Sobrevivir en los campos de refugiados palestinos de Líbano

Najdeh, contraparte de Oxfam Novib (Oxfam Internacional en los Países Bajos), imparte educación, proporciona atención en salud y fomenta el empleo en los campos de refugiados palestinos de Líbano. Cuando es necesario, facilita ayuda de emergencia.

Najdeh, contraparte de Oxfam Novib (Oxfam Internacional en los Países Bajos), imparte educación, proporciona atención en salud y fomenta el empleo en los campos de refugiados palestinos de Líbano. Cuando es necesario, facilita ayuda de emergencia.

Algunos campos ya existen desde hace cincuenta años. Muchos palestinos han nacido y crecido allí. Najdeh ayuda a los refugiados palestinos de Líbano y se esfuerza sobre todo por las mujeres, por conseguir puestos de trabajo y por la igualdad de derechos de los refugiados. La guerra entre Israel y Hezbolá en el verano de 2006 empeoró la situación de los campos de refugiados.

Najdeh ”“ que significa ayuda ”“ prestó ayuda de emergencia, porque era prácticamente la única organización que disponía de la logística y los recursos necesarios. Laila Ali, que es directora adjunta de Najdeh y que pasó su infancia en el campo Shatila, afirmó: “Suministramos a miles de familias alimentos, leche, utensilios de cocina, cobijas, colchones, pañales, ropa interior, compresas, medicamentos y agua limpia. Estos campos ya abarrotados de gente además tuvieron que acoger a gente procedente de campos de la frontera israelí y a libaneses huidos.”

Las bombas sin explotar generan desempleo
En periodos más tranquilos, Najdeh mejora la vida de los palestinos con un enfoque integral. Ali: “ Combinamos la alfabetización y la formación profesional. La mayoría de los palestinos son campesinos, trabajo que ahora está paralizado por las bombas cluster sin explotar que están diseminadas por todas partes. Ayudamos a los refugiados a encontrar trabajo. Más del 70 por ciento de los palestinos que acaban la formación, consiguen trabajo fuera de los campos. Suelen ser buenos puestos de trabajo, como contables, peluqueras o en la automatización. Eso no quita que los palestinos aún sigan ganando menos que los libaneses y que a menudo van a parar al circuito de trabajo negro.”

Para los niños, hay escuelas infantiles y de primaria. Aprenden, entre otras asignaturas, árabe y un inglés básico mediante juegos, libros de ilustraciones y canciones. Así se les prepara para seguir la educación media en escuelas creadas por las Naciones Unidas para los palestinos. Najdeh imparte educación profesional y busca lugares donde las mujeres puedan hacer prácticas, de forma que, por ejemplo, puedan montarse un taller de confección de ropa.

Combatir la corrupción
Por lo demás, Najdeh defiende los derechos humanos de los palestinos. Ali: “Pedimos a la Unión Europea y al Gobierno holandés que ejerza presión ante Israel y Líbano, para combatir la corrupción y conseguir los derechos civiles para los palestinos. En cualquier parte del mundo, la gente y las organizaciones nos pueden ayudar a demostrar lo que realmente está ocurriendo en dicha región.”

Texto: Oxfam Novib (Oxfam Internacional en los Países Bajos)

Palabras clave: