Oxfam muestra su preocupación ante el anuncio de los Acuerdos de Asociación entre la UE, los países latinoamericanos

La organización señala que dichos tratados pueden convertirse en un obstáculo para erradicar la pobreza, las desigualdades y las violaciones de los Derechos Humanos

Oxfam valora positivamente la decisión de los Jefes de Estado de la UE y Latinoamérica y Caribe (ALC) de intensificar su diálogo y cooperación en los temas que atañen a la agenda global. Sin embargo la organización muestra su preocupación ante el anuncio del Acuerdo de Asociación alcanzado entre la UE y Centroamérica, la reanudación de conversaciones con Mercosur y los acuerdos multiparte con Perú  y Colombia.

“Los Acuerdos de Asociación de la UE con los países centroamericanos, así como los alcanzados con Colombia y Perú pueden convertirse en un obstáculo para las políticas de desarrollo que enfrentan la pobreza, la desigualdad y la defensa  de los derechos humanos”, afirmó Isabel Tamarit, portavoz de Intermón Oxfam (Oxfam en España), durante la clausura de la VI Cumbre UE – ALC, en Madrid.

La organización carece de los últimos detalles de dicho acuerdo “pero en el momento en el que se había consensuado el 95% de éste, se incluían temas como compras públicas y reglamentos de propiedad intelectual que van más allá de lo acordado dentro de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Lo cual limita el espacio político de Centroamérica para proteger sus industrias y productores como parte de su estrategia de desarrollo”, añade Tamarit.

En relación con el acuerdo multiparte, Oxfam Internacional llama la atención sobre la forma como la UE viene utilizando las medidas aduaneras para bloquear el tránsito de medicamentos genéricos producidos en la India hacia los países suramericanos, tal y  como denunciaron la sociedad civil peruana y colombiana días antes de la Cumbre.  “Los acuerdos con Colombia y Perú debilitan la integración regional andina, en clara contradicción con el mandato de la UE de promover procesos de integración regional”, señala la portavoz de la organización.

La UE subraya que un objetivo importante del acuerdo es promover la Democracia y los Derechos Humanos. Sin embargo, las negociaciones en pro del acuerdo de asociación con Centroamérica concluyeron en un contexto muy grave de violaciones de Derechos Humanos en Honduras. Igualmente preocupa que en el caso de Colombia, a diferencia de lo avanzado en el tratado de libre comercio con  EE.UU., no exista una voluntad clara de vincular la firma del tratado con las denuncias de flagrantes violaciones de los DDHH en este país.

Soluciones globales para la crisis financiera

La VI Cumbre UE-ALC ha reflejado la necesidad de afrontar una crisis financiera global con soluciones globales. Una gran parte de los países que forman el G20 están aquí representados y han anunciado que presentarán en su próxima reunión en Toronto (Canadá) medidas para la reforma financiera.

Esperamos que entre las nuevas medidas se incluya la creación de una tasa a las transacciones financieras de un 0,05% generaría en el mundo más de 400.000 millones de dólares cada año. De ese modo se evitaría que las crisis futuras se traduzcan en recortes sociales, ajustes fiscales y reducciones de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD)”, señaló Isabel Tamarit.

Además, la organización aboga también por luchar contra la evasión fiscal, obligando a las empresas transnacionales a rendir cuentas sobre los ingresos y los impuestos que pagan en cada uno de los países en que operan, y que la UE y sus Estados promuevan de manera transparente, mediante fondos y asistencia técnica bilateral a los países ALC, reformas fiscales progresivas y transparentes, que graven ingresos y beneficios al tiempo que eviten exenciones particulares o sectoriales injustas.

Cambio Climático

Oxfam valora positivamente el compromiso expresado en la Cumbre UE-ALC de alcanzar en la próxima Conferencia sobre Cambio Climático en Cancún compromisos más valientes que a los que se llegaron en la pasada de Copenhaguen.
En este sentido, la organización sostiene que la UE debe reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero un 44% hasta a 2020, fundamentalmente con medidas nacionales. Además, debe comprometerse a dar apoyo financiero a las estrategias de desarrollo verde y de adaptación al cambio climático de los países latinoamericanos, priorizando a las mujeres productoras de alimentos.

La UE se comprometió a destinar 7.200 millones de euros entre 2010 y 2012 para cubrir las necesidades inmediatas de reducción de emisiones y adaptación al cambio climático de los países en desarrollo, pero hasta la fecha sólo España ha hecho público el importe de su contribución. “Los gobiernos de la UE deberían comunicar su contribución de forma transparente e indicando a qué países y proyectos se destina ese dinero, así como informando si son fondos adicionales a los comprometidos como ayuda oficial al desarrollo”, dijo Tamarit.

Dichas inversiones deben canalizarse preferentemente a través del Fondo de Adaptación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Además, dadas las dificultades económicas actuales de los gobiernos europeos, Oxfam considera que la UE debería fomentar el uso de nuevas fuentes de financiación (como la FTT antes mencionada, o las tasas al transporte aéreo y marítimo)  para la lucha contra el cambio climático.

Reconstrucción de Haití

Oxfam Internacional valora el compromiso de los gobiernos de la UE y Latinoamérica y Caribe con el proceso de reconstrucción de Haití. “Sin embargo, este compromiso no debe centrarse sólo en fortalecer a las instituciones haitianas, lo cual es clave, sino que además debe otorgar a la sociedad civil y la población haitiana un papel protagonista en la reconstrucción, tanto en la toma de decisiones como en la rendición de cuentas sobre la gestión de los fondos comprometidos por la Comunidad Internacional”, dice Tamarit.

Notas a los editores

Contacto para medios