República Dominicana: la violencia contra la mujer es asunto público

La violencia sexual y doméstica contra la mujer es ilegal en la República Dominicana desde 1997, pero las creencias culturales arraigadas hacen que la implementación de las leyes que protegen a la mujer vaya muy por detrás de la ley. Roque Feliz explica cómo Oxfam GB (Oxfam Internacional en el Reino Unido) ha trabajado para aportar apoyo a las mujeres y promover la idea de que la violencia doméstica no es un asunto privado.

La violencia sexual y doméstica contra la mujer es ilegal en la República Dominicana desde 1997, pero las creencias culturales arraigadas hacen que la implementación de las leyes que protegen a la mujer vaya muy por detrás de la ley. Roque Feliz explica cómo Oxfam GB (Oxfam Internacional en el Reino Unido) ha trabajado para aportar apoyo a las mujeres y promover la idea de que la violencia doméstica no es un asunto privado.

La violencia contra la mujer se encuentra generalizada en la República Dominicana: según los datos, un 24 por ciento de mujeres de edades entre los 14 y los 49 años han sufrido abusos, y más de 600 mujeres han sido asesinadas en los últimos cinco años, la mayoría por sus compañeros o excompañeros.

”˜En la disputa entre marido y mujer, nada se ha de hacer' dice un viejo refrán, que explica el por qué de la falta de apoyo a las víctimas de la violencia doméstica. Desde 1999, Oxfam viene financiando a las contrapartes Profamilia, el Centro Aquelarre y el Núcleo de Apoyo a la Mujer (NAM) para proporcionar servicios de ayuda directos a mujeres víctimas de los abusos, y para presionar a los servicios de salud, las fuerzas policiales y el poder judicial a responder de forma positiva ante las necesidades de las mujeres víctimas de la violencia. Este trabajo ha tenido un éxito considerable:

  • 3.000 mujeres han recibido apoyo de cuatro Unidades de Apoyo Emocional y Legal financiadas por el programa. Además, 755 mujeres han recibido el apoyo necesario para presentar denuncias y llevar los casos ante los tribunales.

  • Se ha formado a 115 médicos, 48 psicólogos y 22 estudiantes para detectar casos de violencia por motivo de género y para dar apoyo a las mujeres afectadas. Los médicos han referido a varios miles de mujeres a las unidades de Apoyo Emocional.

  • 126 oficiales de policía y 230 fiscales han recibido formación sobre derechos humanos, igualdad de género y acuerdos y leyes sobre violencia contra la mujer.

  • Se han publicado tres estudios a nivel nacional sobre asesinatos de mujeres en la República Dominicana, que sirven para apoyar las labores de incidencia política.

  • Las campañas anuales de observancia del Día Internacional de la Erradicación de la Violencia Contra la Mujer han recibido apoyo, a modo de sensibilización respecto a estos temas.

  • La Oficina del Fiscal General ha recibido asesoramiento respecto al desarrollo de un protocolo a seguir por todas las oficinas fiscales del país. Esto significa que los fiscales no podrán aducir desconocimiento de los pasos a seguir en casos de violencia por motivo de género.

  • Se ha creado una comunidad de profesionales, especialmente de abogadas, psicólogas y asesoras, para aportar apoyo directo a las víctimas. Esta comunidad de profesionales es un punto de partida en el desarrollo de estrategias para combatir la violencia..

El programa, como es natural, se ha enfrentado por el camino a varios retos. Un cambio de gobierno supuso cambios administrativos en los órganos gubernamentales, por lo que hubieron de rehacerse todas las relaciones que se habían establecido: el apoyo de personas claves, en especial de dos fiscales generales del país, el director de la escuela nacional de la judicatura y el director del colegio nacional del ministerio público, ha sido crucial para el éxito del programa. La carencia de las habilidades necesarias para la intercesión y el cabildeo que se encontraron en un principio han sido superadas mediante la aportación de asesoramiento y apoyo a las contrapartes por especialistas internacionales.

Pero por encima de todo, la existencia de un fuerte movimiento de mujeres y la capacidad de Oxfam de trabajar en colaboración con otras agencias internacionales han sido los dos aspectos clave que nos han permitido apoyar los esfuerzos en curso por cambiar el sentir popular sobre el
derecho de las mujeres a vivir una vida sin violencia.

Roque Feliz, Coordinador de Programa, República Dominicana

Palabras clave: