"Cuando no hay aceite, no hay agua" - Paul Mayan Mariao, Kaikor

Debido a las bajas precipitaciones de las tres últimas estaciones, la escasez de agua está afectando gravemente a gran parte del norte de Kenia, donde residen muchas comunidades de pastores. Oxfam Internacional está facilitando combustible y ayuda para que los pozos de sondeo reinicien su actividad en Turkana.

Debido a las bajas precipitaciones de las tres últimas estaciones, la escasez de agua está afectando gravemente a gran parte del norte de Kenia, donde residen muchas comunidades de pastores. Oxfam Internacional está facilitando combustible y ayuda para que los pozos de sondeo reinicien su actividad en Turkana.

Las cabezas de ganado proporcionan ingresos y comida a los pastores, pero la escasez de agua está provocando la muerte de los animales y está poniendo en peligro la subsistencia de la población. En los terrenos áridos y semiáridos, el agua siempre es un recurso preciado y, en Turkana, los pastores dependen a menudo de la provisión que obtienen de los ríos estacionales con pozos temporales excavados a mano, las aguas superficiales y los embalses. También es posible encontrar pozos de sondeo, aunque no demasiados para no provocar roturas en el sistema, hasta el punto de que algunos sólo se emplean como último recurso. Estos pozos están situados en rutas estratégicas, de tal manera que los pastores puedan alimentar y dar de beber al ganado a lo largo de cientos de kilómetros.

 Jane Beesley/ OxfamEn Naadunga, John Egailan señala que “la duba, o bomba de mano, es la única fuente de agua. El agua simplemente va goteando y preserva una zona amplia. Suministrar agua de esta forma nos ha causado bastantes problemas debido a las colas enormes que se forman y a las disputas que se originan. La diócesis católica se ocupa de todo, aunque para mí supone una preocupación, puesto que tengo que estar presente por razones de seguridad para evitar que se produzcan disputas y enfrentamientos”.

Bombas

Los pozos de sondeo son sistemas motorizados o dubas (bombas de mano). Las bombas motorizadas se localizan en zonas donde la capa freática es menos elevada. Cuando hay escasez de agua, la población debe desplazarse más lejos, las colas son más largas y los pozos funcionan las 24 horas del día. El mayor uso y demanda de los pozos de sondeo supone que éstos se averíen, y si esto sucede, el ganado probablemente no conseguirá llegar al siguiente pozo, a causa de las malas condiciones en las que se encuentra. Como la población es cada vez más pobre, nadie puede permitirse el lujo de comprar aceite y gasóleo para que funcionen las bombas mecanizadas. El resultado es un círculo vicioso que se agrava por la situación de escasez de agua de la región.

En partes de Turkana, Oxfam Internacional está empezando a prestar ayuda en 12 pozos. Les está suministrando gasóleo y está sufragando los costes de reparación, adquisición de piezas, rehabilitación y formación de equipos de emergencia pertenecientes al Ministerio de Recursos Hídricos e Irrigación. Este apoyo está beneficiando, como mínimo, a 150.000 personas y a su ganado, y el suministro de gasóleo se ha confirmado como la intervención más rápida para que los pozos reinicien su actividad.

Migración

Oropoi se encuentra a 180 km. al noroeste de Lodwar, centro de operaciones de Oxfam, y cerca de la frontera ugandesa. En este lugar, la escasez de agua obliga a los habitantes a buscar pastos y agua en la frontera entre Kenia y Uganda, lo que ocasiona conflictos. Miembros del Comité del agua de Oropoi comentaron que “en estos momentos, el generador funciona las 24 horas del día. Esto es estupendo por dos razones: en primer lugar, porque la población y el ganado disponen de agua. De lo contrario, el ganado hubiera muerto. En segundo lugar, porque la falta de agua nos hubiera obligado a emigrar a algún lugar cercano a la frontera con Uganda".

Reparaciones
Según Lopeto Alta “la bomba de agua es una buena iniciativa en esta zona. Proporciona una ayuda inestimable, aunque existe un pequeño problema: una sola bomba tiene que suministrar varios miles de litros de agua, y ya lleva mucho tiempo funcionando sin descanso, por lo que nos preocupa que se estropee. Necesitamos piezas de recambio, aceite y más herramientas”. Muy pronto recibirán más apoyo. Cuando se le pregunta a Lopeto acerca de su reacción al respecto afirma que “la noticia es estupenda. Me llena de alegría”.

Libertad

 Jane Beesley/OxfamRegina Ebei señala que “gracias al gasóleo, ahora disponemos de agua permanentemente. Antes, el agua manaba de forma irregular. Me siento feliz ya que podemos obtener agua con asiduidad. Ahora ya no es una traba: puedo usarla para cocinar, lavar y también para beber. Antes, al haber poca agua, teníamos el inconveniente de que sólo podíamos cocinar cuando había agua disponible. Ahora puedo hacerlo cuando quiero. Tengo dos hijos. Ahora pueden ir al colegio con ropa limpia, y puedo darles de beber con frecuencia. No tengo que dejarles solos cuando voy a buscar agua, y el agua que traigo está limpia. Vengo dos veces al día: una por la mañana y otra antes de anochecer. No puedo venir una única vez, debido al tiempo que se tarda, al número de personas que esperan y a que únicamente dispongo de estos recipientes para transportarla".

Gasóleo

George Otin, el director del proyecto de Oxfam Internacional en Turkana explica que “nuestra prioridad es el suministro de gasóleo, para que los sistemas motorizados funcionen 24 horas al día y de manera gratuita. Si tuviéramos que transportar el agua, el dinero se acabaría en seguida. Con este tipo de intervención podemos ayudar a un número mayor de personas y de animales, mientras que los camiones cisterna con agua servirían tan sólo para las personas. Este programa también nos ayuda a consolidar los comités locales de gestión. La creación de estas capacidades serán beneficiosas en el futuro ya que las comunidades contemplan futuras medidas y planes de contingencia”.

Palabras clave: