El Consejo de Seguridad de la ONU debe asegurar la protección de la población civil ante esta escalada de violencia

Sur de Sudán enfrenta a su año más violento desde el final de la guerra civil en 2005, advierte Oxfam. La ONG insta además al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a que garantice la protección de los civiles, ya que representantes de este organismo se encuentran en la región.

Miles de personas han huido de los combates en la disputada región de Abyei en los últimos días. Además, según Oxfam, los civiles se enfrentan a otras amenazas en todo el sur de Sudán. La organización mantiene que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas debe garantizar que el nuevo mandato para la misión de mantenimiento de la paz en el sur de Sudán - actualmente a debate- tenga la protección de los civiles como prioridad.

Más de 1.400 personas han muerto en el sur de Sudán lo que va del año, más que en todo 2010, y al menos 117.000 han huido de sus hogares como resultado de la violencia creciente de los últimos meses. Oxfam señala que en el pasado, las Naciones Unidas han tenido dificultades para cumplir su función de protección en esta zona.

La violencia entre comunidades – que se da año tras año y es a menudo provocada por la lucha por recursos como ganado, tierras y agua - ha obligado a decenas de miles de personas a dejar sus hogares. Además, los civiles también se han visto atrapados en los enfrentamientos entre grupos rebeldes y el ejército del sur de Sudán, particularmente en los estados de Unity y Jonglei.

El portavoz de Oxfam, Fran Equiza, ha dicho: "A sólo seis semanas del nacimiento del nuevo país, la situación es muy complicada en términos de seguridad. La protección de los civiles será uno de los retos más grandes y crucial del nuevo estado. Las fuerzas de Naciones Unidas tienen un papel vital que desempeñar, pues la misión de paz de la ONU ha luchado y en ocasiones no pudo proteger a las personas en el sur de Sudán de la violencia. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tiene ahora la oportunidad de asegurar ese derecho de la población civil. "

Oxfam dijo que la nueva misión de paz, prevista para después de la independencia, debe desplegar más tropas en las áreas más volátiles y asegurar que éstas tengan la formación y el equipo adecuados para ser capaz de disuadir rápidamente los brotes de violencia.

La misión debe ser capaz de llevar a cabo patrullas más largas y de mayor alcance, así como estrechar la relación y las consultas con las comunidades locales en riesgo. Oxfam señala que es necesario también mejorar el monitoreo por parte de personal civil en cuestiones relacionadas con las violaciones de los derechos humanos y en áreas que puedan verse afectadas por el conflicto.

Oxfam advierte de el desarrollo del sur de Sudán (uno de los países menos desarrollados del mundo) se ve amenazado por la creciente violencia. La inseguridad ha limitado el acceso de las agencias de ayuda humanitaria, mientras que las familias desplazadas por la violencia han perdido sus casas, los ingresos y el acceso a los servicios básicos.

Por otro lado, los ataques del LRA (Ejército de resistencia del Señor) han tenido un impacto devastador sobre la producción agrícola en algunas de las zonas más fértiles del sur de Sudán, ya que los agricultores han dejado de ir a sus campos por miedo a posibles ataques. Al menos 40.000 personas fueron desplazadas el año pasado debido a las acciones del LRA, y ha habido por lo menos 19 presuntos ataques del LRA en el estado de Western Ecuatoria desde enero.

Equiza dice: "Una misión de paz de la ONU no puede ser nunca una solución a largo plazo, y en última instancia, el gobierno de sur de Sudán es responsable de proteger a sus propios ciudadanos. La situación requiere que las Naciones Unidas apoyen al nuevo estado y también proporcionen protección a los civiles si el Gobierno es incapaz de hacerlo. "

Más información

> Blog: Southern Sudan has come a long way – but still more to do

> Vídeo: Oxfam en Darfur: la respuesta humanitaria ante una crisis que se agudiza (en inglés)

Notas a los editores

En 2010, casi 1.000 personas murieron en el sur de Sudán y en 2009 alrededor de 2.500 personas. Según Naciones Unidas a mediados de mayo 2011 se han dado 1.405 muertos y se han producido 117.407 desplazados.

Contacto para medios

Alun McDonald, Oficial regional de medios, Oxfam
Móvil: +254 736 666 663 ; Oficina: +254 20 2820147
Correo: amcdonald@oxfam.org.uk
Twitter: @alunmcdonald

Louis Belanger, Oficial de medios de Oxfam (temas humanitarios)
Tel: +1 212 687 2678; Móvil: +1 917 224 0834
Correo: louis.belanger@oxfaminternational.org
Twitter: @louis_press