Cumbre de la Unión Africana: menos retórica y más acción para salvar las vidas de miles de mujeres y niños

Ahora que los dirigentes africanos vuelven a casa después de la cumbre de la Unión Africana, deben tomar medidas urgentes para cumplir con las promesas contraídas en materia de salud materna e infantil, tal y como explicaba hoy una coalición formada por organizaciones de la sociedad civil. Esta coalición explicaba que la declaración final de la cumbre incluía algunos pasos fundamentales que, de llevarse a cabo por entero, podrían salvar las vidas de millones de mujeres y niños sudafricanos. Pero todo esto no serviría de nada si no se emprenden acciones de inmediato.

Dicha coalición incluye a Fair Play for Africa FEMNET, Oxfam, Save the Children y White Ribbon Alliance.

Más concretamente, estas organizaciones acogieron de buen grado la decisión de invertir más en personal sanitario para las comunidades y en la reafirmación del compromiso de alcanzar el llamado "objetivo Abuja" de invertir el 15% del presupuesto nacional en el sistema sanitario. No obstante, la promesa de Abuja data de 2001 y a día de hoy sólo hay tres países (Ruanda, Tanzania y Liberia) que hayan conseguido alcanzar dicho objetivo, según datos recientes de la Organización Mundial de la Salud.

La coalición afirma que las palabras por sí solas son baldías a menos que se vean respaldadas por acciones concretas y coherentes, por lo que los dirigentes africanos deben garantizar la provisión de fondos dedicados para la salud materna, infantil y de los recién nacidos durante los próximos 5 años.

Nora Matovu-Winyi, directora ejecutiva de FEMNET explicaba: "Los dirigentes africanos deben presentar planes concretos y un calendario sobre las acciones que emprenderán para dar un giro a sus políticas, programas y presupuestos a fin de erradicar la desoladora estadística de mortalidad materna e infantil en África, por que no hay derecho a que las madres mueran mientras dan a luz a sus hijos".
Sólo durante los 3 días que duró la cumbre de Jefes de Estado, se estima que unos 37.000 niños y más de 2.000 mujeres murieron en África, en su mayoría debido a enfermedades que se podría prevenir o tratar si hubiera mejores políticas y una verdadera inversión en materia de salud.

Algunos dirigentes expresaron en la cumbre su preocupación al no disponer de los fondos necesarios para dar prioridad a la sanidad.

"La ironía de excusarse en la falta de recursos es que Malaui, un país extremadamente pobre, ha conseguido recortar enormemente el número de muertes infantiles en los últimos años justamente porque se puso aquel objetivo como prioridad", explicaba Chikezie Anyanwu, consejero de apoyo en África de Save the Children.

Malaui es ahora uno de los 10 únicos países africanos que está encarrilado para la consecución del Objetivo de Desarrollo del Milenio n.º 4: reducir la mortalidad infantil en dos tercios en relación con el nivel de 1990 para el año 2015. Los avances para la consecución del Objetivo n.º 5 (reducir la mortalidad materna en tres cuartos) han sido más lentos en África.

"Hasta hace muy poco, Malaui también estaba cumpliendo con la petición de Abuja de invertir un 15% del presupuesto nacional en materia de salud. Esperamos que el hecho de que ahora el país esté ‘encarrilado' no sirva de precedente para desligarse del compromiso de dicha petición", apuntaba el Sr. Anyanwu.

Los dirigentes africanos reunidos en Kampala hicieron un llamamiento para reducir los gastos en sanidad fuera de presupuesto a través de estrategias como la de ofrecer atención obstétrica y sanitaria gratuita para los menores de 5 años. Por ello, ahora deberán cumplir con ésta y otras promesas para poder salvar millones de vidas, tal y como explicaba la coalición.

Desire Assogbavi, directora de la oficina de enlace de Oxfam de la Unión Africana en Adís Abeba puntualizaba que: "Aunque esta declaración no deja de ser algo positivo, la mayor parte de dichas promesas ya fueron contraídas antes y no se cumplieron. Sólo el 10% de las decisiones de la Unión Africana se llevaron efectivamente a cabo, por lo que se necesita poner en marcha de manera inmediata un sistema de seguimiento y supervisión integral que garantice el completo cumplimiento de las decisiones adoptadas en el plano nacional. Los africanos están hartos de la retórica y lo que quieren ver es un cambio verdadero en sus vidas".

Los gobiernos africanos deben acelerar la aportación del conjunto de medidas necesario para alcanzar los objetivos de desarrollo. Un paso fundamental podría ser anunciar públicamente un calendario y plazos concretos de aquí a 2015, fecha límite para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas.

Notas a los editores

Contacto para medios

Para obtener más información o solicitar una entrevista, por favor póngase en contacto con:

  • Charles Bambara: +256 - 75 74 13 857
  • Alun McDonald: +254 - 73 66 66 663
  • Tanya Weinberg: +256 - 787 952-037