Hambruna en África Occidental: las agencias advierten que 10 millones de personas están en riesgo

Diez de las principales agencias humanitarias han hecho un llamamiento para aumentar considerablemente los esfuerzos de ayuda humanitaria destinados a 10 millones de personas que se enfrentan a una hambruna severa en la región de Sahel en África occidental y central.

El epicentro de la crisis es Níger, donde siete millones de personas, casi la mitad de la población, carecen de alimentos. Debido a la crisis también están sufriendo otros dos millones de personas en Chad y cientos de miles más en Mali, Mauritania, regiones de Burkina Faso y la región más septentrional de Nigeria.

Las agencias, entre las que destacan ACF, Care International, Oxfam, Save the Children y Tearfund, han manifestado que las cifras de la desnutrición solo evidencian la necesidad de actuar inmediatamente. Las últimas estadísticas de Níger indican que casi el 17% de los menores de cinco años están sufriendo de desnutrición aguda, un porcentaje que es un tercio superior al del año pasado.

La respuesta de los gobernantes resulta imperiosa para impulsar la distribución de la ayuda de una manera eficaz y rápida, así como para garantizar más fondos. Concretamente, las agencias han instado a la ONU a que nombre a un representante especial para la crisis, que acelere y coordine los esfuerzos de ayuda de varios países, y que medie entre los gobiernos de los países afectados y los países donantes.

A pesar de los llamamientos emitidos durante seis meses, los fondos para responder a la crisis son escasos y llegan con retraso. Así, el llamamiento de emergencia que la ONU hiciera para paliar la crisis en Níger ha reunido 107 millones de dólares menos que lo programado. Mientras que algunos países han incrementado su apoyo, otros han respondido con demora y han sido menos generosos. Las agencias de ayuda humanitaria han solicitado a los países ricos que hagan donaciones generosas y que financien cuanto antes la crisis, de modo que se pueda prevenir una catástrofe. También han instado a dichos países a que garanticen la participación de los altos cargos gubernamentales, de modo que se eliminen los retrasos en la distribución de la ayuda.

Precisamente por dichas demoras, en las zonas afectadas la ayuda alimentaria se ha adquirido y distribuido demasiado tarde, como en el caso de Níger, donde las distribuciones del Programa Mundial de Alimentos (PMA) comenzaron demasiado tarde y llegaron a pocas personas. En vista de las últimas cifras alarmantes sobre la desnutrición, el 2 de julio el PMA anunció que aumentaría el número de nigerinos a los que está asistiendo, pasando de dos a 4,5 millones de personas. En Chad, donde el PMA necesita otros 20 millones de dólares, la distribución de alimentos solo se ha programado para dos meses a pesar de que, como en Níger, la próxima recogida de cosechas no será hasta dentro de tres o cuatro meses.

Con respecto a los retrasos ante la crisis, Kirsty Hughes de Oxfam ha manifestado:

"En algunas zonas de Sáhel, la gente está escarbando para encontrar hojas silvestres y semillas, y beben agua sucia. Hay poblados enteros que se están muriendo de hambre. Están desesperados por recibir ayuda alimentaria y los menores, las madres lactantes y los mayores se encuentran en una situación de riesgo. En todo el mundo, los dirigentes encargados de la ayuda saben lo que está pasando y lo que tienen que hacer. Saben que la última vez que hubo allí una crisis alimentaria enorme en 2005, la respuesta fue lenta, los retrasos provocaron muertes y la gente tardó años en recuperarse. Y a estos dirigentes yo les pregunto: «Pero, ¿por qué no hacéis algo?»".

La sequía, el fracaso de los cultivos, las plagas, el aumento del precio de los alimentos y los niveles de miseria extrema han provocado la severa escasez de alimentos, y las tierras de pastoreo son ahora apenas fértiles. La gente ha tenido que abandonar sus hogares, y vender las pocas posesiones que tenían o sacrificar su ganado moribundo. Las agencias han advertido que estas medidas tan desesperadas no solo indican la agudeza de la crisis pero también socavan las inversiones para el desarrollo a largo plazo.

Níger, que es el país menos desarrollado del mundo, es también el peor afectado por la catástrofe, con 7,1 millones de personas que necesitan ayuda humanitaria. Entre ellos, hay casi medio millón de menores de menos de cinco años que padecen desnutrición aguda, que se enfrentan a lesiones irreversibles y que fallecerán si no reciben urgentemente un tratamiento. La cosecha de cereales ha decrecido hasta un 30% y los pastos, que son fundamentales para los ganaderos, están por debajo del 60% del nivel necesario.

En Chad, donde se vive un conflicto de larga duración, hay dos millones de personas afectadas por la falta de alimentos. Hay informes que señalan que algunas mujeres se han visto obligadas a comer semillas de los hormigueros y que los índices de desnutrición alcanzan un 27% en algunas regiones. Cientos de miles de personas también se encuentran en una situación de riesgo en Mali, Burkina Faso y al norte de Nigeria.

Más información

Haz un donativo

Galería de fotos: Crisis alimentaria en Níger

Emergencia: Crisis alimentaria en el Sahel

Notas a los editores

  • Las agencias involucradas son ACF/Action Against Hunger, CAFOD, Care International, Christian Aid, Concern Worldwide, Oxfam, Plan, Save the Children, Tearfund y World Vision.
  • Según las últimas cifras de seguimiento publicadas por OCAH y referentes a los fondos para la ayuda humanitaria, faltan 107.200.898 dólares hasta alcanzar los 253.189.300 dólares prescritos en el llamamiento de la ONU ante la situación de Níger.
  • Los índices de desnutrición global aguda llegan al 16,7% para los menores de 5 años o menos, lo que supera el umbral de la emergencia. Fuentes: Gobierno de Níger/Informe sobre nutrición de UNICEF (junio 2010).
  • Hay 455.000 niños de menos de cinco años que sufren de desnutrición global aguda, entre los cuales 86.800 tienen una desnutrición aguda grave. Fuentes: Gobierno de Níger/Informe sobre nutrición de UNICEF (junio 2010).

Contacto para medios

Contactos de las agencias de ayuda humanitaria

  • ACF/Action Against Hunger: Christine Kahmann, +44 (0)20 8293 6197, +44 (0)79 8332 6556, c.kahmann@aahuk.org
  • CAFOD: Nana Anto-Awuakye, +44( 0)20 7095-5456, +44 (0)7799 477 541 nanto-awuakye@cafod.org.uk
  • Care International:
    • UK - Kathryn Richards, +44 (0)77 93 54 37 94, Richards@careinternational.org
    • International - Melanie Brooks, +41.795.903.047, brooks@careinternational.org
  • Christian Aid: Emma Pomfret, +44 (0)207 523 2427, +44 (0)7554 024539, epomfret@christian-aid.org
  • Concern: Sarah Molloy, +44 (0)207 810 1855 sarah.molloy@concern.net
  • Oxfam: Tricia O'Rourke, +44 (0)1865 272466, +44 (0)7920 596358 torourke@oxfam.org.uk
  • Plan UK: Alistair Clay, alistair.clay@plan-international.org, +(0)44 7919 574180
  • World Vision: Tennille Bergin, +44 (0)1908 841 075, +44 (0)7876 503 978, tennille.bergin@worldvision.org.uk
  • Save the Children: Mallary Gelb, +44 (0)207 012 65, m.gelb@savethechildren.org.uk
  • Tearfund: Jonathan Spencer, +44 (0)20 8943 7901, jonathan.spencer@tearfund.org