Oxfam advierte que sin inversión en pequeña agricultura crecerán la pobreza y el hambre en América del Sur

Oxfam hizo un llamado a los Ministros de Agricultura de las Américas reunidos en Costa Rica para que incrementen la inversión de sus gobiernos en la pequeña agricultura, sector vital para garantizar la seguridad alimentaria y combatir la pobreza en la región. El objetivo central de la reunión de ministros es analizar cómo la innovación y tecnología pueden ayudar en la adaptación al cambio climático y a garantizar la seguridad alimentaria.

“Es indispensable pensar en la adaptación al cambio climático y en la seguridad alimentaria de la región. Estudios recientes hechos por Oxfam en el marco de la campaña CRECE demuestran que si no se prioriza la pequeña agricultura esto será imposible y tampoco se podrá combatir de manera eficiente la pobreza”, señaló Asier Hernando, representante de Oxfam y coordinador de la campaña CRECE en América del Sur.

Países sudamericanos invierten cada año menos en agricultura

El informe “Derecho a Producir” elaborado por Oxfam en base a estudios desarrollados en Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú revela que -con la excepción de Brasil y Bolivia-, los países de la región han venido reduciendo su inversión en agricultura en los últimos años. El estudio muestra que el gasto público en el sector agropecuario ha ido cayendo las últimas tres décadas, ubicándose entre el 1% y 3% del presupuesto, a excepción de Paraguay y Bolivia, donde está ligeramente por debajo del 10%. Las bajas cifras de inversión contrastan con el peso relativo de este sector en la actividad económica de los mencionados países.

Por el contrario, el grueso de la inversión del Estado se ha concentrado en la agricultura a gran escala, que tiene más capacidad para influir en las autoridades. “La mayor parte de las inversiones que hacen los gobiernos en América del Sur se dirige a apoyar proyectos de irrigación para grandes productores, a la promoción de la agroexportación, o a grandes monocultivos de palma aceitera y caña de azúcar destinados a la producción de biocombustibles”, señaló Asier Hernando.

Hernando considera que manejar de esta forma las políticas relacionadas a la agricultura es un gran error. “Pese a que la agricultura ha disminuido su participación en el PBI de la región, sigue siendo crucial para asegurar la producción de alimentos para los países y para reducir la pobreza y la desigualdad pues la pequeña agricultura produce la mayor parte de alimentos que se consumen en los hogares sudamericanos”.

Es imposible combatir la pobreza sin invertir en la pequeña agricultura

El informe remarca que la pobreza en América del Sur sigue siendo eminentemente rural, y que la mayoría de personas viviendo en pobreza y en pobreza extrema dependen de la agricultura para sobrevivir. Al mismo tiempo, es crucial en la generación de empleo: en Bolivia emplea al 40% de la PEA, en Perú a más del 30% y en Brasil al 17%. 

“Lo más sensato para alcanzar mejores niveles de desarrollo en la región es incrementar la inversión en agricultura y mejorar la forma como se hace. Es necesario que las inversiones se destinen a adaptación al cambio climático, a investigación y desarrollo, a servicios de extensión, infraestructura de transporte y comunicación, facilidades de almacenamiento, servicios financieros, seguros.  Y es fundamental también que dentro de estos programas se priorice a las mujeres, que son las principales productoras”, concluyó Hernando.


Más información

Bájate el informe "Derecho a producir: Invertir más y mejor en la pequeña agricultura de América del Sur"

Notas a los editores

La campaña CRECE es una iniciativa global que tiene como fin asegurar que todas las personas tengas alimentos suficientes, ahora y en el futuro. Para más información: www.oxfam.org/crece

Contacto para medios

Contacto para medios:

Celia Aldana caldana@oxfamamerica.org; (51) 997 521 936