Oxfam Internacional cierra sus proyectos en el sudeste asiático tras haber ayudado a 2,5 millones de víctimas del tsunami de 2004

La organización humanitaria ha construido 10.800 pozos de agua, 2.900 viviendas, 102 escuelas, 31 puentes y 100 kilómetros de vías de comunicación

Oxfam Internacional, Intermón Oxfam en España, cerrará sus últimos proyectos de ayuda humanitaria en los países del sudeste asiático que en diciembre de 2004 fueron arrasados por un tsunami. Cinco años después, la organización finaliza la mayor respuesta humanitaria de su historia habiendo ayudado a unos 2,5 millones de personas.

Oxfam Internacional destaca que su trabajo en la zona ha sido posible gracias a una respuesta sin precedentes por parte de la ciudadanía, pues las donaciones recibidas por la organización ascendieron a 294 millones de dólares, de los cuales, el 92% fueron donaciones públicas.

No obstante, la organización apunta que es probable que futuras emergencias humanitarias no reciban un número tan elevado de fondos. En este sentido, Oxfam Internacional advierte que en seis años el número de personas afectadas por desastres derivados de las condiciones climáticas podría ascender un 54%, alcanzando los 375 millones de personas. Hecho que pondría en riesgo el sistema  de ayuda humanitaria mundial. Conflictos actuales como el de Somalia y la República Democrática del Congo, Chad y Sudán necesitarán también un considerable y prolongado apoyo humanitario.

Oxfam Internacional ha desarrollado proyectos humanitarios en siete de los países afectados por el tsunami: Sri Lanka Indonesia, India, Maldivas, Myanmar, Tailandia y Somalia. La respuesta inicial ante este desastre, que acabó con la vida de 227.000 personas y dejó a 1,7 millones sin hogar, se concentró suplir las necesidades inmediatas de la población: construyó refugios de emergencia, suministró agua potable y puso en marcha programas para preservar la salud pública.

En fases posteriores, el trabajo se centró en recuperar los medios de vida de los afectados y ayudarles a afrontar las dificultades derivadas del tsunami, como por ejemplo la pérdida de tierras. Oxfam Internacional hizo especial hincapié en el apoyo a las mujeres, no sólo con ayuda material sino también empoderándolas para que fueran un factor representativo clave en la organización de sus comunidades.

“El tsunami tuvo un poder devastador imponente. No obstante, igual de imponente fue la respuesta de generosidad y compasión de los de los ciudadanos. Las donaciones realizadas permitieron que los habitantes de las zonas afectadas, las organizaciones locales, los gobiernos y las agencias de ayuda humanitarias trabajasen unidos en lo que fue un extraordinario esfuerzo humanitario”, dice la directora general de Intermón Oxfam, Ariane Arpa.

“Las consecuencias del tsunami fueron tan devastadoras, que los retos para las organizaciones humanitarias fueron mayores que nunca. El duro trabajo de nuestros cooperantes y de las organizaciones locales, junto a la absoluta fortaleza y resistencia de los supervivientes hicieron que se consiguieran esos retos”, añade Arpa.

“A medida que hemos ido cerrando nuestros proyectos, hemos ido dejando una situación mucho mejor para las personas y organizaciones que siguen allí. Pero eso sólo ha sido posible por que por primera vez hemos dispuesto de recursos para acompañar a las comunidades lo suficiente como parara reconstruir sus vidas y dejarles un legado del que podemos estar orgullosos”, concluyó la directora de Intermón Oxfam.

Notas a los editores

Más información sobre el trabajo de Oxfam Internacional

Agua y saneamiento


Oxfam Internacional y las organizaciones locales con las que inició sus proyectos limpiaron y rehabilitaron o construyeron unos 10.800 pozos, construyeron o rehabilitaron 55 sistemas de suministro de agua y construyeron un sistema de distribución para 10.000 personas en Aceh.

Se construyeron unas 12.000 letrinas, más de 67.000 kits familiares de higiene fueron distribuidos entre la población afectada y se formó a unos 2.500 voluntarios en materia sanitaria. Además, se implementaron 10 kilómetros canalizaciones.

Con el fin de que todo ello siguiera en funcionamiento y se procediera a su correcto mantenimiento tras la salida de Oxfam Internacional del país, se formaron comités en cada comunidad que recibieron 600 sesiones sobre el manejo de estos sistemas de suministro de agua.
 
