Los más pobres se han llevado un chasco con el G20

El G20 ha perdido una oportunidad de oro a la hora de hacer frente a la pobreza en el mundo al apoyar la postura adoptada por la banca, en desacuerdo con respecto a aportar capital para paliar la crisis económica, explicaba Oxfam.

"Después de que el G8 ofreciera un balón de oxígeno, el G20 perdió su oportunidad de sentar un precedente en la lucha contra la pobreza debido a su falta de agallas a la hora de apoyar la creación de un impuesto Robin Hood para la banca", explicaba Mark Fried, portavoz de Oxfam. "Con todas las miradas puestas sobre la Copa del Mundo, una determinada defensa canadiense supo mantener despejada su área e impedir que Europa o los EE.UU. anotaran un tanto en el gran partido del día".

"El G20 debería haber creado un impuesto para el sector financiero de forma que éste echara un capote a los 64 millones de personas forzadas a vivir en la pobreza debido a la crisis económica", añadía el Sr. Fried.

Con Francia y Alemania apoyando la postura contraria en pro de la creación del impuesto sobre las transacciones financieras, y con el Reino Unido y los EE.UU. que están instaurando su propio impuesto para la banca, Canadá confiaba en el apoyo de algunas de las economías emergentes para contrarrestar el avance de esta medida.

"Todos podemos entender que las economía emergentes no deseen apoyar un impuesto concebido para el bienestar de Wall Street", comentaba el Sr. Fried. "Pero apuesto a que respaldarían un impuesto Robin Hood si esté sirviera para rescatar a los países pobres que sufren recortes en sanidad, educación y otros servicios básicos debido a la crisis".

Un pequeño impuesto sobre las transacciones financieras en los mercados de los países ricos podría recaudar miles de millones al año para ayudar en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y contribuir a que los países pobres puedan adaptarse al cambio climático. Los ingresos generados por cualquier impuesto bancario que sufragasen los países del G20 podrían ayudar a los más pobres a restablecerse de la crisis económica.

Oxfam hace un llamamiento sobre la decisión del G20 para que adopte un papel más activo a la hora de generar un debate más intenso en la cumbre y que apoye la implantación de un impuesto Robin Hood con el que ayudar a los países pobres a luchar contra la pobreza y las consecuencias del cambio climático.

El Sr. Fried apuntaba que "las personas pobres fagocitadas por la crisis económica, generada por un sector financiero descontrolado, sólo pueden esperar que en la próxima reunión, que tendrá lugar en Corea del Sur en el mes de noviembre, se obtengan resultados más positivos".

En 2001, cuando el G8 y el G20 se reúnan en Francia, todas las miradas estarán puestas allí, como sobre Europa en general, esperando que se cumplan las promesas de ayuda contraídas, y que se consiga un acuerdo para la imposición de un impuesto sobre las transacciones financieras que se convierta en una herramienta dedicada en la lucha contra la pobreza y el cambio climático en los países pobres.

Más información

Lee los últimos blogs, mensajes de twitter, videos y fotos de Oxfam en las cumbres del G8 y G20

Notas a los editores

Contacto para medios

Laura Rusu +1 202 459 3739 or +1 647 381 9280 LRusu@oxfamamerica.org
Jon Slater +44 7876 476403 or +1 647 381 9358 JSlater@oxfam.org.uk
Karen Palmer +1 613 240 3047 or +1 647 381 9247 KarenP@oxfam.ca
Justine Lesage +1 514 513 0013 or +1 647 381 8634 LesageJ@oxfam.qc.ca

Comparte esta página: