Miles de hogares quemados y nuevas atrocidades en el este del Congo

La agencia solicita la acción internacional urgente para ayudar a la población civil, mientras aumentan las operaciones militares

Se están cometiendo atrocidades contra los habitantes de zonas remotas del este del Congo, donde continúa la lucha entre el ejército congolés y el grupo rebelde FDLR, informa la agencia internacional Oxfam.

En una reciente visita de campo al territorio de Lubero en Kivu del Norte, donde Oxfam ha incrementado sus operaciones de emergencia debido a las luchas, los habitantes informaron de que varios miles de casas han sido incendiadas desde que se iniciaron las operaciones militares en enero. Sólo la semana pasada, al menos 250 nuevas casas fueron reducidas a escombros.

Marcel Stoessel, director de Oxfam en la República Democrática del Congo, que recién acaba de regresar de la zona de conflicto, expresó: "No hay lugar seguro en la zona que he visitado. Se fuerza a los aldeanos a escapar, algunos por quinta o sexta vez, mientras en el camino van cayendo familiares. A las mujeres las violan y abusan de ellas. A la gente la despojan de las pocas posesiones que tiene, y reducen las casas a escombros: todo esto está sucediendo en este mismo instante, mientras el mundo mira para otro lado.

“Las historias que he escuchado son desgarradoras. Una mujer me contó que fue testigo de la brutal violación de una vecina por parte de tres hombres armados. Ella cree que la víctima debió haber muerto después del aquello. Ella logró escapar con sus hijos, pero su esposo escapó en otra dirección, y ella no sabe dónde se encuentra ahora”.

Al menos 250.000 personas han tenido que huir de sus casas desde enero. Oxfam se siente alarmada por la falta de protección a civiles en sus aldeas, pero también por su seguridad en los pueblos hacia los que escapan, donde hombres armados siguen cometiendo serios abusos.

Las fuerzas de paz de Naciones Unidas no cuentan con los suficientes efectivos para patrullar las zonas afectadas por la nueva violencia, y esto mantiene a la población civil temerosa y vulnerable. Si bien hay unos 17.500 efectivos de la MONUC en el país, esta fuerza tiene una presencia poco visible en las zonas hacia las cuales ha escapado la gente.

“Las comunidades nos han expresado su deseo de ver más efectivos de la fuerza de paz patrullando a pie, pues esto les haría sentirse más seguros”, recalcó Stoessel. Oxfam le solicitó a la MONUC que garantice que se desplieguen sus efectivos en zonas en que puedan proteger mejor a quienes estén en riesgo.

Este mes, Oxfam ha aumentado significativamente su respuesta de emergencia para salvar vidas, proporcionando agua potable y saneamiento, y tomando decisivas medidas de promoción de la higiene. Se estima que hasta 150.000 personas adicionales se beneficiarán de esta ayuda.

Mientras las operaciones militares contra el FDLR se extienden hacia Kivu del Sur, Oxfam expresa su preocupación por la población civil en esa zona, ya que los informes iniciales hablan de miles de personas que ya empiezan a escapar, anticipando un aumento de la violencia y los ataques. Oxfam ha abierto una nueva oficina de respuesta rápida en Bukavu, Kivu del Sur, para estar lista para enfrentar un posible desastre humanitario.

“Lo que hemos visto en Kivu del Norte establece un triste precedente sobre lo que podría suceder en Kivu del Sur”, indicó Stoessel. “Oxfam insta a todas las partes del conflicto, incluido el gobierno, a respetar la vida, la dignidad y la propiedad de la población civil".

Notas a los editores

1. El 20 de enero, los ejércitos de Ruanda y el Congo y la milicia del CNDP lanzaron una ofensiva conjunta para desarmar  por la fuerza al grupo rebelde FDLR. El ejército ruandés abandonó la zona este de la República Democrática del Congo a finales de febrero de este año. Como resultado de esa partida, el FDLR ha estado lanzando violentos ataques contra las aldeas civiles.

2. A finales del año pasado, más de 250.000 personas fueron desplazadas en la lucha entre el gobierno congoleño y el grupo rebelde CNDP.

3. Otras zonas del este del Congo, como Haut Uélé e Ituri en el remoto noreste del Congo, son también víctima de la violencia. La lucha entre las fuerzas gubernamentales y el grupo rebelde LRA en el Haut Uélé han desplazado más de 190.000 personas desde diciembre, según datos de Naciones Unidas. El LRA ha matado a más de 700 personas y secuestrado a más de 300, muchas ellas niños. En Ituri, los informes iniciales indican que, la semana pasada, la lucha entre los rebeldes del FPJC y del FRPI y el ejército gubernamental desplazó a decenas de miles de personas.

Contacto para medios