Oxfam afirma que la policía y el ejército de Afganistán aún no están listos para defender a la población civil

La agencia humanitaria internacional Oxfam advirtió hoy (jueves 29 de septiembre, 2011) que el ejército, y en especial la policía afganos, no tienen la preparación para defender a su población civil. Aún hay 20.000 policías que necesitan formación y las muertes civiles provocadas por su personal siguen sin ser investigadas de manera apropiada. Oxfam urge a los aliados internacionales de Afganistán a hacer frente a los abusos de la policía y hacer que la reforma de la fuerza policiaca sea una prioridad en los planes de entrega de Afganistán.

Ahora que la intervención militar occidental en Afganistán se aproxima a su décimo aniversario, Oxfam afirma que los reportes de abusos a la comunidad civil por parte de la policía afgana continúan, y que además quedan en la impunidad. Esto, pese a las mejorías en los cursos de entrenamiento y que su duración fue incrementada de seis a ocho semanas.

Oxfam advierte que la falta de entrenamiento de la policía para usar la fuerza hace que, con frecuencia se disparen armas de fuego contra grupos de gente. Durante el primer semestre del año en curso, han muerto al menos 25 civiles y 159 han resultado heridos en incidentes ligados a intentos de controlar la multitud. Oxfam también advierte que la policía es constantemente acusada de abuso sexual y explotación de niños varones y que sus abusos a los prisioneros en los centros de detención han conllevado a que la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) suspendiera la transferencia de detenidos a custodia afgana.

La agencia humanitaria dice además que las acusaciones de abusos de la policía no han sido investigadas apropiadamente y que esta fuerza armada no entiende cómo hacer una rendición de cuentas a la población civil. A pesar de que la policía ha sido culpada por un importante número de muertes civiles durante los incidentes ligados al control de multitudes, ninguno ha sido investigado.  Un ejemplo es lo ocurrido en Kandahar en abril, donde alrededor de 10 civiles fueron asesinados en un intento por controlar la multitud y sin embargo el ministro del interior afgano dijo que no se habían abierto investigaciones al respecto dado que no se había recibido ninguna denuncia.  Oxfam hizo un llamamiento a los aliados internacionales de Afganistán para que se garantice que todos los incidentes y las acusaciones en contra la policía sean investigados a fondo, con transparencia y sin la intervención de la policía.

Además, Oxfam apeló a la comunidad internacional para que se garantice que los casi 20.000 policías que aún no han sido formados, sean capacitados urgentemente, y para que se considere la posibilidad de incrementar estos cursos de entrenamiento para los oficiales de la policía. En la actualidad, un oficial no recibe más formación una vez que haya terminado el curso de ocho semanas, mientras que el personal de la policía del Reino Unido recibe entrenamiento de refuerzo durante un período de dos años.

La directora de país de Oxfam en Afganistán, Asuntha Charles, dice:

“Muchos afganos y afganas ven a la policía como una fuerza a la que hay que temer, no una fuerza en la que puedan confiar. En el proceso de crear una seguridad duradera en Afganistán, es muy importante contar con fuerzas de seguridad con el entrenamiento adecuado y que estén dispuestas a rendir cuentas a su propio pueblo. En la mayor parte de esta década, la comunidad internacional se ha centrado en mandar más tropas al terreno, en lugar de tener reclutas de calidad. Muchos afganos y afganas creen, con cierta razón, que los soldados y la policía afganos pueden llevar a cabo abusos con impunidad. La comunidad internacional tiene la obligación de cambiar esta situación antes de que sea demasiado tarde, y de garantizar que los afganos y afganas tengan una fuerza policiaca en la que puedan confiar su protección.”

Basados en las estadísticas de violencia contra las mujeres en Afganistán, Oxfam advierte a la comunidad internacional sobre la necesidad de motivar al gobierno afgano a que reclute más mujeres en la policía. Casi un 90% de las mujeres afganas han sido víctimas de alguna forma de violencia física, sexual o psicológica en algún momento de sus vidas. Sin embargo, hay tan solo 1.000 mujeres trabajando en las fuerzas de seguridad. Esta cifra significa menos de la mitad del 1% del total de afganas. Esto representa un problema importante dado que muchas mujeres solo reportarían un crimen ante otra mujer.

Oxfam ha expresado su preocupación ante las iniciativas de la Policía Local Afgana (ALP), entre las cuales está el apoyar a los grupos locales de milicia para combatir la insurgencia. Además, exhortó a Estados Unidos a suspender de inmediato toda financiación o proyecto futuros con la Policía Local Afgana debido a las continuas acusaciones de abusos por parte de miembros de la ALP. Abusos que incluyen robos, asaltos e incluso asesinatos. Se supone que los shuras, el consejo local de ancianos, pueden controlar a la ALP y escuchar quejas, pero no es del todo claro si ellos tienen el poder o la legitimidad para hacerlo.

Oxfam también reveló que el ejército no cuenta con el armamento necesario para proteger apropiadamente a las víctimas civiles cuando estas quedan atrapadas entre dos fuegos durante operaciones de combate. Las fuerzas afganas cuentan con pocos centros de investigación, no tienen sistemas de rastreo de información sobre víctimas civiles y carecen de sistemas activos para compensar a las víctimas de daños causados involuntariamente. Por ahora, la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad tiene la responsabilidad de hacer seguimiento e investigar los incidentes a la población civil, además de ofrecer compensaciones a dichas víctimas. Sin embargo, este proceso no ha sido sostenible y necesita ser reformado en los planes de entrega con urgencia ya que estos sistemas tardan mucho tiempo en desarrollarse.


Más información

Crisis en Afganistán

Notas a los editores

1.    Oxfam elaboró un informe actualizado sobre la rendición de cuentas de la policía y el ejército afganos (cuatro meses después de su informe original sobre la rendición de cuentas del ejército y la policía afganos), coincidiendo con el décimo aniversario.

Para obtener una copia de la actualización o informe original póngase en contacto con Rebecca Wynn en 01865 472530 o 07769 887139 o wynn@oxfam.org.uk

Contacto para medios

Para más información, contactar:

Rebecca Wynn - Oficial de prensa en el Reino Unido
rwynn@oxfam.org.uk
+ 44 (0) 1865 472530
+ 44 (0) 7769 887139


Contacto para medios en España:

María Herranz Gete - Oficial de prensa
mherranz@intermonoxfam.org
+34 912046720
+34 615359401