El ejército israelí destruye una aldea palestina y casi 30.000 dólares de ayuda

Oxfam realizó hoy un llamamiento al gobierno israelí para que compense a los aldeanos palestinos después de que su ejército demoliera 79 infraestructuras de la aldea de Al Farisiya, (Cisjordania) el pasado lunes, arrojando a muchas familias a un abismo de pobreza aun más profundo después de años de acoso. Dichas infraestructuras incluían hogares, establos, almacenes, depósitos de agua, dos toneladas de forraje para animales, fertilizantes y trigo.

La evaluación inicial de los daños ocasionados en la zona que realizó Oxfam conjuntamente con otras ONG que trabajan por el desarrollo en Al Farisiya determinó que había 113 palestinos afectados, algunas de las personas más pobres de la zona y que son niños en un 50%.

El coste estimado de los daños causados en la aldea asciende a 111.270 NIS, o lo que es lo mismo, 29.000$, lo que incluye los daños ocasionados a los tanques de agua y tuberías para regadío facilitadas por Oxfam.

"La zona de las colinas parece haber sido azotada por un desastre natural", explicaba Cara Flowers, responsable de los sistemas de abastecimiento de agua y saneamiento de Oxfam después de visitar la zona. "Las familias han empezado a reunir sus pertenencias en algún tipo de orden aparente, pero lo que nadie sabe es cuándo las cosas volverán a la normalidad. Las tuberías para el regadío de las cosechas han quedado destruidas y los tanques de agua, tan necesarios para acumular el agua potable para las personas y el ganado, han sufrido serios daños. Al no tener cobijo, agua o forraje para sus rebaños de cabras y ovejas, toda la comunidad se ha visto abocada a abandonar sus tierras".

El ejército israelí colocó una señal hace un año que decía "zona militar". Los aldeanos, algunos de los cuales habían vivido en Al Farisiya durante décadas, recibieron, según se ha informado, órdenes de desahucio durante el mes de junio, aunque otras fuentes afirman que no habían recibido ninguna orden de desahucio previamente a la demolición de sus propiedades.

"Las autoridades israelíes tienen la obligación de proteger las vidas, propiedades y medios de vida de los civiles que viven bajo su ocupación. Dichas autoridades deberían ofrecer una vivienda alternativa y una compensación por los daños causados, incluso a algunos de los materiales donados a la aldea por agencias de ayuda internacionales, pero sobre todo por la repercusión en las vidas de los habitantes de Al Farisiya", apuntaba la Sra. Flowers.

Oxfam lleva trabajando con la comunidad de Al Farisiya los cuatro últimos años, y algunos de los materiales destruidos los había donado la agencia como medida para paliar la dura sequía estival y la escasez de alimentos. Por otro lado, cabe señalar que la obtención de permisos por parte de las autoridades israelíes para conseguir un abastecimiento de agua continuado y sostenible es extremadamente difícil. Oxfam y otras agencias de ayuda han tenido que facilitar medidas de asistencia a corto plazo, como los depósitos de agua, para evitar que se desencadenara una seria crisis.

Notas a los editores

Contacto para medios

Para obtener más información, por favor póngase en contacto con: Cara Flowers llamando al +972 (0)575538529 o a Jane Barrett en el +31.6.13933517