“Gracias al apoyo de Oxfam, ni yo ni mi familia hemos necesitado ayuda de emergencia durante la sequía”

La sequía lleva meses azotando el Cuerno de àfrica, una de las zonas más pobres del continente. En la región somalí de Etiopía, frontera con Somalia y Kenia, Oxfam Internacional lleva 3 años apoyando a 7 cooperativas de ahorro y crédito con un total de 364 mujeres. Con su apoyo y el de la contraparte local PCAE, estas mujeres han emprendido pequeños negocios que les han permitido mejorar la calidad de vida de ellas y sus familias, así como conseguir el reconocimiento y la confianza de sus comunidades.

Testimonio de dos mujeres miembros de las cooperativas de ahorro y crédito de la región somalí en Etiopia.

La sequía lleva meses azotando el cuerno de àfrica, una de las zonas más pobres del continente. En la región somalí de Etiopía, frontera con Somalia y Kenia, Oxfam Internacional lleva 3 años apoyando a 7 cooperativas de ahorro y crédito con un total de 364 mujeres. Con su apoyo y con el de la contraparte local PCAE, estas mujeres han emprendido pequeños negocios que les han permitido mejorar la calidad de vida de ellas y sus familias, así como conseguir el reconocimiento y la confianza de sus comunidades. Dos mujeres que forman parte de estas cooperativas nos explican como su vida y las de sus familias han cambiado gracias a su propio esfuerzo y al apoyo de Oxfam Internacional.


Aday Isaac, tiene 29 años, es viuda y madre de cinco hijos de 5 a 15 años. Gracias a un crédito de 40 euros que recibió de la cooperativa de mujeres de la que es parte, consiguió iniciar un pequeño restaurante en el municipio de Filtu. “Cuando recibí el crédito por primera vez, la gente decía que no seria capaz de devolverlo. Pero yo les he demostrado que soy capaz de gestionar el dinero como cualquier otro ser humano”. “Antes era una mujer pobre en una familia pobre, ahora puedo enviar a todos mis hijos a la escuela y he podido construir mi propia casa”. “Gracias a la formación recibida, ahora puedo leer y escribir, e incluso decidí presentarme a las elecciones regionales el año pasado, aunque no las gané. Quiero hacer algo por mi comunidad y en especial por mejorar la situación de las mujeres”.

 OxfamFatuma Farah solía trabajar todas las noches vendiendo te a los camioneros que paraban en Filtu camino a Addis Ababa. Su marido la abandonó a ella y a sus 10 hijos hace 14 años por otra mujer. Con su esfuerzo y el de su familia y un pequeño crédito de 40 euros de la cooperativa, empezó un negocio de venta de ropa. Con un segundo crédito de otros 40 euros, abrió una carnicería, donde trabaja una de sus hijas. “En la cooperativa tenemos muchos planes de futuro. Queremos que más mujeres puedan beneficiarse del crédito”. “Gracias a este proyecto, ni yo ni mi familia hemos necesitado de ayuda de emergencia y aunque con dificultades, estamos saliendo adelante”.

Texto: Intermón Oxfam

Palabras clave: