Huracanes, hambre e indigencia para la gente de Haití si los líderes mundiales no actúan contra del cambio climático

La gente de Haití, que ha sobrevivido a disturbios políticos, inseguridad alimentaria y huracanes este último año, puede caer al abismo si los líderes mundiales no actúan contra el cambio climático, advirte hoy Oxfam.

En el nuevo informe Haití: Una tormenta que se aproxima, la agencia de desarrollo internacional explica cómo la sequía y los huracanes más intensos y más frecuentes ponen en peligro las vidas y los medios de vida de la gente que trata de salir adelante contra viento y marea.

A un año de que cuatro huracanes azotarán la isla, afectando a casi 900.000 personas, todavía hay gente en viviendas provisionales y dependiendo de la asistencia alimentaria. Los huracanes causaron daños calculados en 15 por ciento del PIB, echando por tierra el crecimiento económico.

Los modelos científicos del clima predicen que los huracanes serán más frecuentes e intensos. Haití, al estar en la trayectoria de los huracanes en el Caribe y ser el más pobre del hemisferio occidental, es el país más vulnerable.
 
La directora de país de Oxfam para Haití Yolette Etienne dijo: “Los líderes mundiales que se reúnen para las pláticas sobre clima de la ONU en Copenhagen, deben recordar que no están negociando únicamente números y objetivos, sino que están negociando con vidas. Este año, el Niño evitó más huracanes, lo cual fue una bendición porque Haití todavía tiene profundas cicatrices del año pasado y difícilmente habría podido enfrentarlos. Sin embargo, el año que entra probablemente produzca más, y la isla aún no se recupera, mucho menos podrá protegerse adecuadamente.”

El informe revela que el cambio climático es un ingrediente mortal añadido al coctel tóxico de Haití: la inseguridad alimentaria y precios de comida que se disparan, la pobreza y la deforestación masiva. Más del 98% de los árboles han sido cortados para producir carbón, dejando las pendientes desnudas y vulnerables a los derrumbes cuando hay mal tiempo.

Entre las soluciones sugeridas por Oxfam están la reforestación y la diversificación de especies de árboles, la identificación de combustibles alternos, concienciar al público y ayudar a las comunidades a adaptarse y protegerse de los cambiantes patrones climáticos.

“Tenemos que ver todos los aspectos para abordar los efectos del cambio climático en Haití, a largo y corto plazo,” continuó Etienne. “Necesitamos apoyo internacional para hacer esto correctamente, y eso debe empezar en Copenhagen.

“Los países ricos, que son los responsables de causar el cambio climático, deben asumir su responsabilidad y comprometerse a reducir las emisiones y financiar la adaptación de los países en vías de desarrollo”.

Notas a los editores

  • Cuatro huracanes y tormentas tropicales, Fay, Gustav, Hanna e Ike golpearon a Haití el año pasado en unas cuantas semanas. Gonaives, la tercera ciudad de Haití en población, fue la más afectada, quedando enterrada bajo lodo con 450 muertos. Miles más se quedaron sin casa y sin comida
  • Hubo pérdidas de casi $229 millones en agricultura
  • Actualmente, como la tercera parte de la población no cuenta con seguridad alimentaria
  • Haití ya importa el 40% de sus alimentos
  • El precio de los alimentos aumentó 40% el año pasado.


La campaña contra el cambio climático de Oxfam está pidiendo que:

-    Los países ricos encabecen la reducción de emisiones globales 40% sobre los niveles de 1990 para el 2020

-    Los países ricos se comprometan a aportar $50 mil millones al año para financiar la adaptación de las comunidades pobres para protegerse de los efectos del cambio climático

-    Los países ricos ayuden a los países en vías de desarrollo a reducir sus propias emisiones mediante la contribución de $100 mil millones por año.

Contacto para medios