R.D. del Congo: Se debe fortalecer la protección de civiles ante las elecciones

La ONU debería destinar recursos adicionales para enfrentar los ataques del LRA y la posible escalada de violencia durante las elecciones

El consejo de seguridad de la ONU debe garantizar que la Misión de la ONU en el Congo, (MONUSCO), tenga los recursos adecuados y apropiados para proteger a la población civil de los ataques del Ejército de Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés) y para evitar todo tipo de violencia relacionada con las elecciones, expresó hoy una coalición de 47 organizaciones congoleñas e internacionales. La coalición dijo que la preparación de la Misión de la ONU, en su forma actual, es insuficiente para responder a muchos de los retos planteados por la violencia en curso de varios grupos, incluidas las provincias orientales de Kivu, y por las próximas elecciones presidenciales.

Se informará al Consejo de Seguridad sobre la situación en el Congo el día Junio 9 y celebrará consultas sobre el futuro de la misión de paz MONUSCO, cuyo mandato debe ser renovado a finales de junio. La responsabilidad primordial de la misión es proteger a la población civil. Las elecciones presidenciales y legislativas del Congo están programadas para el 28 de noviembre de 2011.

Las organizaciones han instado específicamente que el Consejo de Seguridad haga frente a la amenaza del LRA, el grupo rebelde de Uganda que ha llevado a cabo uno de las insurgencias más largas y brutales del mundo.

La jefa de la oficina de Oxfam en Nueva York, Kirsten Hagon, dijo: “Es responsabilidad del Consejo de Seguridad garantizar que los recursos, de por si escasos, no sean desviados de la tarea principal de protección civil por parte de las fuerzas de paz de la ONU. La Misión además necesita con urgencia recursos adicionales para minimizar la posible violencia relacionada con las elecciones.”

Desde septiembre de 2008,  el LRA ha matado a cerca de 2.400 civiles y ha secuestrado a por lo menos otros 3.400, muchos de ellos menores de edad. El LRA opera en la República Centroafricana y Sudán del Sur, así como en el norte del Congo, donde ha habido por lo menos 107 nuevos ataques en lo que ha corrido del año.  Más de 400.000 personas han sido desplazadas por el LRA en esta remota región Centroafricana, con acceso limitado o nulo a la ayuda humanitaria.

Pese a las amenazas del LRA a la población civil, menos del 5 por ciento de las fuerzas de paz de la MONUSCO se encuentran en áreas afectadas por este grupo. El LRA es responsable del desplazamiento de casi 340.000 personas de sus hogares en el Congo, casi una quinta parte del total de los desplazados del Congo, que es más de 1.7 millones. No hay fuerzas de paz en el distrito del Bajo Uele, en el norte del Congo, donde se han perpetrado algunos de los peores ataques y desde donde se dice opera el líder del LRA, Joseph Kony.

El Director de incidencia política en Resolve, Paul Ronan, dice: “La MONUSCO es consciente del problema que representa el LRA, pero simplemente no tiene recursos suficientes o personal dirigido a proteger a los civiles en situación de riesgo de ataques del LRA. Sería una abdicación de sus responsabilidades si los miembros del Consejo de Seguridad no hacen frente a las amenazas del LRA.”

Las organizaciones han pedido al Consejo de Seguridad que dirija la Misión de la ONU en el Congo para aumentar con urgencia el número de tropas pacificadoras en las zonas afectadas por el LRA, mejorar la coordinación transfronteriza y desplegar recursos efectivos y personal de alto nivel para proteger a los civiles. Las organizaciones instaron al Consejo de Seguridad para que además coordinen sus esfuerzos con la Unión Africana para hacer frente a la amenaza del LRA. 

A los continuos ataques del LRA contra la población civil en el norte del Congo, se le suman los altos niveles de violencia, entre asesinatos y violaciones en las provincias orientales de Kivu en el Congo, por parte del grupo rebelde Hutu de Ruanda, las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), otros grupos armados y los soldados del Ejército Nacional del Congo. Entre estos se incluyen los integrados recientemente por el Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo, (CNDP) y otros grupos armados. Las organizaciones han pedido al Consejo de Seguridad que garantice que los recursos para las actividades de protección vital en esta zona tan peligrosa no sean desviados, ya que se trata de cubrir los continuos ataques del LRA y las próximas elecciones.

Ya que se utilizará el personal de la Misión de la ONU para apoyar las elecciones con logística y otro tipo de apoyo, las organizaciones piden a MONUSCO además que ayude a garantizar que las elecciones sean justas y a brindar seguridad a los votantes, la sociedad civil, los medios de comunicación y los candidatos políticos.

La investigadora principal de África para Human Rights Watch, Anneke Van Woudenberg, dijo: “La ONU no puede permitirse el ser asociada con unas elecciones fraudulentas o violentas en el Congo. La MONUSCO debe intensificar su papel en el proceso electoral para minimizar cualquier tipo de violencia relacionada con las elecciones y actuar con rapidez para proteger a los votantes y candidatos de los ataques.”