Medios de vida


Oxfam Internacional y las170 organizaciones locales con las que ha trabajado ayudaron a restablecer los medios de vida de trabajadores del sector de la pesca y la agricultura. Además, apoyaron la creación de pequeñas empresas y llevaron a cabo proyectos de micro créditos. Dichas iniciativas beneficiaron a un total de 960.000 personas.

Durante la primera fase de la emergencia, Oxfam Internacional y otras organizaciones crearon empleos de corta duración centrado en actividades como la recogida de escombros y el drenaje y limpieza de los sistemas de canalización, entre otros.

Oxfam Internacional reemplazó los barcos de pesca dañados por el tsunami y facilitó el acceso a los mercados a los pescadores proporcionándoles vehículos para el transporte, camiones frigoríficos y establecimientos adecuados para vender el pescado. Además, construyó un muelle en Nias, Indonesia, y un astillero en Somalia.

Oxfam Internacional dio apoyo a los ganaderos para recuperar el ganado perdido en el tsunami y en el desarrollo de cooperativas y empresas agrícolas, así como en la mejora de técnicas agrícolas.

En India, la organización ToFarm, uno de los socios de Oxfam Internacional, ayudó a poner en práctica nuevas y mejores técnicas de cultivo del arroz en unas 450.000 hectáreas del estado de Tamil Nadu, el 20% de la superficie de cultivo de este alimento. Antes, sólo en 4.600 hectáreas se había utilizado este método.

En Sri Lanka, la promoción de huertos tradicionales ha demostrado ha ayudado a suministrar una proporción importante de las necesidades básicas nutricionales de las familias.

Proporción de refugios y trabajos de construcción


La proporción de refugio fue una de las mayores necesidades en tras el tsunami, ya que 1,7 millones de personas resultaron desplazadas. Oxfam Internacional y las organizaciones locales con las que ha trabajado distribuyeron mantas, bidones, tiendas de campaña y lonas de plástico para la construcción de refugios.

Construcciones de carácter temporal se llevaron a cabo y a gran escala en Sri Lanka y Aceh, y, en menor medida, en India. El diseño de estas viviendas se desarrolló en colaboración con las propias comunidades afectadas y en función de sus necesidades y sus valores culturales.

Oxfam Internacional y sus copartes suministraron tiendas de campaña, lonas y otro tipo de refugio a más de 40.000 personas, construyeron o rehabilitaron 4.800 viviendas temporales y más de 2.900 hogares permanentes. Por otro lado, 1.800 personas recibieron formación en oficios como carpintería, albañilería, y pintura. Sin embargo, la construcción de viviendas permanentes era más lenta de lo previsto, pues aparecieron complejas cuestiones relacionadas con la propiedad de la tierra y el los lugares donde se estaba reubicando la población.

Oxfam Internacional suministró  más de 8.000 metros cúbicos de madera procedentes de plantaciones sostenibles de Australia a otras organizaciones para que se construyeran y repararan viviendas, refugio y diferentes edificios comunitarios.

Con el fin de que las familias pudieran regresar a sus comunidades y que tuvieran fácil acceso a la ayuda humanitaria, Oxfam Internacional y sus copartes construyeron o  limpiaron más de 100 kilómetros de carreteras, y levantaron 31 puentes.

Educación

Oxfam Internacional y la organización Educación Internacional llevaron a cabo proyectos de rehabilitación de escuelas en Aceh y en Myanmar junto a la organización Metta. En concreto, Educación Internacional de rehabilitó  35 escuelas donde se desarrollan prácticas como la formación de docentes, atención post traumática, etc. En Myanmar, Metta rehabilitó 67 escuelas y construyó 19 guarderías.

Incidencia política

Un gran número de personas perdieron sus tierras y sus derechos de propiedad. Oxfam Internacional ayudó a garantizar la disposición legal de la vivienda para los propietarios iniciales, como para los que las ocuparon tras el tsunami. Además, en Aceh, trabajó para que las mujeres tuvieran los mismos títulos de propiedad que los hombres.

En Sri Lanka, Oxfam Internacional apoyó la creación de la Coalición de Mujeres para la Gestión de Desastres (WCDM, en sus siglas en inglés). Se trata de un foro regular donde las mujeres participan en los comités de los campamentos y de los organismos humanitarios, una línea directa de comunicación entre las mujeres en las comunidades afectadas y los que estén en condiciones de actuar.

En las primeras fases de la emergencia, Oxfam Internacional presionó a la Comunidad Internacional para que ésta hiciera entrega de nuevos fondos para que la ayuda fuera realmente efectiva.

Contacto para medios

Palabras clave: 
tsunami

Comparte esta página: