Oxfam advierte que, un año después, Pakistán sigue sin estar preparado para las inundaciones

La agencia afirma que es necesaria una mayor inversión para ayudar al país a enfrentarse a la crisis

Un año después de las peores inundaciones en la historia del país, Pakistán sigue sin estar preparado para la llegada de las inundaciones del monzón y otros desastres naturales, advirtió hoy Oxfam.

En un nuevo informe “Listos o no: la resistencia de Pakistán ante los desastres un año después de las inundaciones”, la agencia confirma que millones de personas siguen luchando para recuperarse del efecto de las inundaciones del año pasado, las cuales caerán aún más en la pobreza si se repiten las inundaciones. Se estima que la reconstrucción requerida tras las inundaciones tiene un coste superior a los 10.000 millones de dólares (casi un cuarto del presupuesto nacional del país) y se prevé que si se produjesen nuevos desastres, la economía del país podría ser puesta a prueba realmente.

Las terribles inundaciones del año pasado hubiesen puesto en apuros a cualquier país y miles de vidas fueron salvadas como resultado de una respuesta de emergencia liderada por autoridades pakistaníes. Sin embargo, la agencia ha expresado su preocupación con respecto al ritmo de reconstrucción y recuperación, que ha dejado a millones de personas expuestas a sufrir los efectos de otro desastre de forma innecesaria.

Muchas defensas contra inundaciones, sin reparar

Unas 37.000 personas afectadas por las inundaciones del 2010 siguen viviendo en los campamentos de Sind y muchas de las que han vuelto a sus aldeas lo hacen con unas condiciones de vida inadecuadas, con algunas viviendo incluso en tiendas de campaña. Más de 800.000 personas siguen sin un techo  apropiado y muchas de las defensas destinadas a enfrentarse a las inundaciones, como los diques de los ríos, fueron destruidos durante las inundaciones no han sido reparados adecuadamente, agravando la posibilidad de nuevos desastres en caso de más inundaciones. Por ejemplo,  los diques de la provincia de Sind han sido reconstruidos con un aumento de sólo 1,5 metros en lugar de los tres recomendados.

La ONU juntamente con las autoridades de Pakistán, estiman que entre dos y cinco millones de personas sufrirán el impacto de las inundaciones durante la estación del monzón de este año. Cientos de aldeas ya han sido afectadas y comunidades enteras han sido desplazadas por una nueva inundación en las provincias de Sind y Punjab en las últimas semanas. Los niveles de los ríos también están aumentando en la provincial norte de Khyber Pakhtunkhwa.

Preocupación entre los habitantes de la zona

Neva Khan, Director de Oxfam enPakistán, declaró: “Los habitantes de las zonas en las que trabajamos temen la llegada de nuevas inundaciones. Muchos de ellos están plantando una menor cantidad semillas ya que tienen miedo de que las inundaciones asolen sus cosechas.  En algunas zonas, donde las inundaciones ya han comenzado,  las familias han empezado a desmantelar sus casas y desplazarse a áreas más altas ya que no quieren enfrentarse al riesgo de perderlo todo de nuevo.

“Pakistán es un país predispuesto a desastres que ha sufrido inundaciones 67 veces desde 1947. El cambio climático solo servirá para agravar esta situación. Pero mientras que las inundaciones y terremotos  son inevitables, la devastación general no lo es. Y es que no se han tomado las medidas necesarias para proteger a los hombres, mujeres, niños y niñas pakistaníes  de los desastres antes de que sucedan.

Oxfam opina que pueden salvarse vidas y recursos en el futuro si el gobierno de Pakistán, apoyado por donantes internacionales, invirtiese en medidas dedicadas a reducir el impacto de los desastres. Esto podría incluir casas resistentes y sistemas preventivos de aviso eficientes (especialmente en las aldeas).  La agencia también ha hecho un llamamiento para pedir más fondos destinados a las autoridades y organizaciones locales que juegan un papel primordial a la hora de prepararse y responder ante emergencias.

La preparación para desastres es asequible

En noviembre, el Banco Mundial y el Banco Asiático de Desarrollo recomendaron que Pakistán invirtiese 27 millones de dólares (incluyendo aumentos anuales) para mejorar la gestión de desastres y reducir pérdidas en futuras emergencias. El informe de Oxfam exige que el gobierno implemente esta inversión. Es una cifra viable: el país ha gastado una cantidad superior a esta solamente en las dietas de los miembros de la Asamblea Nacional durante los últimos dos años (32 millones). Oxfam también ha pedido que el gobierno cumpla con su promesa de dedicar un mínimo del dos por ciento de los presupuestos de distrito a la preparación ante desastres. 

Oxfam ha insistido que los donantes inviertan en medidas para reducir el impacto de los desastres como parte de sus paquetes de ayuda destinados a Pakistán. La agencia ha retado a los donantes a que dedican al menos un 10 por ciento de la ayuda humanitaria y de recuperación a proyectos que ayuden a mitigar el impacto de los desastres: un objetivo que ha sido acordado a nivel global pero que no ha sido implementado.

Neva Khan declaró: “Pakistán necesita ponerse en marcha de inmediato. Debe invertir en medidas que reduzcan el impacto de los desastres  para salvar vidas y proteger beneficios de desarrollo el día de mañana. Esto garantizará que las escuelas construidas con los fondos de ayuda no son arrasadas por las aguas y que los agricultores podrán mantener las cosechas por las que tanto han trabajado. Ya ha pasado un año después de las terribles inundaciones de Pakistán; es hora de que aprendamos la lección.”


Más información

Descárgate el informe: Preparados o no: La resiliencia de Pakistán frente a los desastres un año después de las inundaciones

Inundaciones en Pakistán: Oxfam en terreno

Notas a los editores

1.       Las inundaciones de 2010 fueron las peores registradas en la historia de Pakistán. Alrededor de 20 millones de personas fueron afectadas, con 1.985 muertos y 2.964 heridos.

2.        Fotografías y VNR disponibles. Muestran comunidades en Punjab afectadas por las recientes inundaciones. El VNR compara la experiencia de aquellas comunidades que cuentan con medidas de reducción de riesgos de desastres y las que no. https://app.aframe.com/links/19d70bdd019dffbbbceb9d6d445aec49  

3.        Las medidas de reducción del riesgo de desastres (DRR) incluyen planes de contingencia el desarrollo de avisos preventivos; la realización de simulacros de evacuación; la elevación de hogares y otras áreas para la reserve de cosechas y protección del Ganado; construcción de diques, así como difusión de campañas de información para que las comunidades estén mejor capacitadas para prepararse ante emergencias. Oxfam lleva a cabo programas DRR programas en el sur de Punjab, zonas de of Sind, Cachemira y Beluchistán.   


Contacto para medios

En Pakistán:

  • Caroline Gluck: +92 345 557 6456 or +44 7867 976041 or cgluck@oxfam.org.uk
  • Bisma Akbar: +92 345 696 9902