Las organizaciones han instado a la Misión de la ONU para que rápidamente sea establecida una unidad de control dedicada a documentar la violencia relacionada con las elecciones en donde se incluyan los ataques y las amenazas a los candidatos políticos y sus simpatizantes, a los periodistas y los defensores de los derechos humanos. Este tipo de ataques fueron frecuentes durante e inmediatamente después de las elecciones en el Congo en 2006.
 
El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, informó al Consejo de Seguridad en su informe del 12 de mayo que la MONUSCO ya tiene informes de 100 incidentes de ataques contra opositores políticos, periodistas y defensores de los derechos humanos y expresó su "grave preocupación" por la violencia relacionada con las elecciones.

El jefe de la Coalición Nacional por unas Elecciones Libres y Transparentes (AETA por sus siglas en inglés), Jerome Bonso dijo: “Necesitamos que la MONUSCO cuente con los medios necesarios para intervenir si los activistas y periodistas son atacados, y que no sea un mero espectador. La única manera de cambiar al Congo hacia un futuro más estable y lejos del conflicto, es teniendo unas elecciones libres, justas y sin violencia.”

Más información

Actúa ahora para ayudar a las familias del Congo, el sur de Sudán y la República Centroafricana a pasar el período de cosecha en condiciones de seguridad

La respuesta humanitaria de Oxfam en la República Democrática del Congo

Notas a los editores

Background information: 

The following organizations have signed on to this press release:

  • Organizaciones internacionales: Agir Ensemble pour les Droits de l’Homme (AEDH), Bonn International Center for Conversion (BICC), Cosi, Deutsche Welthungerhilfe, Ecumenical Network Central Africa (OeNZ), ENOUGH Project, EurAc - The European Network for Central Africa, Fédération Internationale des Ligues de Droits de l’Homme (FIDH), Global Centre for the Responsibility to Protect (GCR2P), Human Rights Watch, International Rescue Committee, Open Society Initiative for Southern Africa (OSISA), Oxfam, Réseau France - Afrique Centrale (Réfac), Resolve, Save the Congo, Secours catholique – Caritas France, Society for Threatened Peoples, Trocaire 
  • Organizaciones congoleñas: Action des chrétiens pour l’abolition de la torture au Nord-Kivu (ACAT/NK), Action pour la promotion et la défense des droits des personnes défavorisées (Aprodeped), Action sociale pour la paix et le développement (ASPD), Agir ensemble pour les élections transparentes et apaisées (AETA), Assistance judiciaire aux vulnérables (AJV), Association des jeunes engagés pour le développement et la santé (AJDS), Blessed Aid, Bureau pour le volontariat au service de l’enfance et de la santé (BVES), Campagne pour la paix (CPP), Centre d’études et de formation populaire pour les Droits de l’Homme (CEFOP/DH), Centre de promotion socio-sanitaire (Ceprossan), Centre de recherche sur l’environnement, la démocratie et les Droits de l’Homme (Creddho), Centre pour la justice et la réconciliation (CJR), Centre pour la paix et les Droits de l’Homme (CPDH), Child Protection Consulting Group (CPCG), Collectif Alpha Ujuvi, Commission catholique justice et paix de Dungu, Défense et assistance aux femmes et enfants vulnérables en Afrique (Dafeva), Encadrement des femmes indigènes et des ménages vulnérables (Efim), Groupe justice et libération (GJL), Groupe Lotus, Ligue pour la défense et la vulgarisation des Droits de l’Homme (LDVDH), Olame Centre renaissance africaine – Sud Kivu, Réseau d’initiatives locales pour un développement durable (Reid), Solidarité des volontaires pour l’humanité (SVH), Solidarité féminine pour la paix et le développement intégral (Sofepadi), Synergie des femmes pour les victimes des violences sexuelles (SFVS), Synergie pour l’assistance judiciaire aux victimes de violations des Droits humains au Nord-Kivu (SAJ)

Contacto para medios

  • En Nueva York, Andrew Hudson (en inglés): +1-646-233-1651; o andrew.hudson@crisisaction.org
  • En Nueva York, para Oxfam, Louis Belanger (en inglés, francés) +1-917-224-0834 (móvil)
  • En Uganda, para Resolve, Paul Ronan (en inglés): +256-78420-8780 (móvil)
  • En Londres, para Human Rights Watch, Anneke Van Woudenberg (en inglés, francés): +44-207-713-2786; o +44-77-11-66-4960 (móvil)
  • En el Congo, Coalición Nacional por unas Elecciones Libres y Transparentes (AETA), Jerome Bonso (en francés): +243-813-330-181 (móvil)
  •  En París, para FIDH, Karine Appy (en francés, inglés): +33-1-43-55-14-12; o +33-6-48-05-91-57 (móvil)