El pueblo zimbabuense vive una dura época de hambruna

La escasez de alimentos en Zimbabue ha alcanzado su punto más crítico en un momento en el que más de la mitad de la población depende de la ayuda alimentaria, tal y como revelaba hoy Oxfam.

La agencia ha advertido de que la situación podría empeorar rápidamente ya que las familias más vulnerables se preparan para recibir raciones de comida más pequeñas este mes debido al déficit de financiación. Para el próximo mes se esperan recortes similares.

Además de los cinco millones de zimbabuenses que dependen de la ayuda alimentaria, cerca de un millón de personas necesitadas de alimento no van a recibir ayuda alimentaria este mes debido a la insuficiente financiación.

A pesar de los recientes donativos, el Programa Mundial de Alimentos de la ONU todavía afronta un déficit de aproximadamente 65 millones de dólares para sus operaciones en Zimbabue hasta finales del mes de marzo.

“Instamos a los gobiernos de los países ricos de todo el mundo a que aumenten su contribución ante el llamamiento de ayuda alimentaria de emergencia de la ONU para que nadie se quede sin comida”, dijo Peter Mutoredzanwa, director regional de Oxfam en Zimbabue. “La falta de alimentos pone en peligro la vida de muchas personas. Están muy débiles y por lo tanto tienen menos recursos para luchar contra el cólera, que se ha propagado por todo el país, o el VIH/sida.

“He visto a gente que lleva días sin comer”, dijo Mutoredzanwa. “Otros me dijeron que se habían alimentado con frutos silvestres y vegetales. En los centros de tratamiento del cólera, ni el personal sanitario ni los familiares de los pacientes les han podido proporcionar comida de manera regular, lo que frena su recuperación.

“Todo parece indicar que la cosecha de este año será incluso peor que la del año pasado y que la falta de comida podrá continuar durante el 2010. Además de tratar las necesidades más inmediatas, los países contribuyentes deben considerar también las aportaciones a largo plazo para ayudar a los agricultores a evitar futuras situaciones de emergencia alimentaria y de falta de alimentos. Esto puede conseguirse si se distribuyen semillas para las cosechas de invierno, se facilita el acceso de los agricultores a los fertilizantes y se invierte más en agricultura”.

Esta semana, Oxfam ha empezado a distribuir su ayuda alimentaria mensual a las familias más vulnerables, en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos de la ONU. Oxfam está ayudando a alimentar a más de 253.000 personas que viven en los tres distritos de la provincia de Midlands, situada en el centro de Zimbabue, una de las zonas con más escasez de alimentos del país.

La población recibirá este mes 10 kg. de cereales y 1 kg. de legumbres, cantidad inferior a los 12 kg. de cereales y 1,28 kg. de legumbres del mes de octubre. El aceite de cocina también se ha visto disminuido de los 0,6 litros del mes pasado a los tan sólo 0,45 litros, a la vez que no se distribuirá sémola de maíz. Además, el número de personas que podrán recibir ayuda alimentaria se verá limitada a un máximo de seis por hogar.

Las familias están desesperadas y han empezado a vender enseres domésticos y su ganado para comprar alimentos básicos. Una encuesta llevada a cabo recientemente por el Programa Mundial de Alimentos reveló que alrededor de uno de cada cinco hogares, incluidos aquéllos que reciben ayuda alimentaria, habían vendido parte de sus bienes en algún momento durante los últimos tres meses, y que el 70% lo habían hecho para comprar comida. Sin su ganado y posesiones más valiosas, estas familias son todavía más vulnerables ante la futura crisis.

En el estudio el 12% de los hogares afirmaron no haber comido nada el día anterior.

En Zimbabue escasean las semillas y los fertilizantes, y la mayoría de los agricultores no pueden adquirir insumos agrícolas ya que éstos ahora se venden únicamente en divisa extranjera y no en la moneda local de Zimbabue.

Notas a los editores

1. De acuerdo con las recientes estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 2.100 personas han muerto a causa del cólera y más de 40.000 padecen esta enfermedad.

Contacto para medios