Pakistán: A tres meses del inicio de los enfrentamientos, el país necesita el retorno seguro y voluntario de los desplazados

Conclusiones de sesiones de discusión en grupo revelan que las mujeres desplazadas temen retornar al distrito del Alto Swat

Tres meses después de que empezaron los enfrentamientos en la Provincia Fronteriza Noroccidental, en Pakistán, la agencia Oxfam Internacional enfantizo los derechos de las Personas Internamente Desplazadas (PIDs) a regresar voluntariamente y en la necesidad de que se establezcan dispositivos sostenibles de seguridad en sus aldeas. Oxfam Internacional ha encomiado al gobierno por haber acordado ceñirse a las normas internacionales en el proceso de retorno de los PIDs, pero indicó que se necesita una campaña de información clara para ayudarlos a tomar decisiones informadas acerca de su regreso. Ahora, en la tercera semana del inicio del plan gubernamental para el retorno por etapas de los desplazados, falta por repatriar aproximadamente 1,5 millones de desplazados, que necesitan garantías de que se respetará su seguridad y de que continuará el flujo de ayuda humanitaria.

Después de conversar con unas 100 mujeres desplazadas en sesiones de discusión en grupo que tuvieron lugar en campamentos y comunidades de acogida en el curso de las pasadas dos semanas, Oxfam comprobó que, a pesar del anhelo de regresar a sus hogares, muchas aún temen por la seguridad de sus familias. Las mujeres desplazadas que viven en los distritos de Swabi y Mardan revelaron que familiares que viven en el distrito de Swat se han comunicado con ellas por media de teléfonos móviles para advertirles que sus casas y medios de sustento han sido destruidos, y que aún se dan enfrentamientos esporádicos. Otras hablaron de confusiónes en el proceso de retorno, con todas sus implicaciones, pues solo se les ofrece poca información en plazos demasiado cortos. “Nos dicen que debemos regresar a Swat, pero sin opciones, salvo irnos a sentar en nuestras casas destruidas” se quejó Zemit, de 52 años, tras enterarse de que su casa fue bombardeada la semana pasada.

El Director de país de Oxfam para Pakistán, Neva Khan, afirmó que “tras la mayor crisis de desplazamiento interno en la historia de Pakistán, todos deseamos que las cosas vuelvan a la normalidad, incluido un retorno seguro y digno de todos los desplazados. Nos anima que el gobierno haya acordado seguir las pautas internacionales, pero hacemos hincapié en que la campaña de información es también vital para el proceso de repatriación”.

El retorno  voluntario, seguro, informado y digno de las personas internamente desplazadas es asunto de mayor importancia para Oxfam Internacional que, junto con otros miembros de la comunidad humanitaria, colabora con el gobierno para tratar de satisfacer las necesidades de los desplazados, en particular aquellas de las mujeres vulnerables. Oxfam Internacional suministra agua, dinero en efectivo, utensilios de cocina, letrinas y equipos de higiene a hasta 360.000 hombres, mujeres y niños afectados por los combates.

Como parte del plan de retorno en tres etapas organizado por el gobierno, autobuses y vehículos de seguridad han estado trasladando familias de vuelta a la Provincia Fronteriza Noroccidental desde el 13 de julio, primero aquellas que viven en campos de desplazados y en campos levantados de modo espontáneo y luego las que viven en hogares de acogida. En la medida en que los desplazados vayan regresando a sus aldeas, Oxfam irá redirigiendo sus esfuerzos, junto con sus asociados locales, para llevar ayuda a las zonas devastadas, particularmente ayudando a aquellos que hayan perdido sus cosechas, su ganado, sus negocios y otras formas de sustento.

Notas a los editores

1. Entre el 15 y el 25 de julio, el personal de Oxfam International entrevistó a unas 100 desplazadas internas en sesiones de discusión en grupo en el campo de Yar Hussain, en el distrito de Swabi, y en tres comunidades de acogida en el distrito de Mardan. Las desplazadas provenían de aldeas en el Alto Swat, tales como Aliadab, Khalam y Khabal.

2. El plan de respuesta nacional del gobierno, diseñado en mayo, esboza una visión positiva en muchos sentidos, con referencias progresistas en torno a la seguridad, el retorno voluntario, la propiedad comunitaria, la transparencia y la responsabilidad, así como  a las necesidades particulares de las mujeres y otros grupos vulnerables. Todo esto exige que el apoyo y compromiso decididos se conviertan en realidad palpable. Los planes de recuperación y rehabilitación deben involucrar la activa participación de los afectados. El 27 de julio de 2009, el gobierno estimó que 700.000 personas habían regresado ya a la Provincia Fronteriza Noroccidental.

Contacto para medios