la propiedad de la tierra muy desiguales, conforme a las cuales los trabajadores agrícolas más pobres deben solicitar permiso a los propietarios de las tierras antes de comenzar a despejarlas.

A su paso, la tormenta provocada por el tifón Haiyan destrozó más de 30.000 embarcaciones, privando a los hombres y mujeres que viven de la pesca de una fuente de ingresos segura. La mayoría de las personas que dependen del mar y de los manglares para ganarse la vida se enfrentan, además, a una posible reubicación, lejos del océano. Una ley promulgada por el Gobierno que prohíbe construir casas residenciales a menos de 40 metros de la costa amenaza con alejar a estas personas de sus embarcaciones, a menos que encuentren un lugar alternativo y seguro en las proximidades.

El director de país de Oxfam en Filipinas, Justin Morgan, ha señalado:

"Millones de personas se encuentran en la cuerda floja, sin saber cómo sobrevivirán durante los próximos meses o, incluso, años. Los productores y comerciantes de coco son una parte integral de una de las industrias más productivas de Filipinas y, sin embargo, están siendo ignorados en los esfuerzos de recuperación. Sin un apoyo económico u otras opciones para conseguir ingresos, cientos de miles de trabajadores y trabajadoras cualificados y productivos se encontrarán sin trabajo durante los próximos años”.

"El rápido despliegue de la ayuda internacional en los primeros tres meses posteriores a la emergencia ha evitado que el hambre y las enfermedades se propaguen. Pero a menos que el Gobierno proporcione asistencia a las familias agricultoras y pescadoras más pobres, facilitándoles una ayuda práctica, todos los logros alcanzados hasta el momento podrían desvanecerse".

A finales de diciembre, más del 29% de la población afectada por el tifón dependía de la ayuda alimentaria. En ocasiones, más de una cuarta parte de estas personas se veía obligada a no comer en todo el día.

Hasta el momento, la respuesta gubernamental es muy insuficiente para cubrir las necesidades de las personas damnificadas. Por ejemplo, el Departamento de Pesca y Recursos Acuáticos tan sólo se ha comprometido a ayudar a reparar 1.000 embarcaciones.

La respuesta de Oxfam

Desde Oxfam hemos suministrado a las cooperativas agrícolas motosierras y aserraderos para despejar la tierra de cocoteros caídos para así poder replantarla y convertir los troncos caídos en madera aprovechable. También hemos ayudado a las familias pescadoras a reparar sus embarcaciones y les proporcionaremos un capital inicial para emprender pequeños negocios, así como redes y kits de pesca, semillas y fertilizantes.

En total, la organización ha asistido a casi 550.000 personas durante los tres primeros meses de las respuesta, contribuyendo a proveer agua potable a más de 200.000 personas en Taclobán ayudando al Gobierno a reparar tuberías rotas. Además, hemos suministrado kits de higiene, servicios de saneamiento, ayuda económica en efectivo, kits para potabilizar el agua,  semillas de arroz, material para refugio y kits para mujeres gestantes, llevado a cabo acciones formativas sobre higiene y eliminado escombros y residuos.

Información complementaria

Descárgate nuestro informe para medios (en inglés)

1.   Casi 5,6 millones de personas requieren ayuda alimentaria y apoyo para evitar la inseguridad alimentaria y recuperar sus medios de vida agrícolas y pesqueros (ONU, OCHA).

2.   Antes del tifón, los productores de coco y los trabajadores agrícolas ganaban una media de un dólar al día durante todo el año. En la región de Bisayas Orientales, donde el tifón provocó una mayor devastación, la Autoridad Filipina del Coco (PCA, por sus siglas en inglés) estima que 33 millones de cocoteros y 295.191 hectáreas de tierras han sufrido daños, poniendo en riesgo las vidas y medios de subsistencia de 1.160.332 hogares, aproximadamente.

3.   Las familias pescadoras en situación de pobreza representan más de un tercio de la producción pesquera de Filipinas.

4.   Las exportaciones de aceite de coco de Filipinas, el mayor proveedor mundial de esta materia prima, cayeron un 18,3% en diciembre. El aceite de coco es la principal materia prima para la exportación del país y genera una media de 935 millones de dólares en ingresos anuales por exportación.

Contactar

Anna Ridout en Filipinas al +63 916 674 9742 ó +63 919 509 8134 ó aridout@oxfam.org.uk

Más información

Súper tifón Haiyan en Filipinas

El 8 de noviembre de 2013, el tifón Haiyan azotó Filipinas dejando cerca de 14 millones de personas afectadas. 6 meses después, estamos preocupados por la lenta recuperación en las áreas damnificadas continúan siendo enormes.

Después del tifón Haiyan: recuperarse y seguir adelante

Más de 200 familias de Hernani, en la provincia de Samar, tratan de recuperar sus vidas tras el tifón Haiyan. El equipo de Oxfam distribuye agua potable y evalúa los medios de vida a largo plazo para ayudarlos a volver a mantenerse en pie y luchar por su futuro de manera autónoma.

Cubo Rubik de Oxfam
Cómo luchamos contra la pobreza

La injusticia de la pobreza requiere una respuesta práctica y poderosa para poder eliminar sus causas y el impacto sobre la vida de las personas.

Permalink: http://oxf.am/wPW